A muerte subita

Miami se repuso de la caída en casa y superó a Charlotte de visitante por 97  a 90 y así llevo la serie de playoffs a un séptimo juego. El escolta Dwyane Wade fue la clave con 23 puntos, mientras que Kemba Walker fue el máximo anotador con 37 unidades.

A muerte subita
Loul Deng y Hassan Whiteside peleando el rebote / Foto: Ibtimes

Miami salió de las cuerdas y le propinó un duro golpe a Hornets, en su cancha y ante toda su gente. El escenario estaba decorado para de una vez por todas, luego de tantos tropiezos, el local diera el salto a la próxima ronda de playoffs. Pero su poca experiencia en post temporada  se reflejó en el sexto juego.

Como se diria en conceptos tenisticos, la visita salvo un match point y quebró el saqué para llevar la definición a la instancia de tie break. También conocida como mete gol gana, en el potrero del barrio o muerte subita en distintas otras disciplinas. 

Para virtud del Heat, por ser mejor clasificado, definirá en su hogar la etapa más calurosa.

La NBA cuenta con los mejores en este deporte. Cada equipo tiene su súper estrella y muchos de ellos apuestan a sus capacidades individuales para llegar a lo más alto. En grandes ocasiones optan por dejar de lado el juego colectivo, de manera que cuando se topan con un muro, sus anhelos se desmoronan como un castillo de arena. Charlotte lo sufrió. Apesar de la muy buena actuación de su emblema, Kemba Walker con 37 puntos, no consiguió sobrepasar las ambiciones de su rival. 

El Heat se movió en conjunto y talló una rígida defensa con Hassan Whiteside y Luol Deng. El joven pívot se desempeñó con muchísima agresividad, repartiendo cuatro gorros y ocacionando repetidos fouls que culminaron en expulsión. El francés defendió muy bien las corridas del local, sacando varias faltas ofensivas. Con doce rebotes por encima y con más del 50 % en tiros de cancha, los de Florida se encaminaron con ventaja de nueve al cierre de la primera mitad.

Mientras corría el tiempo, en la visita iban apareciendo distintos protagonistas. El base Goran Dragic de mal arranque, llevaba dos puntos, tomó la batuta en ataque y aportó ocho puntos en el tercer cuarto. En el local era todo al revés, cada minuto que pasaba su roptura era más grande. De tal forma que Kemba Walker era el unico sostén del equipo.

El en último tramo ya sin Hassan Whiteside, Miami tuvo que disponer del veterano Udonis Haslem que casi sin apariciones en fase regular, mostró sus pocas pulgas y se fajo con mucha experiencia a bajo del tablero. 

Hornets se acercó con 14 puntos de su base pero en esta oportunidad su adversario no tambaleó . Aferrado a Dwyane Wade (23) con 10 puntos en los momentos picantes, entre ellos dos triples, le dieron a su franquicia la posibilidad de pelear el próximo domingo la clasificación en casa.