1960-1980: Supremacía porteña

Al ingresar a la década del sesenta, nos encontramos con momentos inolvidables en la historia del básquet argentino. Entre ellas: Boca Juniors y su época dorada, con sus tres “triples coronas” consecutivas. El campeonato porteño de Villa Crespo y su hazaña frente al potente Real Madrid. Y  el vuelo alto de la selección en el sudamericano de 1966.

1960-1980: Supremacía porteña
Foto: Boca Basket

Una década azul y Oro

(fotografía: Boca Basket)

A comienzos de los sesenta, el conjunto de la Rivera logró tocar el cielo con las manos.  Después de la salida del técnico “Naranjito” Rossi en 1959, hace su llegada Abelardo Rafael Dasso. Desde su arribo al conjunto xeneize, consigue consolidar un equipo. Este estaba formado por: Jesús Díaz, Miguel Carrizo, el “Oso” Bernardo Schime, Alberto De Simone y  Enrique Borda.

Rápidamente, el equipo comienza a mostrar sus frutos y en la campaña de 1961, logran su primera “triple corona”, obteniendo el torneo Apertura, el Metropolitano y el campeonato de la Asociación de Buenos Aires, con 28 victorias y una sola derrota, ante River Plate por 74 a 71. 

Al año siguiente, Boca renueva sus ilusiones e intenta repetir. Con otra notable temporada, la historia cembro el mismo camino. Con actuaciones fantásticas de Miguel Carrizo y Bernardo Schime, como pilares, hoy más conocidos por escoltas, el elenco porteño alcanza otra enorme marca de 29 triunfos y una caída. Nuevamente, el verdugo fue River Plate que rompió su invicto por 64 a 58. De todas maneras, no había ninguna espina. Los xeneize volvían a festejar en todos los frentes.

Y como dice la frase: “No hay dos sin tres”. Rafael Dasso se mantuvo firme y supo mantener la chispa y el hambre en sus dirigidos. Otorgándole más minutos a Luis Pérez, Egidio De Fornasari, Alberto Noval, Héctor Vázquez, Rubén Castelli y Juan Carlos Mazzini. Su plantel fue por tercera vez consecutivo el mejor del país, con treinta festejos en 32 presentaciones, cerrando un ciclo con 89 partidos ganados y cuatro perdidos. Dos clubes lo amargaron: River Plate en tres ocasiones e Independiente en una. 

Boca Juniors continuaría obteniendo títulos a lo largo de la década. El torneo Apertura en el 1964 y los campeonatos de la Asociación de Buenos Aires en el 65,66 y 67 con la conducción de Abelardo Rafael Dasso, pero las “triples coronas” quedaran en la historia grande del básquet nacional.

Villa Crespo y sus cinco magníficos

El club ubicado en la Avenida Juan.B Justo 2650, tuvo su explosión en el básquet metropolitano. A diferencia de otros equipos, Villa Crespo había optado como entrenador a un joven de 21 años. Ese hombre fue Armando León Grynberg. De su incansable trabajo, surgió un equipo elogiado por todos. De allí nació los “cinco magníficos”, integrado por: Carlos Alberto “Puchi” Mariani, Osvaldo Simón “Tato” Ros, Norberto “Mumi” Battilana, Edgardo “Cabito” Denatale y Carlos Alberto “Tano” Ferello.

El Club Social Villa Crespo, fundado el 23 de junio de 1900, conseguiría en 1962,64 y 65 el campeonato de la Asociación Porteña de Primera División. También, alcanzaría el  tirulo en el Metropolitano del 64, donde se mantuvieron invictos en 49 presentaciones.

De ese plantel también formaban parte: Juan Carlos Battilana, Agustín Berrino, Horacio Cabrera, Horacio Capeluto, Oscar Dematti, Carlos Fernández, Eduardo Herman, Osvaldo López, Rodolfo Marcos, Miguel Mafrand, Laertes Mazzarella, Carlos Alberto “Pipo“ Moyano, el “Negro“ Mario Pérez, Rafael Rudavetz, Néstor Steinberg, Angel Uzal y Juan Carlos “Cacho“ Valdés.  

Una de las noches más recordadas fue la del 18 de junio de 1965. Por su buen momento, Villa crespo tuvo la posibilidad de recibir en un partido amistoso, al bicampeón de Europa, al Real Madrid de España. Con todas sus figuras: Sevillano, Emiliano Rodríguez, Clifford Luyk, Manuel Lolo Sainz y con Pedro Ferrandís como entrenador. El conjunto de la Casa Blanca era una eminencia, nunca había perdido un partido en la argentina. Esa noche de viernes, en el  Luna Park, el equipo de  León Grynberg, rompió todos los pronósticos y superó por 83-76, al mejor del viejo continente.

Resurgimiento Sudamericano

   (fotografía: Los Andes deportes)

Formación de la Selección Argentina 1966: arriba, S. Oliva, Masolini, Ballicora, T. Sandor, M. Sandor y Gehrman; abajo, Feresín, H. Oliva, Armendáriz, Mariani, Arce y Alix.

La selección Argentina de básquet volvió nuevamente a volar alto. Tan es así, que aquel  conjunto dirigido por  Alberto López, en el Sudamericano de Mendoza, se ganó el apodo de “Los Cóndores”

A fines de 1966, la Argentina tenía la posibilidad de levantarse, luego de 23 años de sequía a nivel sudamericano. En aquellos años, Brasil había conseguido ser el dominador de dicha competencia, festejando en los últimos cuatro campeonatos. En 1958 en Santiago, Chile; en 1960 en Córdoba, Argentina; en 1961 en Río de Janeiro, Brasil y en 1963 en Lima, Perú.

El plantel lo integraban: Ricardo Alix, Benjamín Arce, Miguel Ballicora, Alfredo Feresín (capitán), Ernesto Finito Gehrman, Carlos Mariani, Dante Masolini, Hugo Oliva, Samuel Oliva, Miguel Sandor y Tomás Sandor.

 Su entrega y  crecimiento en los entrenamientos previos, les dio el nombre de “Cóndores”. El apodo se asemejaba al vuelo “alto” del cóndor por la cordillera de los Andes.

El certamen se desarrolló por puntos. La Argentina consiguió seis victorias y una sola caída. El primer rival fue Ecuador (65-31), luego siguieron: Chile (88-54); Colombia (77-48); Perú (57-59) (derrota); Paraguay (87-59); Uruguay (72-50) y  Brasil (54-52). Esta última,  la más importante, la que consagró al conjunto nacional y culminó con un largo malefició.

Un año más tarde, se disputó el mundial en Montevideo, Uruguay y la delegación argentina volvería a realizar una enorme participación terminando en el sexto puesto. Ernesto Finito Gehrman, fue la figura del equipo.

En 1970, este deporte gana el Primer Olimpia de Plata, premio otorgado por el Círculo de Periodistas Deportivos. El ganador es el bahiense Alberto Pedro Cabrera.

Un año más tarde, se vivió una noche gloriosa de la Capital del Básquetbol: Bahía Blanca superó por 78-75 a Yugoslavia, reciente campeóna mundial. En ese encuentro, Cabrera firmó 18 puntos y Alfredo Monachesi 19.

En 1979, durante la Copa Intercontinental, se obtiene otro triunfo histórico: victoria ante la Unión Soviética por primera vez en la historia. Fue 88-87 con una gran actuación de José Luis Pagella.

Puerto Rico fue el organizador de la séptima edición del campeonato mundial, en 1974. Argentina comparte grupos con los Estados Unidos, España y Filipinas, aunque no logra avanzar a la siguiente fase culmina en el 11vo puesto.