Boca Juniors al borde del nocaut

El xeneize tuvo otra noche fatídica y cayó ante Peñarol por 85 a 73 en el estadio Luis Conde. El alero, Franco Giorgetti fue la figura con 17 puntos y 9 rebotes.

Boca Juniors al borde del nocaut
Ronaldo Córdoba, técnico de Boca Juniors. (fotografía: nuestro básquet)
Boca Juniors
73 85
Peñarol

Boca no levanta cabeza en esta nueva temporada de Liga Nacional. Anoche sumó su cuarta caída en fila. Esto preocupa y mucho a su entrenador, Rolando Córdoba.  Según trascendió esta semana, la dirigencia xeneize no le permitirá modificar su plantilla hasta el mes de diciembre.

Su retador fue Peñarol de Mar del Plata, quien se llevó su segunda victoria en su gira como visitante. De sus tres encuentros, festejó en Rio Gallegos y en la “Bombonerita”, mientras que el pasado miércoles fue sorprendido por Ferrocarril Oeste en Caballito.

El conjunto de la ribera, se pasó toda la noche sobre las cuerdas. Recibió jabs, cross y un sin fin de uppercut. Desde el primer round, se vio superado por su rival. El alero, Franco Giorgetti se destacó con nueve puntos en ese periodo, con 4 de 3 en tiros de cancha. Sus goles vinieron por la vía de tres. Tras la campana, Peñarol se llevó las primeras tarjetas por 26 a 17.

El milrayitas nuevamente salió con todo desde la esquina, machacó al xeneize con un pasaje de 16-2 y los nueve de diferencia se transformaron en veinticuatro (42-19). Esa fue la máxima en el marcador. El escolta, Rob Reed sumó seis tantos, Nicolás Zurschmitten otros seis y la banca contribuyó con otros nueve. Hasta ahí, Peñarol 49 y Boca Juniors 32.

El último tramo del segundo cuarto, el local disminuyó siete puntos de diferencia y se esperaba que luego del descanso, el partido se equipare. No fue así. La visita no desacelero en todo el tercer cuarto y la ventaja siempre estuvo rondando las veinte unidades.

A Boca no le quedaba otra que tirar. La pelea se le escapaba y lo único que lo podía salvar era una mano, que nunca llegó. 

En realidad, el periodo final fue su mejor round. Tantos puñetazos al aire le posibilitó acertar unos cuantos golpes. Eso le dio la chance de que la puntuación sea un poco menos dolorosa. Las tarjetas fallaron 85 para Peñarol, 73 para Boca Juniors.

El xeneize se aleja de la lucha por un cinturón, pero esto recién está comenzando y el tres veces campeón sabe mantenerse en pie.