“I'm back”: volvió Curry con récord y victoria en over time

El base, que viene de ser elegido nuevamente como MVP, volvió a jugar luego de dos semanas por un esguince de rodilla y fue arrollador, 40 puntos, nueve rebotes y ocho asistencias; además, en los cinco minutos de tiempo extra anotó 17 de ellos (récord absoluto en la historia de los playoffs), para darle una difícil victoria a Golden State 132-125 ante Portland, en el Moda Center, y que no pudo con la vuelta de Curry. Ahora, la serie está 3-1 para los Warriors y el próximo partido es en Oakland.

“I'm back”: volvió Curry con récord y victoria en over time
Foto: NBA

Nos quedamos sin palabras para describir el juego de Stephen Curry. Se lesionó hace dos semanas en su rodilla, además no estaba bien de su tobillo, pero volvió en un momento clave para su equipo, ya que de perder, se le complicaba la serie. Aunque los de Oregón no contaban con un regreso así del recientemente elegido otra vez como MVP: 40 puntos (16/32 de campo, incluidos 5/16 en triples, aunque arrancó con un 0/9 y en los momentos cruciales obtuvo un 5/7), nueve rebotes y ocho asistencias. Pero, cuando todo parecía que no podía encestar desde detrás de la línea, en el último cuarto y en el tiempo extra embocó (casi) todo; llegó al partido número 176 (contado playoffs) encestando aunque sea un triple, desde el 11/11/2014, ante San Antonio, donde falló todos los tiros desde el perímetro. Sin embargo, solo en un partido de los últimos 300, no pudo encestar por lo menos un triple.

Golden State no arrancó bien el juego, rápidamente estuvo 16-2 abajo, con un 1/12 de campo, y los Blazers lograron sacar 16 puntos de ventaja (21-5), pero con el ingreso de Curry, la cosa cambió: el primer período fue 26-18 para Portland, luego un segundo parcial donde se mataron a puntos, 41-39  para los Blazers, que se iban al descanso 67-57, en el Moda Center. Con la rápida ventaja sacada, más la expulsión de Shaun Livingston por una doble técnica en el segundo período, y con Curry entre algodones, y con Klay Thompson errático, parecía ser que los locales se encaminaban a igualar la serie. Pero, la estrella de los de Oakland tendría otra noche para el recuerdo, donde se convirtió en el tercer jugador, que marca 40 o más puntos en un partido de playoffs ingresando desde el banco, desde Nick Van Exel, en 2004; Fred Brown es el líder de esta estadística, con 45, en 1976.

En la segunda parte, la visita la arrancó distinta, marcó más agresivo, controlaron a Damian Lillard y CJ McCollum, y fue una topadora por momentos; sacó una buena ventaja para igualar el marcador e irse uno arriba al finalizar el tercer cuarto (86-85), donde Thompson encestó cuatro de sus cinco triples, luego de un sorprendente 0/1. En el período final del tiempo regular, Andre Bogut, que se cansó de hacer faltas por cortinas en movimiento llegó a la sexta y se fue expulsado. En el último cuarto se mataron a triples: volvió Curry a encestar desde lejos, encestaron Lillard, McCollum, Thompson, todos se sumaron a la fiesta. Y, Draymond Green fue clave, tanto en defensa como en ataque, metiendo siete tapas (en total) y uno de los pilares del equipo para la remontada. A falta de 51 segundos, Harrison Barnes con un triple igualó el marcador en 111 y mandó el juego a over time.

Al finalizar el tiempo regular, Curry sumaba 23 puntos, ocho rebotes y ocho asistencias, pero algo le faltaba en el tiempo extra. En la primera ofensiva encestó con una flotadora, luego un triplazo para poner el 116-116, a falta de 3:30; McCollum encestaba y Curry volvía a igualar, capturando un rebote y tirando rápido. Green recuperó un balón y la jugó para él, que tenía la mano caliente, y la dejó con suavidad en el aro; luego, un triplazo desde más de ocho metros estiró a cinco la ventaja y se leyó claro en los labios “I’m back”. Recién cuando faltaba un minuto y medio otro jugador de los Warriors encestó (Barnes). Lillard descontaba, pero (otra vez) otro triplazo del MVP, sacando a pasear a Lillard y Aminu, ponía 128-120 el juego. A falta de 30 segundos Thompson se sumó con un doble, y cerró la cuenta Curry con dos libres, para meter 17 unidades en el over time, siendo lo máximo anotando en la historia por un jugador en los playoffs (Clyde Drexler, con 13, en 1992) y en regular season (Gilbert Arenas, con 16, en 2006), anotando más que todo el equipo de Portland (14) y que el over time del partido anterior a este, Miami – Toronto (15).

Sumado a la fiesta del base, en los Warriors, Green fue todoterreno, con 21 puntos (5/9 de campo y 9/10 en libres), nueve rebotes, cinco asistencias, cuatro robos y siete tapas (máxima cantidad en su carrera); Thompson sumó 23 unidades (7/18), cuatro rebotes y dos asistencias. Mareesse Speights, desde el banco, con nueve minutos en cancha, aportó 11 puntos (3/3 en triples y 2/2 en libres), tres rebotes y dos asistencias. Barnes, autor del triple del empate, añadió 10 puntos (4/10) y cinco rebotes.

Por parte de los Blazers, Lillard tuvo otra gran actuación, aunque falló bastante en su especialidad, el tiro de tres puntos; el base sumó 36 puntos (9/30 intentos, incluidos 5/18 en triples, y 13/16 en libres) y 10 asistencias, para firmar su doble-doble, y seis rebotes. CJ McCollum fue más efectivo, pero tiró menos y aportó 24 unidades (9/23 intentos), tres rebotes, dos asistencias y tres robos, aunque también cuatro pérdidas. Al-Farouq Aminu fue por momentos una solución para los de Terry Stotts cuando la visita se acercaba. El alero fue otro que logró la doble figura, con 18 puntos (6/14 de campo) y 13 rebotes; Mason Plumlee estuvo firme tanto ofensiva como defensivamente, con 12 puntos (6/11) y 15 rebotes (siete ofensivos). Mientras que el mejor de los Blazers viniendo desde el banco fue Allen Crabbe, sumando 13 tantos (5/9), tres rebotes y dos asistencias.

Ahora, con la serie 3-1 a favor de los de Steve Kerr, los Warriors, campeones defensores, pueden sellar su pasaje a la final de la Conferencia Oeste si ganan uno de los tres partidos que pueden quedar. El miércoles, desde las 23:30 hs (Arg), en el Oracle Arena será el quinto juego, que puede ser el último si ganan los locales; si Portland gana como visitante, forzará un sexto juego, en Oregón, el viernes, con horario a confirmar. Y, de necesitarse un séptimo partido, volverá a ser en Oakland, el domingo 15 de mayo.

El momento del “I’m back” de Stephen Curry, tras el triplazo:

Resumen del partido: