Se acabó la sequía: Cleveland campeón de la NBA

En el último partió de las Finales, los Cavaliers vencieron por 93-89 a los Warriors y se coronaron por primera vez en su historia con el título de la NBA. Irving se lució y LeBron se llevó el MVP.

Se acabó la sequía: Cleveland campeón de la NBA
Foto: Basquetplus
Cleveland Cavaliers
93 89
Golden State Warriors

GOLDEN STATE (3) vs. CLEVELAND (4)
. Juego 1: Warriors 104 - Cavaliers 89 (1-0).
. Juego 2: Warriors 110 - Cavaliers 77 (2-0).
. Juego 3: Cavaliers 120 - Warriors 90 (1-2).
. Juego 4: Cavaliers 97 - Warriors 108 (1-3).
. Juego 5: Warriors 97 - Cavaliers 112 (3-2).
. Juego 6: Cavaliers 115 - Warriors 101 (3-3).
. Juego 7: Warriors 89 - Cavaliers 93 (3-4).

Una nueva temporada terminó. En la noche del domingo, se escribió una nueva historia del basquetbol estadounidense. Tras su fundación en 1967, fueron 52 los años que tuvieron que aguardar los Cleveland Cavaliers para levantar por primera vez el trofeo Larry O'Brien.
Con todo para perder y un rival sumamente superior en los dos primeros juegos, los Cavs se convirtieron en la primer franquicia en revertir un 1-3 y coronarse campeones de la NBA.

El Rey LeBron:

La descomunal actuación de LeBron James (82 puntos seguidos en los juegos cinco y seis) en las Finales le valió para ser elegido como el Most Valuable Player (MVP) y sumar su tercer título a su impresionante carrera. Con 27 puntos, 11 rebotes y tres tapones fundamentales, el alero de los Cavaliers fue la pieza clave a la hora de tomar las riendas de la serie y llevar a Cleveland a lo más alto del mejor basquetbol del mundo. Lejos en el tiempo quedó el cruce con Dan Gilbert, presidente de los Cavs y la imagen de los hinchas quemando sus camisetas de LeBron en reproche por haberse marchado a los Miami Heat. En 2014 volvió y en el 2016 reafirmó su título de leyenda. “Cleveland, esto es para ustedes”, argumentó el Rey tras el campeonato.

Kyrie Irving, la futura gran estrella:

Luego de perderse las Finales de la pasada temporada por una dura lesión, el base de 24 años sabía que esta ocasión no debía ser desaprovechada. La grandísima actuación en el game seis (41 tantos) le sirvió para entrar afilado al séptimo y definitivo encuentro. Firmó 26 puntos y un triple fundamental en el momento clave de la noche, luego de que ambos equipos estuvieran empatados en 89 y durante más de tres minutos sin anotar.

Golden State, de mayor a menor:

El ex–vigente campeón arrancó de manera arrolladora en las Finales, ganando por 15 y 33 puntos los dos primeros partidos respectivamente. Tuvo dos ocasiones para liquidar la serie antes del quinto partido pero, las bajas de Draymond Green por llegar a su cuarta falta flagrante y la lesión de Andrew Bogut, fueron un factor determinante a la hora de afrontar los partidos finales. Tres derrotas seguidas y la poco notable actuación de Stephen Curry y Klay Thompson se hicieron presentes en el marcador y privaron a los Warriors de obtener el bicampeonato.
Muy lejos quedaron todos los récords que rompieron los Warriors en la temporada regular. El 73-9, mejor racha invicta de local (54), mejor inicio victorioso (24), 402 triples (12 en un solo partido) de Curry quedaran en la historia grande de la NBA pero, como afirmó el australiano Bogut: “Sin el campeonato, todo esto vale una mierda”.