Welcome to my house

Los Hornets mostraron una nueva cara y lograron llevarse la primera victoria en la serie superando a Miami por 96 a 80. Los perimetrales Jeremy  Lin (18) y Kemba Walker (17) fueron las figuras.

Welcome to my house
Michael  Jordan celebrando la victoria con su equipo.

Charlotte abría su localia luego de caer en los dos juegos previos disputados en la Florida. En su último enfrentamiento habían cambiado el chip y pese a la derrota su actuación fue superlativa.

 Para la tercera cita su entrenador, Steve Clifford no podía contar con el lesionado Nicolás Batum con un esguince en su tobillo izquierdo. A esta variante, le sumó una segunda sustitución. El pívot Al Jefferson , de gran aporte en la última visita con 25 tantos, por Cody Zeller. Por su parte, Miami no contaba con ningún cambio en su formación inicial y sólo tenía afectado a Chris Bosh.

Ese chip nombrado anteriormente, activo al local con distinta codificación, entre ellas: defensa en bloque y juego colectivo.

Desde el arranque sostuvo ese lema que irritó demasiado a su adversario. Si bien la visita comenzó muy efectivo con el alá-pivot, Luol Deng con cuatro aciertos de cuatro lanzamientos de la  zona de tres puntos, con el correr del reloj sentirían la fortaleza defensiva de Charlotte.

De esta manera, el Heat fue perdiendo poderío ofensivo y originó una seguidillas de pérdidas, 7 en la primera mitad. Con un gran ingreso desde la banca de Jeremy Lin (18), colaborando con trece puntos, el local se fue al entretiempo con una ventaja de cinco. (49-44)

El segundo segmento inicio con Miami anotando las dos primeras ofensivas, con un triple de Luol Deng (19) y un doble largo de Goran Dragic (11). Parecía que se habían despertado pero no fue así. 

Los Hornets trasaron su mejor momento en la serie y por primera vez dominaron a su rival. El Alá pívot, Frank Kaminski (15) tomó la bola en ataque y género 13 puntos en el tercer cuarto. 

Los de Florida estaban irreconocibles no encontraban la manera de anotar, faltos de juego colectivo y  de muy pocas luces individuales. Alli el local aceleró y tomó distancia de 17 a falta de un periodo.(75-58)

El cuarto final no mostro cambios, la diferencia fue irremontable. El Heat asimiló la derrota y comenzó a planificar el próximo paso para seguir con el liderazgo en la llave.

El propietario de Charlotte, Michael Jordan, mejor jugador que vio la NBA, festejo junto al equipo una nueva victoria en etapa de play offs y de esta forma la serie se pone 2-1.

Fotografía:www.hispro.net