Nos vemos en el séptimo

Cuando parecía que estaba todo para que los Thunder accedan a la final de la NBA, aparecieron las estrellas de los Warriors: Klay Thompson, histórico, marcando 11 triples (máximo en un partido de playoffs), con 41 puntos (19 en el final), y Stephen Curry (29+10+9) con una segunda mitad soberbia, para ganar 108-101. Ahora, todo se define en Oakland, en la tierra de los campeones, el lunes.

Nos vemos en el séptimo
Curry señalando al público que se define en el séptimo juego; Westbrook, observa. / Foto: AP.
Oklahoma City Thunder
101 108
Golden State Warriors

Oklahoma City Thunder cayó en el Chesapeake Arena 108-101 ante Golden State Warriors, en el sexto encuentro, y habrá séptimo juego, en el Oracle Arena, el lunes desde las 22:00 hs (Arg). Era difícil pensar que se le podía escapar a los Thunder este encuentro, debido a sus dos partidos anteriores como local donde vapulearon a los Warriors; los campeones no arrancaron bien, pero tuvieron una segunda mitad soberbia, y unos seis minutos finales de mucho nivel, y llevan la definición a Oakland, como marcó Stephen Curry con sus manos al público: “Nos vemos en el séptimo”.

El MVP arrancó muy mal el encuentro, no marcó en el primer cuarto en tres intentos al aro; pero desde allí, fue determinante. El base rozó el triple-doble, con 29 puntos (9/22 de campo, incluido 6/14 en triples), 10 rebotes y nueve asistencias. Klay Thompson volvió a entrar en la historia, como aquel encuentro donde anotó 37 puntos en un cuarto, en enero de 2015; esta vez el escolta aportó 41 puntos (14/31 intentos, incluido el histórico 11/18 en triples), 19 de ellos en el último parcial y encestando 11 triples, para ser el que más anotó en un partido de playoffs, superando los nueve de Ray Allen (2), Vince Carter, Rex Chapman y Jason Terry.

Otra de las claves fue Draymond Green, con un doble-doble de 12 puntos y 12 rebotes, además recuperando el nivel defensivo, ya que en los partidos anteriores había sufrido en el juego interior. André Iguodala ingresó desde el banco, pero fue determinante en la parte final, donde recuperó tres balones claves y empató el juego en 101. En gran parte del encuentro, el alero, MVP de las finales pasadas, ocupó la posición de ala-pivot y mandó a Green a jugar de pivot, volviendo a la formación baja que tanto resultado le dio a los de Steve Kerr.

Por el lado de Oklahoma, Kevin Durant y Russell Westbrook fueron los líderes del equipo, sumado al incansable trabajo en defensa y en ataque de Steven Adams. El alero añadió 29 puntos (10/31 de campo), siete rebotes, tres asistencias y tres tapas; el base agregó 28 unidades (10/27), nueve rebotes y 11 asistencias, aunque finalizó con cinco pérdidas (cuatro de ellas en los últimos dos minutos). Mientras que el pívot sumó nueve puntos y nueve rebotes (seis ofensivos).

Los de Billy Donovan no pudieron mantener las ventajas que sacaron en el segundo cuarto (13) y al finalizar el tercer período (8)y terminaron cayendo luego de un tremendo 15-4 en contra en los últimos 4:30 de juego, para un 33-18 en los últimos 12. Las defensas de Iguodala y Green ayudaron a la levantada, aunque el factor principal fue la cantidad de triples que marcaron los Warriors (28) y la poca efectividad desde lejos de los Thunder (3).

Ahora, deben ir al Oracle Arena, donde supieron ganar en el primer juego de la serie pero en donde cayeron en los otros dos de la serie y en los dos de la temporada regular. El lunes, desde las 22:00 hs (Arg) es la cita del juego definitivo de una serie que tuvo de todo y fue muy emocionante. ¿Golden State será el décimo equipo en la historia en dar vuelta un 1-3? Solo en nueve ocasiones se ha logrado, en más de 200 ocasiones.Mientras que, LeBron James y los Cleveland Cavaliers, siguen aguardando por su rival. ¿Habrá revancha de la pasada final?

Los 11 triples de Klay Thompson: