LeBron e Irving comandaron a los Cavs

En el quinto juego de las Finales de la NBA, Cleveland superó con comodidad a Golden State por 112-97 y se pauso abajo en la serie por 3-2, forzando el sexto juego. LeBron e Irving se llevaron todas las miradas al anotar 41 puntos cada uno.

LeBron e Irving comandaron a los Cavs
Foto: Basket4us

El sueño de obtener el bicampeonato para los Golden State Warriors en el quinto partido de las Finales, se hizo pedazos luego de que los Cleveland Cavaliers apabullaran a su rival por un contundente 112-97.

Con una sobresaliente actuación de LeBron James (41 puntos, 16 rebotes y siete asistencias) y Kyrie Irving (41 puntos y seis asistencias), los Cavs no tuvieron problema en superar a unos Warriors totalmente desconocidos. Ni los 37 tantos de Klay Thompson ni los 25 de Stephen Curry sirvieron para evitar la caída.

Ante la ausencia de Draymond Green, por llegar a su cuarta falta flagrante, la defensa del último campeón se desmoronó totalmente. El planteo táctico de Tyronn Lue, más la notable actuación de sus dirigidos, hizo que los locales cometieran 17 pérdidas en todo el partido. El panorama paso de ser gris a negro para los Warriors con el esguince de rodilla que sufrió el australiano Andrew Bogut, y la presencia del pívot en el sexto juego aún no está confirmada.

Golden State paso al frente del marcador con un buen parcial de 12-5, pero la actuación de LeBron ya comenzaba a destacarse y, sumado a las acciones de JR Smith, los Cavs igualaron el encuentro, así como también el nivel de juego. En un primer cuarto muy parejo, los Warriors se llevaron el mismo por 32-29.

La partidad también se mantuvo en el segundo período, donde Irving y Thompson tomaron las riendas del encuentro y comandaron a sus respectivos equipos, aunque ninguno de ellos lograba sacarse una buena ventaja. Apareció James para empatar en 61 e irse al largo descanso.

Si bien la dupla Thompson-Iguodala estaba teniendo buenos momento, la lesión de Bogut fue un factor clave a la hora de defender. El australiano debió abandonar el partido y no había quien lograra reemplazarlo en sus funciones. Los Cavs aprovecharon esta ventaja y pasaron al frente por 93-84 ante unos Warriors erráticos y desesperados.

En los últimos 10 minutos, Cleveland estaba intratable y, a pesar de que los Warriors se pusieron a seis (102-96), el dueto LeBron-Irving fue la gran estrella de la noche y que su equipo descuenta y se ponga abajo en la serie por 3-2.

El sexto partido será el jueves a las 22:00 hora Argentina en el Quicken Loans Arena. Si bien Golden State aún tiene chances de ser campeón, Cleveland tiene una última vida para forzar el séptimo juego e intentar robarle el bicampeonato a su rival.