El campeón bombardeó y pasó a cuartos

El Real Madrid venció 83-70 al Khimki en su casa y se metió en los cuartos de finales de la Euroliga. El club Merengue tuvo una destacada labor detrás de la línea de tres al anotar 15 de sus lanzamientos. Jaycee Carroll fue la figura en un juego que marcó la vuelta de Andrés Nocioni tras su lesión.

El campeón bombardeó y pasó a cuartos
Foto: Euroleague

Uno de los juegos imperdibles de este jueves en el mundo del básquetbol se disputó por la tarde. En Madrid, el Real se midió con el Khimki Moscú en el duelo que cerró la etapa de Top 16 en la Euroliga. Después de trece jornadas todo quedó montado para que el ganador se meta en los Playoffs y el perdedor a casa.

Desde el comienzo el Real Madrid salió con todo en busca del triunfo en ataque. Basado en el trío Llull-Fernández-Reyes, el Merengue tuvo un poderío increíble en el tiro externo. Sus titulares combinaron ocho triples para complicar a un Khimki Moscú que nunca perdió la cabeza. Sabiendo que al conjunto español se le hizo complicado jugar en defensa toda la temporada, el elenco ruso no perdió la calma y fue a buscar a la pintura con Tyreese Rice como líder. En un juego cambiante, el equipo de la Casablanca se quedó con el parcial 33-28.

Si bien el Real logró sacar una ventaja máxima de 8 en el inicio del segundo cuarto, nuevamente Rice elevó su nivel para que el Khimki se ponga a tiro de distancia (41-39). Allí emergió la figura de Jaycee Carroll. Su aparición desde el banco fue fundamental ya que aportó 15 de los 21 puntos del equipo Blanco en el cuarto y además jugó un buen papel en defensa para equilibrar el déficit del período inicial. Así el elenco español se fue al descanso arriba 54-49.

En la segunda mitad el dueño de casa cambió completamente su forma de jugar. El Real apostó a una mayor fortaleza defensiva y para esto mandó a la cancha al argentino Andrés Nocioni. Con posesiones largas, el local parecía que tenía chances de sentenciar el juego antes del bocinazo final. Pero la falta de efectividad ofensiva le jugó en contra y fue al último cuarto arriba 66-58.

Durante el último cuarto el elenco ruso propuso un juego físico desde el comienzo y esto llevó a ciertos chispazos en el dueño de casa. Lejos de perder la cabeza, Nocioni reunió al equipo y le pidió calma para aprovechar la ventaja. Desde entonces, todo fue del Real. Cada vez que los vestidos de azul atacaban, los de blanco respondían con un buen trabajo en cada una de sus posesiones y acabando con tiros certeros. Como la visita nunca entró en ritmo, el festejo fue madrileño 83-70.

El Real anotó 15 de sus 38 intentos desde lejos, siendo Jaycee Carroll su máximo bombardero con 5 triples para sumar 23 puntos y ser la figura de la noche. En tanto Andrés Nocioni cerró con 2 unidades y 4 rebotes en el juego que marcó su vuelta post lesión.

Con este resultado, el último campeón se mantiene con vida en la Euroliga y la próxima semana chocará con Fenerbache, el líder de la otra zona. Si el conjunto español juega como lo hizo este jueves, seguirá siendo gran candidato al título. Los otros cruces: Lokomotiv Kuban-Barcelona; Panathinaikos-Laboral Kutxa; Estrella Roja-CSKA Moscú.