Una delicia turca

El Fenerbahce reaccionó en el último periodo y venció como local 75-69 al Real Madrid en el primer juego de la serie de cuartos de Euroliga. Buena actuación del dúo Slouskas-Bogdanovic.

Una delicia turca
Gran actuación del ex Nets Bojan Bogdanovic. Foto: Euroleague

Mientras gran parte del público madridista apreció nervioso el cruce de Champions League entre el Real y el Wolfsburgo, en el mundo del básquet también actuó el club Merengue. Al este de Europa, más precisamente en Turquía, el Real Madrid Baloncesto se midió con el local Fenerbahce Ulker en el inicio de los cuartos de finales de la Euroliga.

Más allá que hubo nombres importantes en ambos lados -ex NBA como Bogdanovic, Udoh, Antic y Datome en el local; Llull, Reyes y Ayon en la visita-, el inicio del juego tuvo mucha fricción por lo que se dio una baja anotación (6-4 para los turcos). Más allá de las falencias, la figura de Bogdanovic sirvió para que el dueño de casa tome ventaja: con dos bombazos desde lejos, el serbio fue certero, sumó ocho puntos y su equipo se quedó con el parcial 15-11.

En el segundo período el juego local se acentuó. Fenerbahce mejoró su marcaje más allá que el Real empezó a tener una mejor producción ofensiva. Mientras que la visita intentó reaccionar con el dúo Llull-Reyes, el conjunto turco supo explotar la pintura para complicar a su rival. Con Udoh a la cabeza, el Ulker festejó constantemente los buenos ataques al aro para ir al descanso arriba 41-29.

La vuelta de los vestuarios mostró un juego totalmente diferente. Real Madrid le cortó los caminos a la ofensiva de un Fenerbahce que empezó a apelar a lanzamientos perimetrales sin efectividad alguna. Gracias a la intensidad de Nocioni y la claridad de Reyes y Llull, el elenco madrileño fue encontrando la vía en sus ataques para golpear tanto de cerca como lejos. Con un juego excepcional en ambos lados de la cancha montó una gran racha, aunque un doble de Kalinic le dio la ventaja mínima al elenco turco (53-52) para ir al último cuarto.

Y cuanto todo estaba dado para que el cuadro español pase al frente, el griego Kostas Sloukas apareció para salvar a su equipo. El base zurdo pasó de distribuidor a aprovechar su habilidad para driblar y encarar al aro. Aprovechando los picks de sus compañeros, fue encontrando huecos que explotar y sacar provecho de su “juego invertido”. Su capacidad ofensiva se combinó con buenas defensas para que el Fenerbahce rápidamente estire el marcador (65-58). Desde entonces el Real Madrid tuvo muchas falencias por los apuros ofensivos y el trío Slouskas-Datome-Bogdanovic se encargó de asegurar el triunfo por 75-69.

Con 10 de sus 17 puntos en el último cuarto, Slouskas fue la figura del partido. También fue apreciable la producción de Bogdanovic con 16 unidades (3 triples), 3 rebotes y 5 asistencias.

En tanto el argentino Andrés Nocioni registró 4 puntos, 1 rebote ofensivo y 1 pérdida en 14 minutos de juego.

La serie entre turcos y españoles seguirá en la casa del Fenerbahce, ya que el jueves se volverán a ver las caras desde las 14:30 (horario argentino).