No pueden domar al toro

En un partido muy trabado y de rachas, Chicago venció a Utah como visitante por 85-77. Robin López fue la figura de la noche con un doble-doble.

No pueden domar al toro
Foto: NBA

La actividad de este jueves por la noche en la NBA cerró con un partido que en la década de los noventa se volvió rivalidad: Utah-Chica. En la casa del Jazz, como en aquellas noches de antaño en las que Jordan dio sus últimos flashes como Bull, el equipo de Hoideberg sacó adelante un partido complicado para festejar como visitante 85-77.

La gran razón del triunfo fue Robin López. El pívot no solo tuvo un excelente partido por su estadística, que acabó en doble-doble (10 puntos y 12 rebotes), sino por su trabajo silencioso. En un equipo de muchísimo pick and roll, el interno constantemente se movió y desgastó para generar espacios para su equipo. Su solidaridad con el resto del plantel fue fantástica y por él llegaron los mejores momentos de Chicago en el juego.

El visitante tuvo su peor momento en la noche durante el segundo cuarto. Después de unos primeros cuatro minutos en los que anotó 13 puntos, Utah le impuso una gran defensa a Chicago que lo mantuvo sin anotar durante casi el resto del cuarto. El local tuvo la chance de aprovechar esto para tomar ventaja, pero su rival respondió con un gran marcaje que también limitó sus chances de anotar. Un triple de Jimmy Butler contra la chicharra acercó a Chicago a dos puntos (41-39).

Ese bombazo del ayuda-base impulsó a Chicago a tener un tercer cuarto en el cual dominó las acciones con un constante corte a la pintura. El mismo jugador y Wade fueron los encargados de atacar el aro, mientras que el buen nivel defensivo se mantuvo del otro lado de la cancha para tener una ventaja de 64-56.

Una racha de 13-4 en los primeros tres minutos del último cuarto le permitieron a Chicago tomar una distancia máxima de 17. Sin embargo, en el momento de despegue el equipo volvió a caer en un pozo ofensivo, lo que le permitió al dúo Johnson-Lyles montar una racha de 17-5 (80-75) que acercó a Utah con dos minutos por jugar.

En el cierre, el Jazz se precipitó con sus tiros. Tomó lanzamientos desde lejos incómodos que acabaron en fallos aprovechados por el rival. Wade y Butler combinaron cinco puntos para el triunfo de Chicago por 85-77.