Mamba Day

Un 23 de agosto, pero de 1978, en Philadelphia nacía Kobe Bryant, una de las leyendas más grandes de la historia de la NBA, que logró cinco anillos con Los Ángeles Lakers y en donde jugó 20 temporadas, hasta el pasado abril, cuando decidió dejar el básquet. En el día de su cumpleaños 38, la ciudad de LA nombró el 24/8 día de Kobe Bryant, en referencia a los dorsales que utilizó a lo largo de su carrera en la franquicia.

Mamba Day
Foto: Web

Hace 38 años, en la ciudad de Philadelphia, perteneciente al estado de Pensilvania, Estados Unidos, nacía Kobe Bean Bryant, hijo de Joe “Jellybean” Bryant, ex jugador de básquet (ocho años NBA), cuando jugaba en Philadelphia 76ers. Años más tarde jugaría en varios equipos de Italia por más de siete años. En su adolescencia, Kobe jugaba al fútbol, aunque el básquet lo tenía en los genes y su padre quería inculcarle este deporte.

La Mamba Negra, como sería conocido más tarde, se retiró el 13 de abril de 2016 en un partido ante Utah Jazz, donde anotó 60 puntos (récord de la temporada) y se despidió como la leyenda que fue. Terminó su carrera luego de 20 temporadas con la misma franquicia (récord), llevando a los Lakers a ganar cinco anillos NBA, convirtiéndose en el tercer máximo anotador de la historia de la NBA, con 33.643 puntos, solo detrás de Karl Malone (36.928) y Kareem Abdul-Jabbar (38.387).

Ya con el definitivo retiro de Kobe, la ciudad de Los Ángeles homenajeará los 20 años de la Mamba con la franquicia de los Lakers. Mañana, 24 de agosto, justo un día después de su cumpleaños será el “Mamba Day”, en referencia a los números que usó en la franquicia angelina (24 y 8 -agosto-). A continuación, en VAVEL repasamos lo más destacado de una carrera llena de logros y récords.

Sus primeros pasos:

En 1991 la familia retornaría a Estados Unidos, donde lo inscribieron en el instituto Lower Merion de Ardmore, en Philadelphia, y donde allí se unió a los Aces, su equipo de baloncesto. Este regreso a su país fue clave para que continuara su camino deportivo en el básquet, ya que el fútbol (o soccer como se dice en USA) no era popular en ese país en ese entonces.

Tras jugar cuatro temporadas en el instituto, tres de ellas fantásticas, y que le alcanzó para ser el máximo anotador de la historia de Lower Merion, superando a (nada más, ni nada menos) Wilt Chamberlain (2.359) y de Carlin Warley (2.441) con 2.883 puntos, promediando 30 puntos, 12 rebotes, 6.5 asistencias y 4 robos la última temporada. Luego, no se anotaría en una universidad, sino que directamente se presentó al draft de la NBA, pese a que muchas universidades le habían ofrecido una beca y ser el líder de su equipo.

El draft de 1996 le tendría a Kobe buenas noticias: fue seleccionado por Charlotte Hornets en la decimotercera posición. Aunque Jerry West, quien en ese entonces era el manager general de los Lakers, se encargó de que KB fuera traspasado a la franquicia, debido a que lo había seguido y veía en él un potencial enorme. Intercambió al pívot yugoslavo, Vlade Divac, por Kobe inmediatamente.

Primeros años en los Lakers:

En su primera temporada no jugó mucho, promedió 15 minutos en 71 partidos (solo seis como titular), aunque apareció en los nueve juegos de playoffs de su equipo; debutó el 3 de noviembre de 1996 ante Minnesota, con solo 18 años, siendo el más joven en hacerlo en la NBA. En el All-Star Weekend de la temporada 1996-97 fue una de las estrellas, ganando el concurso de mates (volcadas), obtenido 49 puntos sobre 50. La siguiente temporada fue mejor: fue el jugador más joven en jugar un All-Star Game (18 puntos y seis rebotes), y tuvo más minutos, aunque era suplente todavía; 15.4 puntos de promedio en 79 partidos fue su marca y fue uno de los nominados a ganar el premio al mejor sexto hombre del año. Esa temporada cayeron ante Utah Jazz en las finales de la Conferencia Oeste.

La tercera temporada fue mejor para Kobe en lo personal, debido a que aumentó su promedio de puntos a 19.9, quedando 15° en la temporada regular y siendo elegido en el tercer quinteto ideal. En su cuarta temporada las cosas cambiarían: Phil Jackson sería el nuevo entrenador de la franquicia y Kobe sería titular indiscutible.

El comienzo de la leyenda

Formó un gran tándem con Shaquille O’Neal, siendo imparables en ocasiones. Accedieron a las finales de la NBA luego de vencer a Portland Trail Blazers en la final del Oeste; del otro lado, llegaban los Indiana Pacers de Reggie Miller, otra leyenda de la NBA. Con un 4-2 en la serie, los Lakers volvían a ganar un anillo, que no se daba desde 1988, y Bryant cosechaba su primer anillo; Shaq, por su parte, sería MVP de las finales.

La siguiente temporada fue igual, aunque no tan arrolladora en la temporada regular; Kobe promedió 28.5 puntos por partido en temporada y 29.4 en los playoffs. Tras liquidar 4-0 a Portland, Sacramento y San Antonio, llegaron nuevamente a las finales, aunque aquella vez ante los Sixers de Allen Iverson, a quienes vencieron 4-1 y retuvieron el anillo.

La hegemonía duró un año más: los Lakers dominaron la temporada regular de la mano de Kobe con 25.2 puntos, 5.5 rebotes y 5.5 asistencias de promedio. Fue elegido en el quinteto ideal de la NBA por primera vez y fue MVP del All-Star, con 31 puntos, cinco rebotes y cinco asistencias. El 14 de enero de 2002, ante los Grizzlies, anotó 56 puntos (récord personal en ese momento); en las finales del Oeste sufrieron ante los Kings, aunque los superaron, y tacharon 4-0 a New Jersey Nets, de Jason Kidd, en las finales, logrando su tercer anillo al hilo.

Recambio en la franquicia

La Mamba siguió haciendo de las suyas en las siguientes temporadas, aunque los Lakers no pudieron lograr el cuarto anillo. En la 2002-03 promedió 30 puntos y anotó 40 o más puntos en nueve juegos al hilo, además de promediar 6.9 rebotes y 5.9 asistencias, siendo elegido en el quinteto ideal de liga y también en el defensivo. Aquella temporada quedaron fuera ante los Spurs en semifinales.

En la 2003-04 llegaron a la franquicia Karl Malone y Gary Payton, sumándose a Kobe y a Shaq (todos miembros del Salón de la Fama), aunque cayeron 4-1 ante Detroit Pistons en las finales. Tras esta dura derrota en la final, Shaq se fue a Miami, y Phil Jackson, Malone y Payton siguieron sus pasos.

Traigan récords...

Todo el equipo se armó en torno al ya consagrado Bryant, aunque la falta de calidad en los jugadores que se sumaron, relegó a la franquicia a una mala temporada y a quedar fuera de los playoffs por primera vez en una década, pese a que Kobe promedió 27.6 puntos por partido (segundo máximo anotador).

Tras una temporada fuera del banco de los Lakers y luego de haber llamado “imposible de entrenar” a Kobe, Jackson volvió a dirigir la franquicia. El escolta promedió 35.4 puntos y se convirtió en el máximo anotador de la liga por primera vez, teniendo soberbias actuaciones como ante Dallas Mavericks, el 20 de diciembre de 2005, cuando anotó 62 puntos en tan solo tres cuartos y tenía más puntos solo él que todo el equipo rival (62-61).

Tan solo un mes después, el 22 de enero de 2006, Kobe seguiría escribiendo más páginas de su exitosa carrera; en el Staples Center, ante Toronto Raptors, batió el récord de puntos individuales conseguidos en la franquicia (Elgin Baylor, con 71), al encestar 81 puntos en la victoria 122-104. Con esta marca quedó segundo en la historia como máximo anotador en un solo partido, solo superado por Wilt Chamberlain, que anotó 100 en 1962. Además, en este mes promedió 45 unidades y se convirtió en el único jugador de promediar 45 o más puntos en cuatro partidos seguidos desde 1964, y solo Baylor y Chamberlain lo habían conseguido. Bryant batió varios récords de franquicia, como el de más partidos por encima de los 40 puntos con 27 y más puntos anotados, 2.832. Por otra parte, anunció que cambiaría su dorsal del 8 al 24. Pero, no pudieron avanzar a la semifinal del Oeste, cayendo 4-3 ante Phoenix.

Ya en la siguiente temporada, en marzo de 2007 anotó 65 tantos de local ante Portland Trail Blazers, siendo su segunda mejor anotación de la carrera. El siguiente partido fue ante Minnesota, al cual le anotó 50 unidades, y luego le tocó a los Grizzlies, con 60. Así, se convirtió en el segundo jugador, tras Baylor, en anotar 50 o más puntos en tres partidos seguidos. El choque siguiente fue contra New Orleans, al cual le convirtió 50 puntos. De esta manera siguió a Chamberlain, quien consiguió dicho récord en siete encuentros al hilo en dos ocasiones.

Bryant finalizó la temporada con diez partidos con 50 o más puntos en su cuenta particular, logrando su segundo logro como máximo anotador de la liga. Además, jugó su noveno All-Star y ganó su segundo MVP del juego, anotando 31 puntos, cinco rebotes, seis asistencias y seis robos. Sin embargo, quedaron eliminados en la primera ronda de playoffs ante Phoenix Suns.

En la siguiente temporada (2007-08), Kobe amagó con irse si Jerry West no volvía a la franquicia como manager; aunque arrancaron la temporada con una floja plantilla. Lo más destacado fue que el 23 de diciembre de 2007 se convirtió en el jugador más joven de la historia en alcanzar los 20.000 puntos, en un partido ante New York, en el Madison. El 6 de mayo de 2008 se anunció el nombramiento de Kobe como MVP de la temporada; sin embargo, cayeron 4-2 ante Boston Celtics en las finales del Oeste.

Dos anillos más

Luego de ganar su MVP, vinieron dos temporadas de lujo: en la 2008-09, promedió 26.8 puntos, cinco rebotes y cinco asistencias, liderando al equipo a su cuarto anillo personal. 4-1 a Utah, 4-3 a Houston y 4-2 a Denver fue el camino a las finales de la NBA. Allí, ante Orlando, venció claramente 4-1, obteniendo Kobe el MVP de las finales, tras promediar 32.4 puntos, 5.6 rebotes y 7.4 asistencias en la serie.

En la 2009-10 continuaron los buenos resultados, pese a una fractura en su dedo índice, que no le impidió seguir jugando; el 21 de enero de 2010 Kobe siguió haciendo historia: fue el jugador más joven en alcanzar 25.000 puntos en la NBA, y el 1 de febrero, con 25.208, desplazó a Jerry West como máximo anotador de la franquicia angelina. En playoffs, en el camino dejaron a Oklahoma (4-2), Utah (4-0) y Phoenix (4-2), para tomarse revancha de Boston, dos temporadas atrás, y vencer 4-3 en las finales, cosechando 23 puntos y 15 rebotes en el séptimo juego y ganando su segundo MVP de las finales consecutivo.

Fin de la etapa de Jackson

La siguiente temporada comenzó muy bien, con muchos triunfos al hilo; en febrero se sumó a Michael Jordan, Oscar Robertson, Jerry West, John Havlicek, Kareem Abdul-Jabbar y Karl Malone como uno de los siete jugadores en lograr al menos 25.000 puntos, 5.000 rebotes y 5.000 asistencias. Jugó su 13° All-Star y ganó el MVP, con 37 puntos y 14 rebotes, igualando a Bob Pettit con cuatro premios. A lo largo de la temporada logró avanzar hasta el sexto puesto de los anotadores históricos. Sin embargo, cayeron en semifinales ante Dallas, aunque Kobe estuvo en el quinteto ideal de liga y defensivo.

En la 2011-12, Phil Jackson abandonó la franquicia y lo reemplazó Mike Brown. La Mamba arrancó la temporada con lesiones en la muñeca, aunque anotó 48 puntos ante Phoenix, en enero de 2012, siendo lo máximo anotado por un jugador en su decimosexta temporada de NBA, y luego encadenó 40, 42 y 42 puntos, siendo la sexta vez que encadenaba 40 o más puntos en cuatro juegos, solo superado por Chamberlain (19 ocasiones). En su ciudad natal, ante los Sixers, el 6 de febrero de 2012 superó a Shaq y quedó como quinto máximo anotador de la historia. Al siguiente mes, ante Minnesota, superó los 29.000, siendo el más joven en hacerlo. Finalmente, en playoffs, los sorprendió Oklahoma (4-1), en semifinales, liderados por Kevin Durant.

Lesión y fin de la gloriosa carrera

La siguiente temporada fue muy dura para la leyenda de los Lakers, debido a que el 12 de abril de 2013, faltando dos partidos de temporada regular, se rompió parcialmente el tendón de Aquiles, quedando fuera de las canchas por nueve meses. Sin embargo, en esa temporada había quebrado la barrera de los 30.000 puntos, siendo (también) el más joven en lograrlo.

Al retornar al equipo con un gran nivel, aunque el equipo no estaba a su altura, pese a que era dirigido por Byron Scott. El 30 de noviembre de 2014, la Mamba Negra se convirtió en el primer jugador en superar los 30.000 puntos y las 6.000 asistencias; además en el mismo partido, fue el jugador más longevo en promediar un triple-doble con 30 o más puntos. Además, el 14 de diciembre superó a Michael Jordan y se situó en la tercera colocación en máximos anotadores de tiros libres, donde finalizó con 8.378; también el 15 de enero de 2015, ante Cleveland registró 17 asistencias, siendo su máxima.

Finalmente, la última función de Kobe fue el 13 de abril de 2016, ante Utah Jazz, en donde anotó 60 puntos, siendo la mayor cantidad de puntos anotada por un jugador en esa temporada. KB finalizó su carrera con 33.643 puntos, solo detrás de Karl Malone (36.928) y de Kareem Abdul-Jabbar (38.387).