Una tapa Manumental

Emanuel Ginóbili con un bloqueo en la última jugada le dio la victoria a San Antonio Spurs 110 a 107 sobre Houston Rockets.

Una tapa Manumental
Manu felicitado por Mills luego de la jugada que determinó la victoria de los Spurs. Foto: NBA

Anoche en el AT&T Center, se vivió un clima de Playoffs, donde San Antonio Spurs y Houston Rockets llegaban igualados en dos y sabían que este punto valía mucho por el hecho de quedar match point. 

El partido, de ritmo intenso y cambiante, determinó el festejo de los locales en el quinto clásico tras la victoria 110 a 107 gracias al argentino de 39 años, Emanuel Ginóbili, que le tapó el tiro a James Harden y desató la grada texana presente en el estadio.

Manu fue vital en todo el juego, ya que en varias oportunidades actuó de base, además de ser uno de los auxiliares de la segunda línea de los comandados por Gregg Popovich. El escolta acabó con 12 puntos, 7 rebotes, 5 asistencias y 1 tapa en 32 minutos. Acompañaron al bahiense Kawhi Leonard (quien se retiró con molestia en su tobillo izquierdo y no disputó los minutos finales del cuarto final y la prórroga), hacedor de 22 puntos y 15 rebotes, el australiano Patrick Mills con 20 unidades (5-12 T3), LaMarcus Aldridge con 18 tantos y 14 recobros. También fue destacable la labor de Danny Green  y Jonathan Simmons con 16 y 12 puntos, respectivamente. Ambos escoltas fueron primordiales en la prórroga.

Del lado de Houston, James Harden culminó con un triple doble al totalizar con 33 puntos, 10 tableros y 10 pases gol. Lo secundaron Patrick Beverley con 20 unidades y Ryan Anderson con 19 tantos viniendo desde la banca.

El juego fue parejo desde el primer cuarto pero prevaleció el número dos del Oeste, que ganó 32 a 29. Patty Mills y Simmons lideraron la ofensiva de los Spurs mientras que James Harden con 15 puntos lo hizo para los Rockets.

El segundo lapso la historia se revirtió y el dominador pasó a ser el conjunto dirigido por Mike D'Antoni, que tuvo en el Barba, Anderson y un par más el aporte necesario para irse al descanso arriba 60 a 58. En San Antonio, sólo Leonard y algunos pasajes de Aldridge fueron lo que aportaron al equipo.

El tercer chico Houston siguió liderando durante gran parte parcial con un buen uso de triples hasta que Ginóbili viniendo desde el banco colaboró para la remontada y dejar a los Spurs arriba por la mínima (86-85).

Ya la última parte del tiempo regular, San Antonio entró en una meseta donde no anotó por durante gran parte del cuarto pero que Houston no supo aprovechar porque erraba tiros sencillos. El desenlace fue grandioso, donde Manu con una bandeja sobre la humanidad de Clint Capela, quien había repartido varias tapas, y sentenció el 101 iguales que los llevó a tiempo extra. Cabe destacar que los locales tuvieron la chance de ganar el tiempo en la última jugada pero una confusión entre el español Pau Gasol y el australiano Mills derivó en el consumo del tiempo.

El tiempo suplementario fue malo en general. Ambas franquicias no metían los tiros fáciles y encima los Spurs ya no contaban con Leonard. Cuando parecía que con las dagas desde los tiros externos sentenciaban la historia para la visita, Green y Simmons reavivaron al equipo y lo pusieron arriba 110 a 107 con una posesión por culminar. Dicha posesión quedó en manos de Harden, quien se topó con una pegajosa marca de Manu, que le tapó el tiro y le dio el triunfo a los Spurs, triunfo que signifia volver a liderar, esta vez 3 a 2, y buscar el pase a las finales de Conferencia este jueves a partir de las 21 en el Toyota Center.


Share on Facebook