Se sacó un peso de encima

Nueva Orleans dejó atrás la mala racha y sumó su primer triunfo de la temporada frente a Milwaukee por 112-106. Anthony Davis sumó 32 puntos.

Se sacó un peso de encima
Foto: NBA

Después de un inicio sin victorias en sus primeras ocho presentaciones (el peor de los últimos 11 años para la franquicia), Nueva Orleans quedó urgido de conseguir esa alegría que le haga alejar esa presión. Por suerte para el equipo de Alvin Gentry, esa cuenta quedó saldada este jueves por la noche cuando, como visitante, venció por 112-106 a Milwaukee.

Sin tener su mejor performance de la temporada, pero con un gran desempeño, Anthony Davis fue la figura de la noche con 32 puntos, ocho rebotes, dos asistencias, dos robos y cuatro tapas. En tanto el base Tim Frazier lo complementó con un doble-doble: 15 unidades y 10 pases-gol.

Como ya se hizo tradicional para el local, el conjunto de Jason Kidd arrancó mejor de la mano del griego Giannis Antetokounmpo. El alero estuvo activo en la anotación en los tableros, pero tuvo tres pérdidas bien aprovechadas por la visita para sumar en transición. Allí fue cuando Jabari Parker lo ayudó a que juegue más tranquilo con una buena explosión en la pintura para que el primer período quede en manos de Milwaukee 27-26.

En el segundo parcial el dueño de casa perdió el control de la pelota, tuvo cinco pérdidas, y esto lo aprovechó la visita, que con un buen manejo, sacó ventaja. Frazier y Hill le dieron un buen movimiento a la ofensiva Pelican, que tuvo su gran fuerte en la explosión al aro. La visita forzó siete faltas que acabaron en doce tiros libres, todos ellos aprovechados para tomar una ventaja de 61-54 al descanso.

A la vuelta de los vestuarios, E’Twaun Moore tuvo un paso vital para la visita. En un momento de imprecisiones para los dirigidos por Gentry, el escolta clavó dos bombazos y tuvo un perfecto 5-5 de campo para sumar 14 unidades. Del otro lado Milwaukee también tuvo problemas para anotar pero la combinación Dellavedova-Parker acabó con 11 puntos del segundo para que la distancia se mantenga en siete (88-81).

Y cuando la primera alegría del elenco del oeste parecía peligrar, Davis salió al rescate. En un pésimo pasaje de Nueva Orleans moviendo la pelota, el interno explotó la pintura con 15 puntos -cinco de ellos desde la línea de tiros libres-, cuatro rebotes y una tapa vital para manter a su equipo al frente. Del otro lado Parker tomó 12 de los 37 tiros de Milwaukee en el parcial, pero anotó en tan sólo cuatro ocasiones. Esto, sumado a los errores de los compañeros, hizo inevitable el festejo Pelican.