Un verano agitado

Tras la eliminación, San Antonio empieza a pensar en su futuro. La continuidad de Popovich, los posibles retiros de Duncan y Ginóbili y la renovación de contratos, primordiales asuntos en la agenda Spur.

Un verano agitado
Foto: La Sporta Nostra

San Antonio vivió este jueves por la noche su último partido de la temporada 2015-2016. La caída ante el Thunder en Oklahoma cerró la serie con un desfavorable 4-2 que no le permitió acceder a la final de la Conferencia Oeste ante Golden State Warriors.

El equipo de Gregg Popovich era uno de los candidatos a ganar el título luego de un histórico desempeño en la fase regular, ganando 67 de los 82 partidos disputados lo que es el récord de franquicia en una temporada. Además se mantuvo invicto en casa hasta el 10 de abril, día en que cayó ante el equipo de Curry para finalizar con récord 40-1 en casa (el mejor en la NBA junto a Boston Celtics 1985-1986). Previamente a enfrentar a Oklahoma, los Spurs barrieron a Memphis Grizzlies 4-0 en la primera ronda de los Playoffs.

Todavía transitando el luto, este viernes inicia el momento de hablar del futuro de la franquicia el cual es una entera incertidumbre. Gregg Popovich tiene contrato acordado con USA Basketball para dirigir la Selección Mayor luego de su paso por Río 2016. A partir de esto entra la duda si su trabajo de entrenador ha culminado o si lo hará en junio del 2017.

Desde el plantel, la situación de Tim Duncan y Manu Ginóbili marcarán el camino del equipo en el verano nórdico desde el 1 de julio. Ambos jugadores tienen un contrato ya firmado que indica que deberán avisar al director general Peter Holt y al resto de la organización si hacen uso de su opción de jugador.

Timmy D tiene 40 años e ingresará al Salón de la Fama de la NBA con números más que contundentes. Fue campeón de la liga en cinco ocasiones (1999, 2003, 2005, 2007 y 2014), las primeras tres veces MVP de las finales ganadas, dos veces MVP de la temporada (2002 y 2003), jugó 15 juego de las estrellas en 19 años de carrera y es el máximo anotador en la historia del equipo, entre otros tantos hitos que indican su paso. Tras la ovación en el Chesapake Energy Arena, el interno habló en la zona mixta y sobre su continuidad: “La empezaré a pensar en cuanto salga de este lugar”.

Del otro lado está un Emanuel Ginóbili que ya confirmó que jugará en los Juegos Olímpicos de Río 2016. El argentino cumplirá 39 el próximo 28 de julio y parece estar más cerca de la despedida que de una renovación de ilusiones. Cuatro veces campeón (2003, 2005, 2007 y 2014), mejor sexto hombre en 2008 y siendo hombre clave de la ofensiva de los Spurs desde su llegada a la liga, Manu es admirado como uno de los mejores jugadores que tuvo la NBA y que no nació en Estados Unidos.

No se espera que las confirmaciones de los veteranos llegue en los próximos días, pero sí lo más rápido posible a San Antonio. Hasta el 30 de junio tendrán tiempo de avisar si hacen uso de su opción, sino serán agentes libres (o en otras palabras habrán finalizado su carrera porque no piensan en jugar en otro equipo). Los Spurs esperan por su decisión no solo por la historia de ambos, sino porque de seguir supondrán un gasto de 8.5 millones de dólares para el espacio salarial.

Ellos dos no son los únicos jugadores que esperan sobre su futuro. David West (opción de jugador), Matt Bonner, Rasual Butler, Boban Marjanovic, Ray McCallum, Kyle Anderson (opción del equipo), Jonathon Simmons (opción del equipo), Jimmer Fredette, Andre Miller (otro que se puede retirar) y Kevin Martin están en situaciones similares. En caso de confirmarse la continuidad de todos los que tienen opción más los que tienen contrato, San Antonio tendrá aproximadamente 27 millones para gastar en fichajes con 11 jugadores ya asegurados.

¿Nombres que pueden llegar? A lo largo de la temporada sonaron dos con mucha fuerza. Michael Conley, base de los Memphis Grizzlies, es uno de los principales deseos que tiene la mesa grande de la franquicia texana. Durante la 2015-2016 cobró 9.6 millones, número que cerraría en el balance de San Antonio. El otro nombre es el de Pau Gasol, que siempre expresó su intención de formar parte del equipo luego de su salida de Los Ángeles Lakers. El español llegaría tras dos temporadas en Chicago.

De esta manera, muchas cosas van a pasar en la ciudad negra y plateada durante el próximo mes y medio. Mientras tres retiros podrían marcar el final de la era, el mundo basquetbolístico sueña con una 2016-2017 con el trío más ganador de la historia Parker-Ginóbili-Duncan dirigido por Pop.