Si no lo ayudan, imposible

Anthony Davis tuvo una actuación descomunal frente a Denver, pero Denver venció a Nueva Orleans por 107-102.

Si no lo ayudan, imposible
Foto: NBA

Un 20 de abril de 1986 Michael Jordan anotó 63 puntos para Chicago y Boston lo venció en tiempo suplementario en Playoffs. Si bien esto no fue exactamente lo que sucedió en Nueva Orleans este miércoles, y Anthony Davis tampoco es MJ, la actuación del ala-pívot merecía terminar en alegría, pero su equipo no lo complementó.

Los Pelicans anoche debutaron en su casa ante los Nuggets y tuvieron una actuación de ensueño de su ala-pívot. El interno de 23 años que llegó a la liga en 2012 la rompió: 50 puntos, 16 rebotes (doble-doble), 5 asistencias, 7 robos y 4 tapas durante 41 minutos en cancha. Pero sus compañeros no pudieron acompañarlo de la manera deseada y los dirigidos por Karl Malone, en su debut como entrenador, pudieron festejar 107-102.

      

La bestial performance de La Ceja fue histórica. Es el primer jugador en la NBA que al menos registra 45 puntos, 15 rebotes, 5 asistencias y 5 robos de pelota. Además se volvió quinto player que tiene un primer partido de temporada con al menos 50 puntos. Antes Jordan había anotado 54 en 1989 y 50 en 1986; Baylor acumuló 52 en 1959; Chamberlain sumó 56  en 1952 (y lidera esta tabla).

Dos fueron las grandes razones de la derrota Pelican. La primera de ellas fue la defensa: Denver no solo estuvo alrededor del 45% de campo, sino que también permitió demasiados puntos (25) desde la línea de tiros libres. Exceptuando la estrella, el equipo estuvo muy flaco en el marcaje y permitió que los rivales sumen en gran cantidad. De hecho, cinco jugadores de la visita finalizaron en doble dígito anotador: Jusuf Nurkic (23 puntos), Will Barton (22 unidades), Danilo Gallinari (15 tantos), Emmanuel Mudiay (11) y Wilson Chandler (12).

La otra gran razón de la caída fue la falta de esfuerzo en los rebotes: Davis se quedó con 16 de las 34 pelotas que el conjunto sumó en los tableros. Por el otro lado, Denver ganó 58 balones divididos (11 en carácter ofensivo) por lo que tuvo muchas más chances en ataque y limitó las rivales en defensa. En el rubro tuvo a Kenneth Faried como líder con 14, aunque además tuvo a otros cuatro jugadores en al menos 7. Este esfuerzo grupal (quizá no tan notorio en cuanto al show) apaciguó la luz de Davis.

Si a esto le sumamos que la Ceja acertó en 50% de sus chances de campo (metió y erró 17 lanzamientos), Nueva Orleans se quedó sin chances de festejar. Pasará por Alvin Gentry, entrenador del equipo, hacer muchísimo más hincapié en una mayor rotación de pelota y esfuerzo de equipo.