Igualada merecida, y polémica

Oklahoma fue superior a San Antonio durante el juego 2, pero dos faltas no sancionadas (una a Ginóbili) que debieron favorecer al conjunto texano en la última posesión le permitieron imponerse 98-97.

Igualada merecida, y polémica
Captura NBA on TNT

Controvertido empate de serie en San Antonio. Oklahoma volvió al AT&T Center luego de ser demolido en el juego 1 y mostró una cara completamente distinta en ambos lados de la cancha. El equipo de Popovich flaqueó aunque se mantuvo a tiro gracias a un importantísimo LaMarcus Aldridge, quien sumó 41 puntos en la noche.

Sin embargo, los merecimientos se demuestran con resultados y la historia en Texas fue polémica. Luego de quedar abajo por la mínima (98-97) con 13 segundos por jugar, Dion Waiters empujó a Ginóbili en un saque de costado que debió significar dos tiros libres para un bahiense que venía levantando a su equipo junto al ala-pivot (11 puntos). El ayuda-base de Oklahoma sacó mal, Durant no la capturó, Ginóbili abrió para un triple de Mills que no pudo ser y en el rebote nuevamente Waiters cometió un claro foul a Aldridge cuando el mismo estaba al lado del aro lanzando. Pésima omisión del trío Ken Mauer-Sean Corbin-Marc Davis, que ni siquiera se apoyó en la tecnología para revisar faltas tan grandes como el estadio en el que se jugó el partido.

En cuanto al resto del juego, el Thunder debió poner el 1-1 ante los Spurs. Russell Westbrook emergió nuevamente para demostrar la calidad de base que es, consiguiendo 29 puntos, 10 asistencias, 7 rebotes y 2 robos, mientras que Kevin Durant aportó 28 unidades para ser otro rendimiento clave en la visita.

El principal dominio del equipo de Billy Donovan estuvo en los tableros. 48-36 fue el resultado en los importantísimos rebotes que tuvieron a un gigantesco Steven Adams con 17 capturas y 12 puntos, mismas unidades anotadas por los otros internos: Enes Kanter (8 rebotes) y Serge Ibaka (5).

San Antonio tiene mucho que corregir de cara a los juegos 3 y 4, ambos como visitante. Si no hubiese sido por Aldridge, el equipo de Popovich no hubiese tenido la chance al final del juego de ganar. Bajos niveles ofensivos de Leonard, Parker, Green y Duncan, entre otros. También faltó calibrar el tiro externo, desde donde anotó 6 de sus 23 intentos al aro.

Más para corregir tendrá la NBA, que por decisiones arbitrales dejó la historia igualada. El viernes desde las 22:30 sigue la serie en Oklahoma.