Triunfo a lo neoyorquino

El Madison Square Garden tuvo un show de los Knicks durante la victoria sobre los Grizzlies por 111-104. Kristaps Porzingis fue la figura del partido con 21 puntos y cinco rebotes.

Triunfo a lo neoyorquino
Los internos fueron vitales para que Nueva York se quede con el triunfo. Foto: NBA

Después de años de enojos y frustraciones, el Madison Square Garden volvió a tener una noche feliz en la NBA. Tras caer ante los Cavaliers en el debut, los renovados Knicks (ahora con Derrick Rose como base -entre otros refuerzos- y Jeff Hornacek como entrenador) hicieron su primera presentación como locales ante los Grizzlies. Y los dueños de casa se impusieron 111-104 para tener récord 1-1.

La alegría neoyorquina no pasó sólo por el triunfo, sino por la manera en la que se dio el mismo. Después de un primer cuarto muy sólido (32-19), el local se despachó con jugadas para todos los gustos: crossovers atractivos, volcadas y pases sin mirar. Brillando a la par de los dobles, el dueño de casa le provocó sonrisas a los hinchas.

Pero los Knicks también tuvieron momentos flojos. En defensa mostraron un gran debe al permitir un promedio de 28 puntos entre los últimos tres cuartos, ganando tan sólo el último parcial por 29-27. Con una rotación corta, el equipo de Hornacek sintió el desgaste y desperdició una ventaja de 18 puntos a partir de las buenas labores de los internos visitantes.

En esos momentos donde las luces no brillaban, fueron Joakim Noah y Kristaps Porzingis los que se pusieron el overol. El pívot ganó rebotes (10) fundamentales para evitar que Memphis tenga más chances de pasar al frente, mientras que en ataque sumó con sus pases (siete asistencias). Dos de sus seis puntos en la noche llegaron sobre el final del juego, cuando el combinado del oeste apostó por hacerle el hack (constante corte de juego con faltas para que vaya a tirar tiros libres por su flojo nivel en el rubro).

Con Noah lejos de la perfección en la línea, Porzingis demostró en su segundo juego de segundo año que está en la liga para ser una estrella. Tuvo un aporte vital anotador para cerrar la planilla con 21 puntos y cinco rebotes. Esto impulsó a Derrick Rose (13 unidades) y Carmelo Anthony (20 tantos) para liquidar el juego.