Con Irving y Horford en llamas, es más fácil

El base y el pívot se lucieron en la victoria 96 a 89 de Boston Celtics frente a Milwaukee Bucks. Ahora el equipo de Brad Stevens cuenta con un récord positivo.

Con Irving y Horford en llamas, es más fácil
Postal de Irving conduciendo la ofensiva verde. Foto: NBA

Boston Celtics tuvo un partido sin muchas complicaciones ante Milwaukee Bucks, que ante sorpresa de todo el público, lució apagado. El conjunto visitante se aprovechó de ello y se alzó con la victoria 96 a 89.

La victoria no habría llegado si el dominicano Al Horford (27 puntos y 9 rebotes) y Kyrie Irving (24 unidades y 7 asistencias) no hubieran estado encendidos en gran parte del juego. Kyrie con su habilidad con el dribble, perforó todo el tiempo la frágil defensa de los Bucks, mientras que Horford tuvo una fuerte presencia en la zona pintada.

Del otro lado de la cancha, los Bucks tuvieron una dependencia total de lo que producía Giannis Antetokounmpo, quien finalizó con 28 puntos, 10 rebotes, 7 asistencias, 3 robos y 1 tapa. Khris Middleton y Malcolm Brogdon, con 15 cada uno, completaron el podio de goleadores.

Durante el primer lapso, Irving junto con el resto del equipo, tuvieron más determinación que el adversario y sellaron una diferencia inicial de cinco puntos (28-23). Para el segundo parcial, los anfitriones comenzaron a generar situaciones de riesgos en el campo de los Celtics y, con Brogdon y Giannis revirtieron el tanteador, que reflejaba un 44-43 a favor de los locales.

El tercer chico los Celtics recuperaron la memoria con un ajustado parcial 29-25, con lo cual sacaron tres de distancia (72-69). Mucho tuvo que ver el dominicano Horford, quien en este tramo anotó 13 puntos, y Jaylen Brown, que añadió dos triples claves. Llegada la instancia final, Terry Rozier y Marcus Smart anotaron canastas vitales, y más tarde los mencionados Irving y Horford terminaron de maquillar el 96 a 89 final.

Ahora los Celtics jugarán mañana a las 21 horas frente a Miami Heat. Los Bucks, por otra parte, intentarán olvidarse pronto de este mal paso cuando visiten el domingo a Atlanta Hawks en el horario de las 16:30.