Noche relámpago

El Thunder acabó con Dallas en dos cuartos y tomó una brutal ventaja máxima de 44 para luego finalizar el primer juego de la serie arriba 108-70. Russell Westbrook y Kevin Durant combinaron 47 puntos para el triunfo de Oklahoma. El lunes vuelven a verse las caras.

Noche relámpago
Foto: NBA

Las series de primera ronda de Playoffs de NBA pueden tener dos tintes: juegos cerrados o duelos completamente disparejos. En el cierre del sábado, primer día de acción en la edición 2016 de la postemporada, pasó todo salvo un encuentro parejo: en su casa, el Oklahoma City Thunder demolió a los Dallas Mavericks 108-70 para conseguir el 1-0 en la serie al mejor de siete.

El equipo de Billy Donovan salió enfocado al Chesapake Energy Arena para demostrarle a sus hinchas que van a dominar la serie. Y ciertamente lo hicieron en el juego 1: durante el primer período el Thunder dispuso de una barricada defensiva que llevó a Dallas a anotar 11 puntos, la peor cifra en la historia de un cuarto en Playoffs. En ataque, liderado por el trío Westbrook-Durant-Ibaka y con una avasallante actuación general, el dueño de casa logró un margen de 15 (26-11).

Lo que nadie esperaba es que a medida que fue ocurriendo la noche la situación fue cada vez más dispareja. La defensa del dueño de casa marcó un juego físico que básicamente dejó al conjunto texano paralizado. El mismo Devin Harris (base suplente de los Mavs) dijo que la falta de efectividad de cara al aro hizo el partido cuesta arriba y que “realmente nunca nos pudimos recuperar”.

El Thunder llegó a tener una distancia máxima de 44 aunque en la rotación de jugadores sobre el final dio la chance que Dallas descuente de forma mínima. Russell Westbrook fue la figura de la noche al sumar 24 puntos, 11 asistencias, 5 rebotes y 1 robo. Pero también se destacaron Kevin Durant (23), Serge Ibaka (17) y el suplente Enes Kanter (16 y 13 rebotes -4 ofensivos-)..

La pregunta de todos ahora es si Dallas tiene con qué revertir una situación que parece tener un final marcado. Las respuestas empezarán a aparecer desde el martes, cuando vuelvan a chocar en Oklahoma.