Cleveland dejó en jaque a Atlanta

En otro juego plagado de triples, los Cavaliers anotaron 21 bombazos para vencer a Atlanta como visitante 121-108 y quedar 3-0 en la serie. LeBron James fue el MVP de la noche aunque Channing Frye tuvo un aporte decisivo con 7 triples para ser el máximo anotador con 27 puntos.

Cleveland dejó en jaque a Atlanta
Foto: NBA

Cada juego que pasa de estos Playoffs 2016 los Cleveland Cavaliers demuestran más credenciales para arrebatarle el cetro al oeste. Después de romper el récord de triples en el Juego 2 ante los Hawks, los Cavs asaltaron Atlanta con 21 bombas que estallaron en los aros del Phillips Arena para que LeBron James y compañía se impongan 121-108. Así quedaron 3-0 en la serie, con la chance de barrer el domingo.

La producción del equipo de Tyronne Lue volvió a ser sobresaliente. Después de una primera mitad muy igualada, la visita logró levantar su nivel defensivo en la segunda mitad y sobre todo en el último cuarto, período en el que consiguieron un 30-17 vital para lograr el triunfo.

Y si bien es claro que un equipo no puede salir campeón por un individuo, tampoco un elenco puede salir campeón sin un gran rendimiento de su figura. El Rey LeBrón volvió a demostrar porque es el jugador más completo del mundo este viernes cuando manejó los hilos de Cleveland tanto en ataque como defensa para una producción versallesca. Encarador y físico, el alero de la visita cosechó 24 puntos y los complementó con 13 rebotes (2 ofensivos) para un doble-doble. Además estuvo a un paso de la triple figura ya que además dio 8 asistencias claves.

El otro factor clave del 3-0 fue el aporte externo de los alas-pívots. Kevin Love y Channing Frye complicaron a los pares de Atlanta una vez más ya que estos están acostumbrados a marcar en la pintura. El ex Timberwolves cosechó 5 triples (3 en el primer cuarto), mientras que el ex Suns apareció desde el banco con 7 bombazos para ser el máximo anotador de la noche con 27 unidades, además de obtener 7 rebotes. Así Cleveland desbarató la idea de Mike Budenholzer que, luego de sufrir el récord de triples en un juego de Playoff de NBA, buscó evitar el tiro externo con una rotación de menos altura y más velocidad.

Así quedaron inválidos los buenos aportes de Horford (24) y Millsap (17), entre otros, para que Atlanta no quede en desventaja 3-0, número que jamás pudo remontar un equipo de NBA en la historia de la liga.