Cuarto al hilo en casa

Philadelphia 76ers derrotó 101-94 a Miami Heat, en el Wells Fargo Center, y sumó su cuarto triunfo (segundo consecutivo) en la temporada y todos como local; de hecho, los últimos cuatro juegos en Pensilvania, tuvieron a los Sixers como vencedores. Con un Joel Embiid intratable (22 puntos, cinco rebotes y tres tapas, en 23 minutos), la franquicia confía en el proceso.

Cuarto al hilo en casa
Whiteside vs Embiid, duelo de gigantes. / Foto: AS.
Philadelphia 76ers
101 94
Miami Heat

"Trust the process", o confía en el proceso, era la frase que se instaló en el último tiempo en Philadelphia, debido a los pobres resultados obtenidos por los 76ers en las últimas temporadas, pero que le permitieron armar un equipo joven y competitivo. Con Joel Embiid a la cabeza, "The Process" como le dicen en Pensilvania, los Sixers ganaron su segundo partido consecutivo luego de dos temporadas.

Luego de vencer a los Suns el sábado (120-105), los Sixers disfrutaron de su segunda victoria consecutiva, y de su cuarta al hilo como local, al vencer 101-94 a Miami Heat. Con Embiid como figura (nuevamente) y yéndose del Wells Fargo Center al grito de "¡MVP, MVP, MVP!"; el pívot aportó 22 puntos (7/13 de campo y 7/9 en libres), cinco rebotes y tres tapas, en 23 minutos.

Otro que tuvo una buena noche fue Sergio Rodríguez; el español añadió nueve puntos (4/4 de campo) y cinco asistencias en 20 minutos. El escolta Gerald Henderson sumó 19 unidades (6/8 intentos y 4/4 en libres), tres rebotes y dos asistencias. Jahlil Okafor, ingresando desde el banco, finalizó con 15 puntos (7/13) y tres rebotes; además, Ersan Ilyasova logró un doble-doble de 10 puntos (4/7) y 11 rebotes.

Por el lado de Miami, se le cortó la racha de dos victorias consecutivas luego de enlazar seis derrotas seguidas; volvió a tener un rendimiento bajo y pagó caro la poca efectividad: 38.6% de campo, 22.6% en triples y 67.9% en libres. El mejor del equipo, como es una costumbre, fue Hassan Whiteside, que se fajó en la pintura con Embiid y luego con Okafor, con un doble-doble de 32 puntos (13/19 de campo), lo máximo de su carrera, y 13 rebotes (siete ofensivos).

Seguido al pívot del Heat, que en los momentos importantes parece estar sólo, Dion Waiters fue quién lo siguió con 19 unidades (6/15), tres rebotes y cinco asistencias; luego estuvo Goran Dragic que se quedó con 10 tantos (4/13), cuatro rebotes, siete asistencias y tres robos. Después, ningún otro jugador pudo alcanzar el doble dígito en puntos; sin embargo, James Johnson fue el mejor ingresando desde el banco con nueve unidades (3/7) y tres rebotes.

Resumen de Philadelphia 76ers 101 - Miami Heat 94