A puro KO fue el cierre del año
Foto: Top Rank

El invicto campeón mundial welter de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), Terence Crawford, ha expuesto con laureles su corona de 147 libras por tercera vez, oprimiendo al lituano Egidijus Kavaliauskas en el noveno round, en una cartelera que la compañía Top Rank organizó este sábado 14 de diciembre por la noche en el Madison Square Garden de Nueva York.

Idóneo como uno de los mejores púgiles del mundo en libra por libra, Crawford no poseyó nada fácil la tarea contra Kavaliauskas, quien en las primeras rondas era un oponente que se había animado en el puño a puño, oponiendo tenacidad, pero sobre todo al lanzar derechazos venenosos que pusieron a Crawford en apuros.

El primer y segundo asalto se entabló con Kavaliauskas, quien conectó una derecha a la cara de su rival, a lo que Crawford respondió. Para el tercero, las acciones se activaron cuando una derecha puso a Crawford en mal estado. El campeón se arrodilló, en lo que parecía ser una caída clara, pero el referí Ricky González testificó que había contado.

El cuarto, Crawford encabezó a intercambiar golpes en el cuerpo y la cabeza de su antagonista de turno, que siempre estaban a la defensiva. En el sexto round, Crawford envasó a Kavaliauskas de manera tan fenomenal en la cara, que todo fue cubierto por el jab para dejar en mal estado.

Todo cambió en un abrir y cerrar de puños

Foto: Top Rank
Foto: Top Rank

En el séptimo era poco más o menos una reproducción del antepuesto. El muy cómodo campeón Crawford fue haciendo una tremenda pelea al llevar siempre al lituano al centro del ring y frustrar todo lo que hacía.

En el octavo, Kavaliauskas corre el riesgo de comerciar con Crawford, pero paga caro cuando un gancho derecho se conecta a la cabeza y lo envía al lienzo en mal estado. En el noveno round, el campeón defensor dejó que su retador hiciera lo que quisiera en la primera mitad de la ronda, y luego contraatacó a placer sin respuesta. Crawford excluyó a su rival con un ala derecha que lo puso en muy mal estado, pero valientemente se restituye; para volver al lienzo gracias a otro disparo de derecha que obligó al árbitro González a los 44 segundos parar la lucha.

Con esta preeminencia, Crawford optimó su récord a 36-0, con 27 nocauts, extendiendo su serie de a siete seguidos. En contraste, Kavaliauskas vio su caída invicta, dejando 21-1-1, 17 nocauts.

Declaraciones post pelea

“Es un luchador fuerte y duradero, y pensé que le daría a la multitud una pelea buena y divertida. No me dolió en absoluto. Fui directo a él. Pasé por todo lo que él arrojó toda la noche. Y no estoy esquivando a nadie en el lado de PBC o en la plataforma de alto rango. Quiero pelear con los mejores”, testificó Crawford.

 

 

VAVEL Logo