Kobe Bryant: la elección de vida que valió nuestra fe

Para todo aquellos amantes del básquet, es difícil imaginar una temporada regular de NBA sin Kobe Bryant. Tras 20 años de glorias y algunos tropiezos, una de las leyendas más querida de Los Angeles Lakers se despide del campo de juego.

Kobe Bryant: la elección de vida que valió nuestra fe
Kobe Bryant forma parte de las págInas doradas de la NBA ¡Gracias Mamba! // Imagen VAVEL

1978, Agosto 23. Filadelfia, Pensilvania. Joe Jellybean Bryant y Pamela Cox tienen a su tercer hijo (luego de Shaya y Sharia), Kobe Bean Bryant, quien hoy con sus 37 años es conocido como la “Mamba Negra”, una de las leyendas más admiradas y queridas de la NBA.

El 30 de noviembre de 2015, tras una carrera llena de éxitos y superaciones, hizo oficial el anuncio de su retiro, lo que generó cierta tristeza para todos aquellos que amamos el baloncesto.

Vavel te invita a hacer un recorrido de sus momentos más importantes…

Bryant es hijo de un reconocido jugador de básquet, Joe Bryant, quien a la edad de 6 de su hijo más pequeño, se retiró del juego y decidió seguir su vida en Italia. Allí Kobe se fascinó de la esencia del deporte mismo, incluso con el fútbol, haciendo público su favoritismo al AC Milan.

De hecho durante sus estudios primarios jugaba al fútbol, aunque su padre insistía en inculcarle su deporte favorito. Y fue así que sucedió algo increíble: en el All Star de la Liga de Italia, donde estaba su progenitor, Kobe con ocho inmaduros años, desafió en el concurso de triples a J. J. Anderson, quien salió al poco tiempo de la Universidad de Bradley, al que derrotó.

Fue en 1991 cuando la historia empieza a escribirse para siempre. La familia Bryant retorna a los Estados Unidos de América y Kobe se une a los Aces, su equipo de básquet. A pesar de trastabillar en sus primeros pasos, logró lo que una vez le prometió a su profesor: llegar a la NBA. Con su equipo del secundario concretó un promedio de 30 puntos, 12 rebotes y 6 asistencias por partido.

Ya era alguien especial. Al poco tiempo fue anhelado por todas las universidades del país, y fue cuando finalizó sus estudios en el instituto, tomó la decisión de presentarse al draft de la NBA, siendo el sexto jugador de la liga en hacerlo hasta dicha ocasión.

En el draft de la NBA del año 1996, Charlotte Hornets lo seleccionó en la 13° posición, aunque West, manager general de Los Angeles Lakers se encargó del traspaso de Vlade Divac a los Hornets por Kobe Bryant.

El 3 de noviembre de 1996 ante Minnesota, con tan sólo 18 años, el novato Kobe se convirtió en el jugador más joven en jugar un partido de la NBA. Al año siguiente, con 19 tempraneros años, ganó el concurso de volcadas en el All Star.

El comienzo de una era dorada

Durante la primera temporada no jugó lo que hubiese querido. De hecho, presenció  los nueve encuentros de playoffs disputados por los angelinos, desde el banquillo y con un promedio de 8 puntos por cotejo. Fue la segunda temporada la más importante, ya que fue el jugador más joven en disputar el All Star Game con una máxima de 18 unidades. Poco a poco se iba afianzando en el campo californiano, aunque aún no con la titularidad ya que estaban Nick Van Exel y Eddie Jones. Fue una gran temporada para los Lakers.

Ya para el año 2000 Kobe Bryant era indiscutible. Tuvo grandes reconocimientos a su actuación individual, como colectiva. Sin embargo, siempre se destacó entre los demás.

Su asociación con Shaquille O'Neal fue una de las mejores que tuvo la franquicia púrpura y oro. Admirable y envidiable.  Llegaron a las finales, donde enfrentaron a los Indiana Pacers de Reggie Miller, ganando la serie por 4-2, y así conseguir así el primer campeonato desde 1988 y el primero de Bryant. O'Neal, como era de esperarse, obtuvo el MVP.

La época de 2001, dejó atrás a unos débiles Portland, Sacramente y Spurs, para llegar al choque final contra los de Philadelphia  76ers. Perdieron el primer encuentro y se adueñaron de los cuatros restantes. Y tras una serie 56-26, los de California lograron su segundo anillo consecutivo, y también el de Bryant, quien promedió 28 tantos por cotejo. 

En la temporada 01/02 se le adjudicó por primera vez el mejor quinteto de la liga y ganó su primer MVP del All Star Game, habiendo anotado 31 tantos, consiguiendo 5 rebotes y 5 asistencias. Aunque no sólo eso, sino que llevó a cabo una de sus mejores actuaciones en la NBA con 56 puntos, ante Memphis.

Tras haber dejado atrás a los Kings de Sacramento, serie de lo más complicada para los Lakers, éstos apabullaron en los primeros cuatro encuentros a los Nets de New Jersey. De esta manera, la dupla O´Neal-Bryant, se adjudicó el tercer anillo consecutivo.

En la temporada siguiente llegó a una cifra histórica: en el mes de febrero anotó 40 o más puntos en nueve encuentros al hilo. Algo propio de una estrella camino a ser leyenda. Sin embargo, ello no alcanzó dado que LAL cayó ante los Spurs en Semifinales de Conferencia.

Lo que no fue

Fue en la temporada 03/04 que Karl Malone y Gary Payton se incorporaron a la franquicia, siendo ésta candidata favorita a otras finales, las cuales fueron arrebatadas por Detroit Pistons. Kobe promedió 24 puntos, y de nuevo, 5 rebotes y 5 asistencias por partido.

Tras esa caída, en la temporada consecuente, Shaq fue traspasado a los Heat de Miami, los campeones de dicha temporada, mientras que Jackson, Malone y Payton dejaron el equipo en soledad. Fue así que en Kobe se depositaron todas las miradas llenas de anhelos. Los Lakers debían recuperarse de tales pérdidas, y si bien la “Mamba Negra” fue el segundo mejor anotador de la temporada con 27 tantos por cotejo, no llegaron siquiera a las instancias de playoffs por primera vez en 10 años.

Para la temporada 05/06 Jackson estaba de vuelta en el banco, sin importar las discrepancias con Bryant. Y volvieron a la senda del triunfo clasificando a playoffs, y Kobe logrando ser el máximo anotador de la liga tras promediar 35 puntos por encuentro. Pero aún quedaba mucho por recorrer.

Enero de 2006. Fue ante los Raptors de Toronto en el Staples Center, cuando Bryant batió el récord individual de anotación de la franquicia angelina, que lucía nada más y nada menos que Elgin Baylor con 71 puntos, al encestar 81. Debido a ello se ubicó en el segundo puesto de la clasificación global de la NBA, bajo los 100 tantos de Wilt Chamberlain en el año 1962.

En el mencionado mes, Byant promedió 43 unidades por partido; el octavo mejor registro en la historia de la Asociación. Se convirtió en el único jugador que desde el año 1954, anotó 45 puntos o más en cuatro enfrentamientos al hilo. Solo lo habían logrado Baylor y Chamberlain. Pero no sólo ello, sino que finalizó cuarto en la votación para el MVP de la temporada, superado por Steve Nash.

En dicha temporada regular, la "Mamba Negra" anunció que cambiaría su dorsal de 8 a 24, siendo a partir de allí "KB24". 

Durante la temporada 06/07, Kobe fue convocado a un nuevo All Star Game, su número 9, jugado en Las Vegas, donde ganó su segundo MVP del partido tras anotar 31 puntos.

En marzo anotó 65 tantos de local ante Portland Trail Blazers, siendo ésta su segunda mejor anotación de la carrera. El siguiente partido fue ante Minnesota, al cual le anotó 50 unidades, y luego le tocó a los Grizzlies de Memphis con 60. Toda una máquina. Así se convirtió en el segundo jugador, tras Baylor, en anotar más de 50 tantos en tres partidos seguidos. El choque siguiente fue contra New Orleans Hornets, al cual le convirtió 50 puntos. De esta manera siguió a Chamberlain, quien consiguió dicho récord en siete encuentros al hilo en dos ocasiones. Bryant finalizó la temporada con diez partidos con 50 o más puntos en su cuenta particular.

Esto lo llevó su segundo título de máximo anotador de la liga. Sin embargo, en playoffs, los Lakers fueron eliminados en la primera ronda por los Phoenix Suns.

Temporada 07/08. Diciembre. Kobe se convertía en el jugador más joven de la historia en alcanzar los 20,000 puntos, en un partido ante los Knicks de NY en el Madison Square Garden. Disputó los 82 partidos de la temporada regular, y jugó su décimo All Star Game, aunque sólo pudo estar unos minutos debido a una lesión.

Lideraron la Conferencia Oeste y llegaron con facilidad a semifinales, cuando a Kobe le fue concedido el premio de MVP de la NBA. En mayo Kobe fue nombrado MVP de la temporada regular, batiendo un nuevo récord personal, ya que tras más de 10 años en la NBA, no lo había conseguido. Junto con él, lo disputaban LeBron James y Chris Paul.

En el primer partido de las semifinales de la Conferencia Oeste frente a Utah Jazz, lanzó 23 tiros libres, de los cuales no encestó dos, lo que lo llevó a ser el jugador de los Lakers con más tiros libres anotados e intentados en un juego.

Los Lakers de Los Angeles llegaron a las finales de 2008, pero Boston Celtics, su clásico rival, alzó la victoria.

En la temporada 08/09 Lakers arremetían en cada encuentro, siendo uno de los equipos más regulares. Kobe disputó su 11° All Star. Pero lo mejor estaba por venir. Tras superar la etapa de playoffs, llegaron a las finales, donde debieron batallar contra los Orlando Magic. Pero los angelinos se impusieron por 4-1, y así Kobe levantó su cuarto título de la NBA, además de su primer MVP de las finales. Se convirtió en el primer jugador desde Michael Jordan en promediar al menos 30 puntos, 5 rebotes y 5 asistencias en la obtención de un anillo.

La época favorita de la Mamba Negra

La historia Bryant aún tenía por escribir la consecución de su quinto título en la NBA: en enero de 2010 se coronó como el jugador más joven (31 años) en lograr 25,000 puntos superando a Chamberlain, pero en febrero desplazó a Jerry West al anotar 25,208 tantos.

En segunda ronda de playoffs se enfrentaron a los Jazz deUtah, a los que abatieron por 4-0, y llegaron a la final de conferencia, en la que derrotaron a Phoenix por 4-2. En el segundo partido de la serie, Bryant cotizó 13 asistencias, su mejor marca personal en un partido de playoffs, y el primer jugador de Los Angeles Lakers en lograrlo, desde el glorioso Magic Johnson en el ‘96.

Los Lakers jugaron las finales ante su eterno rival, los Celtics de Boston, a los que derrotaron por 4-3. Bryant anotó 23 puntos y obtuvo 15 rebotes, dando así con su quinto campeonato y su segundo trofeo de mejor jugador de las finales.

La siguiente temporada comenzó de manera brillante, siguiendo el curso anterior. En el noveno partido, el joven de Filadelfia alcanzó los 26,000 puntos en la historia de la NBA; pero en enero se supera a sí mismo al conseguir los 27,000. Fue en febrero cuando se acopló a Michael Jordan, Oscar Robertson, Jerry West, John Havlicek, Kareem Abdul-Jabbar y Karl Malone como uno de los siete jugadores en lograr al menos 25,000 puntos, 5000 rebotes y 5000 asistencias.

Al disputar su 13° All Star Game adquirió su cuarto trofeo de mejor jugador del partido, igualando a Bob Pettit. A lo largo de la temporada escaló a la posición sexta en la lista de máximos anotadores de la historia de la NBA, dejando atrás a John Havlicek, Dominique Wilkins, Oscar Robertson, Hakeem Olajuwon, Elvin Hayes y Moses Malone.

Si bien los Lakers llegaron a playoffs, cayeron ante Dallas.

Con Brown en lugar de Jackson, Bryant inició la temporada con una lesión en su muñeca. Pero ello no le impidió seguir superándose: anotó 48 puntos ante Phoenix, la mejor marca para un jugador en su 16° temporada en la NBA. En los tres partidos siguientes logró 40, 42 y 42 puntos respectivamente, siendo la sexta vez en su carrera que anotaba 40 o más puntos en cuatro partidos consecutivos, una marca únicamente superada por Wilt Chamberlain, que lo logró 19 veces.

Febrero de 2012. Kobe superó a Shaquille O'Neal como el quinto máximo anotador en la historia de la NBA, luego de concertar 28 tantos contra los 76ers de Filadelfia. Un mes más tarde superó los 29,000 puntos frente a Minnesota Timberwolves y consiguió, además, exceder a Michael Jordan como máximo anotador en partidos All Star. En esta temporada, brillante en lo personal, su equipo sólo llegó a semifinales de playoffs.

Para los Lakers la temporada empezó con tres derrotas seguidas, y comenzaban a trastabillar. En diciembre de 2012, se convirtió en el quinto jugador y el más joven (34 años) en lograr 30,000 puntos superando a Wilt Chamberlain, que lo hizo con 35 años, seguido por Karl Malone con 36, Michael Jordan 36 y Kareem Abdul-Jabbar con 38.

En abril el tendón de Aquiles dijo basta y se rompió parcialmente. Fue sometido a quirófano y se perdió el resto de la temporada. Su equipo logró llegar a playoffs, sin más que decir.

La leyenda Laker retornó post lesión con Byron Scott en el banco, comenzando la era nefasta los suyos. En noviembre de 2014 Bryant se convierte en el primer jugador en superar los 30,000 puntos y las 6,000 asistencias.

Frente a Minnesota Timberwolves se ubica como el tercer máximo anotador en la historia de la NBA, superando a Michael Jordan. Meses después, en enero, frente a los Cavs, registró un récord personal con 17 asistencias culminando su añeja marca de 16.

La temporada 15/16 estará en el registro de todos los que aman el deporte. No sólo de los que consideran su pasión al básquet, sino todos aquellos que contemplan las virtudes deportivas de otros, ésas que los hacen tan especiales. Más allá de lo negativa que finalizó dicha temporada regular (17-65) para los de California, los números quedan de lado cuando un acontecimiento más importante se hace presente.

Kobe Bryant se despidió del parqué el día miércoles 13 de abril, cuando Los Angeles Lakers derrotaron a Utah por 96-101. En dicho encuentro, la Mamba Negra se superó a sí misma, cuando anotó 60 puntos, 10 más de los 50 que le había pedido Magic Johnson antes del arranque.

Al final de su último partido, Kobe se refirió a su experiencia en la franquicia californiana y agradeció, por sobre todas las cosas, el amor de todos sus aficionados.
Al final de su último partido, Kobe se refirió a su experiencia en la franquicia californiana y agradeció, por sobre todas las cosas, el amor de todos sus aficionados // Tw baloncesto

La historia de Kobe Bean como jugador ya está escrita en la mejor parte de la historia de  la NBA. Resta preguntarnos si volveremos a ver a la Mamba Negra nuevamente en el campo de juego.