Houston sufrió un traspié a manos de Memphis

En la noche del sábado, Memphis Grizzlies consiguió dar la nota al vencer en su cancha 103 a 89 a Houston Rockets. El alero Chandler Parsons fue el goleador con 24  puntos.

Houston sufrió un traspié a manos de Memphis
Parsons amargó a su ex equipo con una brillante performance desde el banco. Foto: NBA

En el estadio FedEx Forum de Tennesee, Memphis Grizzlies jugó a un nivel superlativo y derrotó sin muchas complicaciones a Houston Rockets 103 a 89, con la intervención en el goleo de parte de todo el equipo.

El equipo de David Fizdale nos tiene acostumbrados a tener como destacados a Marc Gasol y Mike Conley entre los más anotadores, pero en esta oportunidad, ni el pívot ni el base llegaron a la decena de puntos. Los valores más importantes en la victoria fueron Chandler Parsons, ex Rockets, quien culminó con 24 puntos (6-8 en 3P), Mario Chalmers, con 15 tantos, y Tyreke Evans con 14 unidades y siete rebotes. Estos tres jugadores comparten una estadística poco frecuente en la NBA: todos salieron desde la banquilla.

Del lado de Houston, Ryan Anderson continúa dulce con el aro, donde anoche encestó 22 puntos (7-11 en 3P). Además, James Harden colaboró con otros 20 tantos y ocho asistencias, y Clint Capela sumó un nuevo doble-doble a su carrera personal, al finalizar con 12 unidades y misma cantidad de tableros.

En cuanto al juego, la visita arrancó mucho mejor pero luego se fue quedando sin nafta en el tanque, con lo cual sólo sacó un doble de ventaja (32-30) en el cuarto inicial. Para el segundo período, los anfitriones se pusieron duros en defensa y certeros en el aro ofensivo, y a partir de allí construyeron la victoria. Para el descanso largo, Memphis ya ganaba 54 a 49.

El tercer lapso nuevamente dominó el elenco de Fizdale, que dañaba con suma facilidad en cada posesión  a su oponente. La escuadra de Mike D'Antoni, por otra parte, no conseguía encontrar muchas respuestas. 

Para el segmento final, los Grizzlies siguieron con su estilo de juego aguerrido y defensivo, y al sonar la chicharra, se encontraron con una contundente victoria por 103 a 89 ante Houston, que extraña a Chris Paul y este sábado necesitó mucho al lesionado Eric Gordon.

El siguiente juego de Memphis será el lunes 30 ante Charlotte Hornets, mientras que Houston intentará sanar esta caída prontamente cuando mañana enfrente a Philadelphia 76ers.