Imparables desde lejos

Golden State padeció a Phoenix en la primera mitad, pero soltó su capacidad bombardera y venció 133-120 en casa. Curry, Thompson y Durant combinaron 89 puntos para el equipo de Steve Kerr.

Imparables desde lejos
Foto: NBA

El duelo de este domingo por la noche en el Oracle Arena entre Golden State y Phoenix fue muy similar al anterior. El equipo de Arizona tuvo una primera mitad en la que incomodó a su rival pero luego no pudo aguantar el ritmo. Así cayó nuevamente, en esta ocasión fue por 133-120.

Stephen Curry fue la gran figura de la noche con 30 puntos, seis rebotes, seis asistencias y dos robos. En tanto Kevin Durant sumó 29 unidades y nueve recobros en los tableros, mientras que Klay Thompson anotó 30 tantos. En tanto Eric Bledsoe fue el mejor de la visita con 20 puntos, mientras que Leandro Barbosa sumó 11 en una noche en la que fue ovacionado por su primer regreso al Oracle Arena después que Golden State se deshizo de sus servicios.

Como en su anterior compromiso, Phoenix arrancó el partido dominando en ambos lados de la cancha. La visita ejecutó una buena defensa para evitar que el bicampeón del oeste entre en ritmo anotador. En ataque, el conjunto de Arizona tuvo encendidos a Bledsoe y Warren, que tanto acertaron sus lanzamientos como manejaron los hilos de la ofensiva. Así fue muy superior a su rival, pero Stephen Curry apareció para evitar una gran diferencia (32-28).

La intensidad del combinado vestido de naranja se mantuvo en gran parte del segundo parcial. El entrenador Earl Watson rotó, pero la segunda unidad estuvo fuerte para mantener el ritmo en ataque.

Sin embargo, cuando el conjunto sintió el desgaste, no tuvo la velocidad ni el nivel defensivo para frenar a este elenco californiano que es matador de lejos. Curry y Durant fueron los baluartes de un Golden State que aprovechó el bajón rival para ir al descanso arriba 62-59.

El juego cambió dramaticalmente en el tercer cuarto. Phoenix no pudo recuperar fuerzas para ejercer la buena defensa de gran parte de la primera mitad y por esto el local anotó siete triples. Curry y Thompson combinaron 20 puntos en el parcial, mientras que Draymond Green elevó el nivel del marcaje en la pintura. La visita se pudo mantener cerca de su contrincante porque tanto Booker (13) como Warren (10) le pudieron seguir el tren ofensivo al dueño de casa (99-92).

En el cierre Phoenix se logró poner al frente porque apuntó más a que sus suplentes aprovechen la frescura de que estuvieron menos tiempo en cancha para domar a un local fatigado. Sin embargo, Kerr ajustó la marca de su conjunto y Golden State permitió tan sólo seis puntos en los últimos cinco minutos. Dos bombazos de Thompson, la buena rotación de Livingston y Curry, y la eficacia en la línea de tiros libres de Green y Durant cerraron el juego 133-120.