La pelea que no fue

Se preveía que este fin de semana iba a ser un total espectáculo para los amantes del boxeo en la ciudad de los casinos, pero tendremos que esperar. Gennady Golovkin vs Canelo Alvarez, un nuevo capítulo.

La pelea que no fue
La segunda parte tendrá que esperar. Foto: Getty Images

La segunda contienda entre Gennady Golovkin y Canelo Alvarez por titulo mundial de la AMB, no se realizará este sabado 5 de mayo en la T- Mobile Arena de Las Vegas como se había pautado a principios de año, ya que dos exámenes antidopaje que arrojaron niveles bajos de clembuterol en el organismo del tapatio Saúl Álvarez lo condicionó a tener que retirarse y afrontar una suspencion de seis meses.

Tan solo nos llenó de ilusión, esa misma que teníamos todos por ver esta contienda tan esperada, tan anhelada; un clima, que no se sentía hace tiempo en la ciudad de la cuna del boxeo, desde la fallido combate entre Floyd Mayweather y Manny Pacquiao.

Este martes, todos los diarios y portales deportivos anunciarian el arranque de una semana frenetica con la llegada de Golovkin y Canelo al lobby del Esmeralda MGM Grand.  Acompañados con reportes de las lineas de apuestas, pronósticos de victorias y nocauts, ademas de personas buscando boletos para esta revancha

Habra miles de habitaciones libres en los hoteles de la ciudad, las salas de los casinos estaran vacias de celebridades hispanas como se preveía, Las Vegas estará callada, sin esa dosis de adrenalina que el boxeo le genera y le hace aún más bonita.

Pasando las formalidades, conferencias, entrenamientos públicos, etc. íbamos a llegar al día viernes, el día donde el clima se empieza a sentir cada vez más, en donde se haría el pesaje ante miles de fanáticos que iban a presenciar, para algunos, el mayor de los espectáculos en cada una de las peleas, y para otros, el primer round. Ahí se iban a ver las caras por ultima vez, aficionados que no pudieron conseguir entradas, por lo menos tal vez podian estar presentes en esa sala que Godolkin y Álvarez mostraban ante sus ojos la sed de victoria.

Llegando el día de la pelea, el camino eterno hacia el ring sería mágico junto al “Let s get ready to rumble!" de Michel Buffer que nos causaría mucha más emoción y adrenalina mientras esperamos el primer campanazo.

Y así sería, un fin de semana perfecto, a puro BOX pero habrá que esperar. Dos de los mejores pesos livianos del mundo tendrán que pautar una nueva fecha de revancha mientras que nosotros contamos esta historia como una anécdota. La pelea que no fue… pero que será.