Noche de Fusión

Regatas en su calidad de visitante, fue un rival duro para Quimsa, y se terminó llevando el triunfo, por 82-79, en la noche de lunes.

Noche de Fusión
Foto: web.

Los correntinos sabían lo que les esperaba, por lo que su opción primera fue no dejar margen de error y hacerse de las buenas acciones de Battle y Elsener, siendo aún Regatas novato en el parqué. Pero el Fantasma se despertó y se hizo presente. Las marcas personales fueron puntapié para lograr un equilibrio en el esquema de juego, el cual se dio.

Sims y Martina tuvieron una lucha cabeza a cabeza por el protagonismo de este segmento con Gallizzi, Romano y Spurlok, que elevaron el nivel de los suyos. Los de Piccato se llevaron el primer cuarto por la mínima diferencia: 24-23.

El segundo capítulo se ajustó al partido mismo y fue mucho más preciso y eficaz. Romano siguió dando de qué hablar mientras daba letra de liderazgo González; en cambio, Sims bajó el rendimiento y fue notorio. Poco a poco, la Fusión empezaba a dilatar la distancia tras los buenos pasajes de Romano y los aciertos de Sadhi. A ello, se sumaron Battle y Gallizzi, quienes opacaron a la visita y fueron netos anfitriones. La primera mitad (44-39) fue el reflejo de que ninguno de los equipos iba a dar el brazo a torcer, más con lo candente que está la LNB.

El tercer cuarto fue más de lo mismo. Superioridad de la cual se iba adueñando en diferentes momentos uno y otro equipo, sobre todo para los de Santander, que fueron dinámicos y trabajaron de manera colectiva. Tras la gran noche parcial de Battle, Quimsa encontró una brecha de catorce unidades para empezar a consolidarse en el marcador (55-41). Pero el veredicto aún no había sido cantado. Regatas poco se dejaba vapulear, y fue así que con un triple del referente Quinteros, más las buenas actuaciones de Barrios y Vidal, la visita se colocó 59-54. Pero se dejó estar y Quimsa se hizo suyo los siguientes instantes para entrar al siguiente período con doce unidades de diferencia, con Hopson a la cabeza.

La presión fantasmal siguió con su ritmo, pero poco pudo hacer. La certeza de los locales fue mayor y Regatas sólo reaccionaba al juego rival. Con el transcurso de los minutos, la reacción fue letal. Un parcial de 16-3 volteó el tanteador en 74-73, con el doble clave de Martina
 
El último pasaje fue la continuidad del primer segmento con el liderazgo de Romano y Battle, los principales motores del triunfo. A poco de que suene la chicharra final, González convirtió un tiro de tres, a pesar de que Quinteros friccionado por las faltas, le daba el anhelado respiro a Regatas, que nada logró hacer al finalizar el cotejo.