Tras otro triunfo argentino, crecen las expectativas

A raíz de una muy buena actuación del conjunto de Hernández, Argentina logró obtener un triunfo muy importante sobre Serbia, de cara a los Juegos Olímpicos. Delfino con 20 tantos, y Chapu Nocioni con 19, fueron las figuras de la noche. Resta el partido ante Francia, el lunes próximo, y después la selección viajará a Brasil en busca de la gloria.

Tras otro triunfo argentino, crecen las expectativas
Foto: Sportagas
Serbia
74 79
Argentina

Si bien los partidos últimos que la selección comandada por el Oveja Hernández disputó son de carácter amistoso, las ilusiones a días de los Juegos Olímpicos crecen cada vez más, sobre todo cuando se trata de triunfos.

Argentina logró en la noche del sábado una victoria muy importante, ya que Serbia representa una potencia mundial en este deporte; fiel candidata a luchar por lo máximo en Brasil. Pero los argentinos supieron dominar el partido y demostraron en el parqué un crecimiento que alimenta el anhelo de todo un país.

El primer cuarto fue propio de Argentina, quien demostró que salió en busca de terminar la noche con la vista en alto. En tan sólo tres minutos, ganaba 16-3. Laprovíttola estuvo desde el inicio, y le dio al equipo el envión para que entren en calor y empiecen a jugar. La selección europea no había logrado tomar el ritmo de la noche y la defensa fue su punto débil, mientras que fue el fuerte argentino que hacía y deshacía a su antojo, al punto de lograr una brecha de 16 tantos (30-14).

Djordjevic decidió el ingreso de Teodosic para el segundo período, y si bien el equipo se tornó un tanto más dinámico, no pudo cambiar la situación, a pesar de que los locales habían bajado la intensidad de su juego, dejándoles la posibilidad de acercarse en el marcador y empezar el segundo tiempo en una paridad. La defensa de Serbia se hizo más fuerte, mientras que la ofensiva fue acompañada de agilidad y destreza, y los tiros de Argentina disminuyeron en efectividad. El final del segundo cuarto fue serbio, ya que la visita logró liderar por la mínima; pero a poco de terminar, Facu Campazzo clavó un triple que permitió que su selección se retire al entretiempo 38-40.

El tercer cuarto continuó como extensión del segundo período, un ida y vuelta del juego serbio que por momentos tomaba protagonismo la selección argentina, cuando lograba mantener el control de la pelota e intentar mejorar los números. Sin embargo, Serbia se adueñó del terreno y pasó al frente decididamente 54-46, lo que hizo que Ginóbili y Scola, miembros de la Generación Dorada, contagiaran de confianza al equipo y tomaran el liderazgo para no dejarse avasallar por una potencia mundial. Manu se encargó de que el tercer cuarto concluya en igualdad de 58 tras una bomba con su autoría.  

Ya el último tramo de la noche significó un olvido de lo que es un partido amistoso, y se empezó a palpitar el evento olímpico que arrancará en días. Serbia y Argentina no daban el brazo a torcer y hubo pocos errores de los equipos, por lo que cada vez más parejo se tornaba el juego, y fue imposible deducir quién se llevaría el triunfo. La albiceleste demostró una buena actuación desde lo físico a su rival, algo que fue necesario desde el primer instante, además de dejar de lado las inseguridades que toda selección compuesta de jóvenes tiene. Serbia tuvo una mala pasada, tras la lesión de Teodosic a pocos minutos de terminar, lo que proyectó a Argentina de manera favorable porque los serbios dieron a entender que perdieron el eje central. A partir de ese momento el protagonismo recayó en los locales, pero más precisamente en Delfino, con dos triples al hilo, y en Campazzo con sus buenas individualidades.  Stimac intentó hacer lo que los argentinos, buenos pasajes e incentivar a sus compañeros, pero no sabremos si pudo haberse concretado, ya que no había más tiempo para que la pelota siga en juego.