El turco sonrió en casa

Argentinos de Junín volvió al triunfo tras superar a Quilmes 73 a 63 en el Fortín de las Morochas. Ambos mantienen el mismo registro con tres derrotas y dos celebraciones.

El turco sonrió en casa
El turco asfixiando la salida del rival. (fotografía:LNB)
Argentinos de Junín
73 63
Quilmes

Otra nueva caída para Quilmes en condición de visitante. La tercera de lo que va de la Liga, tanto Peñarol, Weber Bahía y Argentinos le amargaron su salida de casa. A pesar de contar con el goleador de la noche, Enzo Ruiz con 21 puntos, los marplatenses no pudieron hacerle frente a la rígida defensa local.  

Por su parte, el turco quería reencontrarse con la victoria luego de caer en sus dos presentaciones en Capital Federal. San Lorenzo lo despojó en Caballito por 92 a 63 y Obras Sanitarias en el Templo del Rock lo  despachó por 77 a 71.

Resumen del partido

El juego comenzó con una sequía del local, a quien le costó tres minutos comenzar a sumar. El cervecero tampoco estaba cómodo, tan solo dos puntos de Iván Basualdo lo separaban. A partir de ese momento, la visita tuvo unas seguidillas de equivocaciones con cuatro pérdidas de balón. Ese fue el punto de arranque para Argentinos  que aprovechó con cinco puntos de Juan Cangelosi para tomar distancia de diez (16-6).

Quilmes seguía fallando y la brecha se estiraba a trece con un triple de Mateo Bolívar, figura con diecisiete unidades. 

El técnico Javier Bianchelli se vio obligado a sustituir a algunos jugadores para mandar a cancha a Enzo Ruiz. El escolta, fue la mejor cara de su equipo, con dos triples y una preciosa asistencia, tras  superar de caño a su defensa. Un parcial de 10-0 para irse por un triple abajo (19-16).

En el segundo, hubo dos claves en el local: Emiliano Basabe y Chaz Crawford. El primero llegó desde el banco y tomó una enorme participación en el juego. Fue el sostén en ataque, terminó 17 puntos, fue preciso en la marca y también a la hora de bajar los rebotes (nueve).

El extranjero, Chaz Crawford, estuvo a un doble de ser la doble figura. Sumó once rebotes, siete en ataque y cuatro en defensa. Le permitió a su equipo tener segundas oportunidades, además contribuyó con ocho unidades.

Lo peor del tricolor se vio en la tercera parte. No pudo redoblar la apuesta y sufrió en ambos lados de la cancha. El turco comenzó a alejarse en el tanteador y le encontró la vuelta al partido.

A partir de ese momento, (51-41) la visita no logró volver a comandar el marcador. Fueron casi quince minutos (un cuarto y medio) que Quilmes no halló un camino para modificar el rumbo.  

Argentinos fue mucho más en la última mitad y por eso logró su segundo triunfo por 73 a 63 en el Fortín de las Morochas.