Manu y los Spurs y un arranque deseado

San Antonio Spurs venció 107 a 99 en el AT&T Center a Minnesota Timberwolves con una gran producción en equipo. Buen aporte de Manu.

Manu y los Spurs y un arranque deseado
Aldridge fue figura en el primer juego de San Antonio. Foto: Twitter oficial de San Antonio Spurs

La NBA para este miércoles tenía una gran cantidad de partidos, pero sin dudas el que más llamaba la atención era el de San Antonio Spurs y de Minnesota Timberwolves. Por un lado, el equipo texano, bajo la tutela de Gregg Popovich, se presentaba por decimosexta campaña consecutiva con el argentino Emanuel Ginóbili y con las bajas de Kawhi Leonard y el francés Tony Parker. Del otro lado, la escuadra de Tim Thibodeau había mucha expectativa por la aparición de Jeff Teague (ex Pacers y Hawks) y Jimmy Butler (ex Bulls), sumado al dominicano Karl Anthony Towns y Andrew Wiggins.

La victoria finalmente cayó en el bando local, que se llevó el juego 107 a 99 gracias al gran aporte de todo el equipo. Los máximos artilleros de los Spurs fueron LaMarcus Aldridge, con 25 puntos y 10 rebotes, Danny Green con 17 tantos, Dejounte Murray con 16 más y Rudy Gay con 14 unidades.

Manu acabó con nueve puntos, tres rebotes, cuatro asistencias, 1 robo y 1 tapa en 21 minutos en cancha. 

Del lado perdedor, los T-Wolves tuvieron un buen desempeño por parte de Andrew Wiggins con 26 tantos, seguido por Karl Anthony Towns, con 18 unidades y 12 recobros, Jimmy Butler con 12 puntos y Jeff Teague con 11 más.

En el primer cuarto, los Spurs lograron una rápida ventaja gracias a un parcial 32-25. Con una formación no del todo titular, fueron guiados por los veteranos LaMarcus Aldridge, Pau Gasol y Manu Ginóbili. El factor más importante fueron los triples, por lo cual San Antonio obtuvo cinco. Del lado de Minnesota, el canadiense Wiggins y el refuerzo Butler llevaron a cabo la ofensiva.

En el segundo lapso los visitantes consiguieron un parcial 8-0 para dar vuelta el tanteador, sin embargo, el buen desempeño del joven armador Dejounte Murray y de Aldridge, más unos aportes en la pintura del español Gasol, consiguieron mantener la ventaja (53-49), pese a un buen cierre de los Timberwolves gracias a Wiggins y Taj Gibson.

En la tercera parte del juego, Murray, Aldridge y Kyle Anderson estuvieron finos en los primeros minutos del lado ofensivo para contrarrestar los embates de Butler y Towns, aunque nuevamente la banca, entre Joffrey Lauvergne y Rudy Gay -dos nuevos refuerzos-, más Danny Green estiraron la distancia y al cabo de 36 minutos, los texanos se imponían 87 a 77.

El último período empezó mejor para la visita, que mediante Nemanja Bjelica, Shabazz Muhammad y Jamal Crawford consiguió achicar a dos la brecha (87-85). Ahí apareció Anderson para tratar de apagar el fuego, aunque los Lobos lograron tomar la ventaja con un doble de Butler minutos más tarde. Parecía que se venía la noche a los Spurs. Pero el sophomore Murray, jugando como si tuviera 20 campañas bajo la espalda, condujo al equipo, donde con un doble suyo y otro de Gay devolvieron la ventaja a los de Popovich (95-92). Pasaron los minutos y con Manu en cancha, los Spurs lograron mantener la ventaja para cerrar el 107 a 99 final.

San Antonio volverá a pisar la cancha el sábado, cuando visite en Chicago a los Bulls, en el horario de las 21. Minnesota, en cambio, tratará de olvidarse rápido de la caída cuando reciba en su cancha a Utah Jazz, a partir de las 21 horas.