Los Pistons cortaron la racha y Miami se hunde

Luego de cuatro derrotas consecutivas, Detroit volvió a ganar: fue 107-84 al Heat, que sumó su segunda derrota al hilo, y la octava en sus últimos diez juegos. Andre Drummond (18+15) fue la gran figura de la noche, ganándole el duelo de gigantes a Hassan Whiteside (6+8); mientras que Kentavious Caldwell-Pope fue el máximo anotador con 22 puntos.

Los Pistons cortaron la racha y Miami se hunde
Caldwell-Pope, el líder anotador de los Pistons.  / Foto: Detroit Free Press.
Detroit Pistons
107 84
Miami Heat

Luego de seis derrotas consecutivas, las victorias ante los Bucks y los Wizards parecían mostrar un equipo distinto; sin embargo, Miami volvió a enfilar dos derrotas, ante los 76ers, el lunes, y ahora ante Detroit. Encima, ahora se le vienen dos partidos ante Memphis (viernes y sábado), que viene muy bien (10-5).

Detroit Pistons (7-9), por su parte, cortó una racha adversa de cuatro partidos sin triunfos, al ganarle a Miami Heat (4-10) por 107-84, en The Palace of Auburn Hills, de Michigan, y se ubicó en la novena posición de la Conferencia Este, mientras que Miami comparte con los Nets la 14° ubicación.

Sin duda, el duelo que todos esperábamos era el de Drummond-Whiteside en la pintura y abajo del tablero. Sin embargo, el duelo no existió, debido a que el pívot de Detroit tuvo una noche espectacular ,y el de Miami, una para el olvido.

Con un doble-doble de 18 puntos (9/12 de campo) y 15 rebotes, además de cuatro robos, cuatro tapas y un +34 en el balance, Drummond lideró a su equipo a su séptima victoria de la temporada; Whiteside, por su parte, finalizó con seis puntos (3/8 intentos), y su primer tiro al aro fue promediando el segundo cuarto, y ocho rebotes, además de un -32 en el balance.

El partido, que finalizó con una diferencia de 23 puntos, se resolvió muy rápido y Miami nunca pudo reaccionar; con parciales de 28-16, 28-26, 30-22 y 21-20, todos a favor de Detroit, el juego tenía una ventaja de 14 en el descanso y de 22 al finalizar el tercer cuarto, terminando con la esperanzas del Heat, que sigue sin poder encontrar el juego y, aún menos, las victorias.

En los Pistons, el escolta Kentavious Caldwell-Pope fue el máximo anotador, con 22 unidades (7/13 de campo y 6/6 en libres), cinco rebotes y dos asistencias; Tobias Haris terminó el encuentro con 17 puntos (6/14), seis rebotes y tres asistencias. Además, Beno Udrih aportó 12 puntos, tres rebotes y cinco asistencias, y Jon Leuer 11 unidades y cuatro rebotes, ambos ingresando desde el banco.

Por parte del Heat, solo uno de los cinco titulares superó el doble dígito en alguna estadística: solamente Dion Waiters, con 11 puntos, pero con un 3/10 de campo; luego, los máximos anotadores de la franquicia en el juego vinieron desde el banco. Tyler Johnson, con 17 puntos (5/13 intentos y 7/9 en libres), dos rebotes y siete asistencias, y James Johnson, con 15 unidades (3/6 de campo y 7/8 en libres), cuatro rebotes y dos asistencias, fueron los mejores de Miami.

Aparte de esta victoria, para los Pistons hay una noticia muy buena para sus fanáticos, debido a que volverán a jugar en la ciudad de Detroit, luego de 29 años. La franquicia lo ha oficializado por todo lo alto su traslado al Little Caesar Arena a partir de 2017.

El resumen de Detroit Pistons 107 - Miami Heat 84