Instituto alargó su vida basquetbolística

A pesar de haber establecido un claro dominio en el primer cuarto, la Gloria cordobesa venció 95 a 88 a Olímpico en un estadio colmado.

Córdoba vive el básquetbol con mucho fervor y entusiasmo. Esto se demostró con las populares y plateas colmadas por hinchas de Instituto y aquellos que simpatizan por este deporte que, con el correr del tiempo, va logrando adeptos. Mucho tiene que ver también la campaña que viene realizando el equipo de Ariel Rearte, pero este acompañamiento se profundizó desde el TNA y se fue ampliando como los brazos de un tentáculo en la actualidad. 

En los papeles previos y con un análisis minucioso que arrojaron los dos primeros partidos disputados en el estadio Vicente Rosales, se vaticinaba un encuentro parejo basado en la preeminencia de las ofensivas potentes que caracterizan a Instituto y a Olímpico

En el primer cuarto el conjunto cordobés dominó en base a un gran marcaje conjuntamente con las vigilancias constantes y el doblaje sobre Justin Williams. Esto se sumó a una buena marca sobre el goleador y la máxima influencia en el ataque bandeño: Federico Van Lacke. Desde la base, Maximiliano Stanic quiso organizar al equipo, pero terminó cayendo, momentáneamente, en el ritmo de juego impuesto por el equipo local. El exjugador de Obras Basket y con paso por el básquet italiano, si bien rompió con penetraciones en el cesto contrario no apostó al ataque fijo y apuró las ofensivas de Olímpico. Esto fue un aviso y un llamado de atención para Fernando Duro que mandó a Kyle Lamonte a poner orden desde la base. Allí, el americano contribuyó con puntos e hizo que Olímpico se acerque al marcador, mediante un muy buen uno contra uno y eso dejó liberado a Van Lacke para que pueda alimentar y abastecer a Justin Williams

Por el lado cordobés, Gastón Whelan administró los tiempos del equipo eficientemente, Rodney Green fue criterioso para buscar el ataque y los puntos fáciles, Darren Phillip estuvo encendido desde la zona de dos puntos y Clancy estuvo intratable en las zonas cercanas al cesto. Los dirigidos por Rearte fueron eficaces en el cerco reboteador, que permitió tomar los rebotes en ofensiva. Allí sacó provecho la Gloria Cordobesa.

Pablo Bertone fue fundamental en la trabajosa y ardua victoria. ¿La razón? El hábil alero fue capaz de encontrar los espacios vacíos para encestar puntos importantes sumada a una buena efectividad en libres, que es importante en los minutos finales del encuentro. A eso hay que sumar el sacrificio de Pablo Bruna desde la base y también hay que tener en cuenta la virtud de Olímpico que siempre estuvo a pique del marcador con buenos argumentos. 

Este lunes se jugará el tercer punto de la serie. El desafío para Instituto será mantener el ritmo tanto en defensa como ataque, aunque mucho tendrá que ver un rival del calibre de Olímpico, ya que los santiagueños demostraron sus virtudes en el estadio Vicente Rosales.

Liga Nacional de Básquet