A tan sólo un juego del bicampeonato

Los Warriors ejecutaron la sentencia a fin de partido y llegan al cuarto juego con la tranquilidad de estar liderando la serie de las Finales por 3-1. En caso de ganar nuevamente, serán campeones por segundo año consecutivo.

A tan sólo un juego del bicampeonato
ESPN
Golden State Warriors
108 97
Cleveland Cavaliers

Un partido. Cuatro cuartos. Sólo eso resta para que Cleveland siga vivo en la serie de las Finales, o bien para que los Warriors se lleven el título por segundo año consecutivo. Sin embargo, hasta el lunes en Oakland los amantes de la NBA seguiremos expectantes.

El partido tuvo un comienzo que en algún punto se esperaba: no hubo dueño del cotejo hasta que se hizo presente el último cuarto, momento en el cual, los Warriors hicieron suya la ventaja en la serie calentando cada vez más el parqué.

Respecto del tercer juego, los Cavs redujeron la intensidad y no fueron tan precisos; salieron a su territorio con más confianza y eso les jugó en contra. Los Warriors estuvieron decididos en todo momento a no dejar margen de error que le cueste espacios y puntos.

El Quicken Loans Arena no respiró hasta que se produjo el sonido de la chicharra final, incluso los mismos jugadores que ya se mostraban exhaustos, pero la visita hizo de eso su as, y recuperó el dominio, que si bien no fue absoluto, dilató el marcador con categoría por primera vez en la noche.

LeBron estuvo lejos de convertirse en el Rey esta vez, quien disputa su sexta final y no pudo coronarse ni la mitad de las veces. Aportó 25 tantos y 13 rebotes, mientras que el máximo anotador de Cleveland fue Irving, con 34 unidades, 4 rebotes y 4 asistencias. La otra parte del tridente ofensivo de amplia conducción fue Love, quien regresó luego de perderse el partido anterior por una conmoción cerebral. Convirtió 11 tantos en 25 minutos de juego.

88 son las victorias que los Warriors acumulan en temporada regular y playoffs, todo un récord propio de la historia de la NBA. Curry y Thompson dejaron relucir su buena química y entre los dos encestaron 63 tantos, de los cuales 33 fueron de triples, es decir, más del 50%. Lo que indica que los Golden State estaban haciendo de las suyas, excelentes tiradores. Los hoy llamados Splash Brothers condujeron al equipo, Stephen con 38 tantos y siete triples, mientras que Klay acompañó la ofensiva con cinco triples y 25 puntos.