Todo tiene un final todo termina

Argentino de Junín se hizo fuerte en su casa y superó a Weber Bahía por 75-54, quitándole de esta manera el invicto de siete partidos.

Todo tiene un final todo termina
Foto: La Nueva

En su visita al Fortín de las Morochas, los de Sebastián Ginóbili (7-1) se enfrentaron a un Argentino (8-3) que, posiblemente, haya jugado el mejor partido en lo que va de la temporada. Los de Eduardo Japez aplastaron a un desconocido Bahía Basket que no contó con Máximo Fjellerup, una de sus figuras.

Con un arranque parejo, los de Junín de a poco se fueron adaptando al juego que planteaba la visita. Firme y con mucha convicción, tenían una leve ventaja por sobre su rival, tanto en el marcador como en la imprecisión en los tiros. A pocos segundos del cierre, aparecieron Gastón García y Juan Cangelosi con dos bombas para irse al frente por cinco (17-12) al cabo del primer cuarto.

Desconcertados, lo bahienses mostraban un nivel que no coincidía con el estupendo pasaje que vienen manteniendo tanto en la Liga Nacional como en la Liga Sudamericana, esto sumado a la gran marca de Emiliano Besabe, que se las arregló para neutralizar a Lucio Redivo. Con Mateo Bolivar y el foráneo Novar Gadson, Argentino estiró su ventaja al doble dígito y se fue al descanso ganando por 42-27.

Como si el panorama no pudiera ser peor, las constantes pérdidas derivaron en que Anthony Johnson llegara a su tercera falta personal y Sepo se viera obligado a sustituir a su pívot titular. El local, por su parte, aprovechó todo lo que Weber le servía en bandeja para alcanzar una máxima de 19.
Sin embargo, Chaz Crawford también llegó a su tercera personal y debió volver al banco, cosa que sirvió para que Johnson, Juan Pablo Vaulet y Gastón Whelan comenzara a reducir la ventaja a un solo dígito. Nuevamente apareció Bolivar con un triple para que Argentino cerrara el tercero arriba por 11 (61-50).

Los 10 finales fueron el quiebre del partido. Los de Japez arrancaron con dos tiros de tres, para ampliar la brecha a 17. A su vez, la buena defensa de los locales dio sus frutos y Weber apenas pudo convertir cuatro puntos en todo el cuarto.
Desconocidos, Bahía Basket perdió su primer encuentro en esta LNB y ahora ya no podrá igualar, o superar, el invicto de 13 partidos que ostentaba Ben Hur en el año 2005.

Ahora, Weber tendrá una dura parada, cuando visite a San Lorenzo en condición de visitante. Argentino se quedará en su casa para recibir a Peñarol.