Los Clippers siguen un paso por delante

El equipo de Doc Rivers venció 109-108 a Portland Trail Blazers en el juego que cerró la actividad de pretemporada de este jueves. El combinado de Los Ángeles se mostró muy superior con sus titulares aunque tuvo un último cuarto para el olvido. Blake Griffin fue la gran figura del encuentro.

Los Clippers siguen un paso por delante
Foto: NBA

Cerca del cierre de su pretemporada, los Trial Blazers visitaron a los Clippers este jueves por la noche con la intención de demostrarse que estaban capacitados para dar ese salto faltante a ser una de las fuerzas dominantes de la liga. Lamentablemente para Terry Stots, sus dirigidos mostraron que todavía les faltan ajustes de tuercas en ciertos aspectos para pelear palmo a palmo, más allá que los locales se impusieron por 109-108.

Si bien el resultado final indicó un marcador ajustado, mientras que los titulares del equipo de Doc Rivers estuvieron en cancha, Portland mostró estar un paso por detrás de su rival. Le costó por momentos encontrarse en ataque y sobre todo imponerse en una pintura que fue dominada por Blake Griffin, goleador de la noche con 26 puntos.

El comienzo del partido mostró un juego de rachas. Fueron los Blazers los primeros en lograr un 8-2 de la mano de Al Farouq Aminu, quien se mostró efectivo en el tiro externo para sumar 7 puntos. Luego los dirigidos por Doc Rivers respondieron con el juego interno. Tanto Griffin en la anotación como Jordan en los rebotes hicieron los deberes para que los Clippers emparejen la historia. Sin embargo, los de Terry Stots reaccionaron con McCollum y Crabbe, quienes mostraron sus capacidades anotadoras para que los visitantes se impongan en el parcial 27-24.

El desarrollo del partido cambió durante el inicio del segundo parcial. Portland tuvo problemas para atacar, cometió varias pérdidas y erró sus primeros nueve lanzamientos ante una sólida defensa rival. Esto lo aprovechó el equipo de California, que encontró su juego ofensivo en el dúo Felton-Bass para una racha de 16-0 (40-27).

Cuando todo parecía desmoronarse para Portland, apareció Damian Lillard. El base le dio movimiento de pelota y anotó 7 puntos para que su equipo salga del pozo anímico. Pero Griffin siguió encendido (9 puntos en el cuarto) y la ventaja al descanso fue para Los Ángeles 58-44.

A la vuelta de los vestuarios ambos equipos mostraron un gran porcentaje de eficacia en ataque. El dueño de casa volvió a tener a Griffin encendido, quien hasta se animó a lanzar de lejos y acertó en 1 de sus 3 intentos. También fue importante el rol de Chris Paul, quien rotó bien la pelota para que los suplentes estén cómodos en cancha. Del otro lado, Lillard y McCollum estuvieron certeros en sus lanzamientos de media distancia, pero a Portland le faltó peso en el juego interno y por eso la ventaja se mantuvo en doble dígito (89-78).

Durante el último cuarto ambos equipos decidieron jugar con suplentes y sorpresivamente Portland remontó. Los jóvenes de la visita hicieron mejor las cosas, pelearon en los tableros y nunca se dieron por vencidos ante un equipo que tuvo varias fallas para anotar. Tras estar por detrás por 18, Portland igualó la historia y a 34 segundos del final se encontró con el juego empatado en 107.

Primero Crawford falló un tiro de media distancia, mientras que del otro lado Napier no conectó un pase con Vonleh. Así Crawford volvió a tener la chance desde la misma posición y esta vez no perdonó para que el local se imponga 109-108 (DeAndre Jordan cometió una falta técnica por invasión después del tiro cuando quedaban 0,2s).