Líder e invicto

Con Redivo y Fjellerup a la cabeza, Weber Bahía derrotó a Obras por 92-88, consiguió su tercer triunfo al hilo y es el único equipo de la Liga Nacional que se mantiene invicto.

Líder e invicto
Foto: BásquetPlus

Con el aporte clave de sus jóvenes figuras, Weber Bahía Basket volvió a obtener un triunfo en esta temporada. Esta vez la víctima fue Obras, quién sucumbió ante la presión de los bahienses y le provocó tener un segundo tiempo para el olvido.

Lucio Redivo, con 21 puntos, fue el goleador del partido, seguido por Máximo Fjellerup que aportó 19 en otro encuentro determinante para el joven de 18 años. En el Tachero, Matías Bortolin convirtió 17 unidades.

Con la dupla Herrmann-Horner, el local se las arregló para generar una serie de pérdidas en la defensa de Bahía y adueñarse de la mayoría de los rebotes ofensivos. Sin titubear, Weber de a poco fue mejorando gracias al excelente tiro de tres de Redivo, que encestó sus cuatro primeros intentos. Cuando los rebotes comenzaban a ser recogidos por los jugadores vestidos de blanco, el marcador también se vería inclinado para el lado de los de Sebastián Ginóbili. Al cabo del primer cuarto, Bahía ganada por 22-17-

Co los buenos pasajes de Pedro Barral, Obras volvía a filtrarse entre la última línea rival y dejar a Tomás Zanzottera para que redujera la distancia en el tablero electrónico. La reacción bahiense vino mediante Gastón Whelan y Juan Pablo Vualet, que le dieron un respiro a su equipo, que ganaba por cuatro (48-44) tras la finalización delos primeros 20 minutos.

En una reacción espontánea, los de Nicolás Casalánguida se encontraban ocho puntos arriba, gracias al aporte de Bortolin y las transiciones de Fernando Zurbriggen. La explosión del increíble Fjellerup se dio en el momento justo de la noche: cuando su equipo estaba desconcertado, el base de Tres Arroyos hizo enmudecer al Templo del Rock con 13 puntos seguidos y estar nuevamente arriba en el marcador, aunque sólo con tres de ventaja (69-66).

Estancado en el parqué, el Tachero se vio superado por el frenesí de Fjellerup y la reparación de Redivo, que hicieron que Weber Bahía pasara de perderlo por ocho a ganarlo por 13 (83-70).
Sin embargo, la tardía reacción se hizo presente a través de Zanzottera y Herrmann, que acortaron a cinco esa brecha que parecía irremontable. Con una sólida defensa, la visita se mantuvo firme y selló una nueva victoria para mantenerse en lo alto de la Conferencia Sur.

Ahora, Weber viajará a Río Gallegos para medirse con Hispano y Obras hará lo propio cuando viaje a Mar del Plata para verse las caras con Quilmes.