Club Atlético Boca Juniors
Club Atlético Boca Juniors
Football Team
Soccer

Club Atlético Boca Juniors

1905 Buenos Aires


El Club Atlético Boca Juniors es una institución argentina que posee su sede en el barrio de La Boca, Buenos Aires. Fue fundado el 3 de abril de 1905 y desde el año 1913 participa ininterrumpidamente de la Primera División del fútbol argentino . En el año 2013 se cambió en el único equipo en disputa todas las temporadas en Primera División desde el profesionalismo del fútbol en el año 1931.

El Xeneize posee 34 campeones de Primera División, 11 títulos locales, algo que es récord en nuestro fútbol. A nivel internacional los números son brillantes, ya que goza de la cantidad de 22 títulos oficiales, siendo el club de América que más títulos tiene en su haber. De esas 22 consagraciones, las que más se destacan son las 6 Libertadores (1977, 1978, 2000, 2001, 2003, 2007) y las 3 Intercontinentales (1977 frente a Borussia Mönchengladbachn , 2000 ante el Real Madrid y 2003 contra el AC Milan ). Asimismo, es el club junto a Independiente que tiene más Copa Sudamericana con 2 y es la institución que más Recopa Sudamericanaconserva con 4. Contando todos los títulos obtenidos durante el amateurismo y profesionalismo, Boca es el club más ganador de la Argentina con 69 consagraciones.

Además del fútbol, ​​posee disciplinas importantes como voleibol, donde está una de las instituciones más importantes del país, baloncesto, también de lo más valioso de Argentina, de igual forma futsal, en el cual es el segundo equipo con más títulos (12), y por último fútbol femenino, disciplina en la que ostenta 24 campeonatos. Estos cuatro deportes son los más destacados, debido a que, además del fútbol, ​​se vieron de manera profesional.

El conjunto Azul y Oro hace de local en el Estadio Alberto J. Armando , más conocido popularmente a lo largo y ancho del mundo como La Bombonera . La casa del Xeneize tuvo su apertura el 25 de mayo de 1940 , y al día de hoy posee la capacidad de albergar 55,000 espectadores .

AMATEURISMO

 

El año 1905 fue extremadamente importante para el desarrollo del fútbol en el Xeneize . Boca jugó el primer partido de su historia el 21 de abril de 1905 , luciendo una casaca celeste. Enfrentó a Club Mariano Moreno , en la Dársena Sur, y los una vez fueron: Esteban Baglietto ; José Farenga , Santiago Sana , Vicente Oñate ; Guillermo Tyler , Luis De Harenne , Alfredo Scarpatti , Pedro Moltedo ; Amadeo Gelsi ; Alberto Talento y Juan Farenga. El equipo ganó 4 a 0, con dos goles de Juan Farenga , uno de su hermano José Farenga y uno de Sana . El equipo jugó un fútbol vistoso y fue rápidamente convocado para otros desafíos, que quedaron registrados en la historia gracias a la vocación de periodista del capitán del equipo Moltedo , que fue escrito en un cuaderno.

El segundo partido del Xeneize fue el 6 de mayo de 1905 . Perdió 3 a 1 ante California . En los siguientes partidos, superó 2 a 0 a Presidente Roca , 2 a 0 a San Telmo , 6 a 0 a Washington y 5 a 0 a Instituto Francia , para caer 0 a 2 en la esperada revancha con Mariano Moreno el 17 de agosto de 1905, en el campo de Colegio Nacional Sud .

En cuanto a la elección de la camiseta, los jugadores-dirigentes debieron pasar por diferentes obstáculos. En aquella época, no se le daba mucha importancia. Las casacas celestes en el primer encuentro, no habían convencido. Eran inexpresivas si se las comparaba con las de estilo inglés. Desde la dirigencia boquense, avisaron que podía ser cualquier color, menos el rojiblanco, ya que era utilizado por Alumni. Uno de los jugadores propuso el azul. Posteriormente, se vieron unas impecables camisetas a rayas verticales azules y blancas. Boca Juniors ya tenía una identidad definida. Aun así, se dio a conocer el primer obstáculo en este preciado deseo: cuando fueron a disputar un desafío barrial con el equipo de Boedo, los adversarios tenían una camiseta idéntica. Entonces, había que solucionar el pleito en la cancha. El polémico partido se jugó, y Boca lo perdió, por lo que tuvieron que buscar otros tonos de color en la camiseta.

Juan Bricchetto, que trabajaba en el puente de La Boca, propuso eliminar la incertidumbre y planteó ir hacia el puente y mirar los colores de la bandera del primer barco que pase. El destino dijo que tenía que pasar un barco con la bandera de Suecia. Dicho y hecho, los colores azul y amarillo fueron los elegidos para encender la llama de la pasión.

Posteriormente, Boca tuvo la chance de integrarse en las competencias organizadas por las ligas independientes. La primera afiliación tuvo un condimento raro: se inscribió en la Villalobos, dio un fútbol de altísimo nivel, y ganó el certamen. Pero a la hora de la consagración, uno de los dirigentes de la Liga desapareció con el trofeo, y el reclamo fue en vano.

En 1906, el club se inscribió nuevamente en otra competencia: estaba en juego la Copa Reformista y Boca la consiguió al superar a Libertad Junior por un punto. Fue el segundo título de la Era Amateur, pero la primera Copa (teniendo en cuenta que uno de los dirigentes la había hurtado).

En simultáneo, los Xeneizes se anotaron en la Liga Albion (torneo que también obtuvieron), y en la Asociación Porteña. Los triunfos se acompañaban con fútbol vistoso, eficacia y contundencia.

Durante muchos años el club se desenvolvió con las muchas carencias características de un barrio obrero, sobre la base del esfuerzo voluntario de sus miembros. El acta más antigua que se conoce es del 20 de febrero de dicho año.

Esteban Baglietto fue uno de los fundadores de Boca, su primer presidente, y arquero del primer equipo.

El primer partido internacional fue el 8 de diciembre de 1907, cuando perdió 1-0 con Universal de Montevideo en Buenos Aires. La revancha se realizó el 4 de octubre 1908. Boca no solo se reivindicó, sino que consiguió su victoria fuera de la Argentina: se impuso por 2 a 1 y en las fibras intimas de los jugadores, hinchas y dirigentes ya había germinado una convicción: dar el gran salto y afiliarse a la Asociación Argentina de Football.

Una asamblea general unió a los socios Teodoro Farenga y Bartolomé Garibaldi para que hicieran la gestión correspondiente, pero ambos tuvieron que recurrir a Santiago Pedro Sana (el mismo que impulsó el agregado de Juniors al nombre) porque los dirigentes de la Asociación solo hablaban en inglés.

La solicitud fue aceptada para que el club actuara en el torneo de Segunda División y en las competencias menores. El primer partido cayó 1 a 0 ante Racing. De esa derrota se limpió en 1909, cuando lo superó por igual diferencia en la final de la Copa Benito Villanueva, disputada en el pabellón de Rosas.

En 1910, Boca y Racing volvieron a quedar cara a cara en la semifinal, pero con un plus: el ganador se aseguraba el pase automático, ya que en la final debería medirse con River Plate, que ya militaba en Primera.

El 8 de diciembre, en la cancha de Gimnasia y Esgrima, barrio de Palermo, una multitud se juntó para ver un choque que ya cobraba estatura de clásico, ante la Academia, en el que perdió por 2 a 1 finalizando con la ilusión Xeneize.

En 1911, Boca jugó en la Primera División Extra, y un año después lo hizo en Intermedia.

El 10 de febrero de 1913, en una asamblea de la Asociación Argentina de Football, se resolvió promover a nueve equipos al círculo superior, entre ellos se encontraban: Ferro Carril Oeste, Platense, Banfield, Estudiantil Porteño, Comercio, Olivos, Riachuelo, Ferro Carril Sud y Boca Juniors. Sumado a eso, están los equipos que decidieron permanecer en la Asociación, se produjo la primera ruptura del fútbol argentino producto del alumbramiento de la Federación, los cuales se encuentran: River, Belgrano, Racing, Estudiantes de Bs As y San Isidro.

Luego de un largo camino por los potreros de la ciudad, Boca fue admitido en la Asociación Argentina de Football y comenzó a escribir su historia.

El pasar de Boca por el Amateurismo fue una mixtura de gloria y pasión. Los fundadores se valieron de su prepotencia pasional para ocupar una manzana en la Dársena Sur, limitada por las calles Pedro de Mendoza, Colorado, Senguel (actualmente Benito Perez Galdos) y Gaboto. Allí jugaron durante dos temporadas, hasta que la afiliación a la Asociación obligó una mudanza inmediata porque el reducto de la Dársena no contaba con baños y vestuarios.

Entre 1908 y 1912, Boca jugó en tres canchas diferentes dentro de la isla Demarchi. Y en 1913 hizo de local en la cancha de Estudiantes de Buenos Aires, ubicada en Palermo, frente al Tiro Federal, tras una ausencia de asentamiento de parte de los dirigentes.

Paralelamente, un socio ofreció el alquiler de unos terrenos en Wilde a un precio muy ventajoso – 200 pesos mensuales por el termino de diez años -, pero ese desarraigo derivo en una sustancial perdida del caudal societario, que descendió de 1.500 a 300.

El primer enfrentamiento oficial entre Boca y River se concretó en el torneo de Primera División el 24 de agosto de 1913, en cancha de Racing, ganando River Plate 2 a 1. A lo largo de toda su historia, Boca encontraría en River Plate, fundado en 1901, a su rival clásico. Los dos equipos se formaron en La Boca, y ambos reconocían explícitamente su herencia genovesa. En el futuro cada enfrentamiento entre los dos principales equipos del fútbol argentino paralizaría al país, dividiendo sus simpatías entre ambos, hasta alcanzar la categoría de Superclásico del Fútbol Argentino.

Hasta el 25 de mayo de 1916, en un terreno de Ministro Brin y Senguel, en pleno barrio de La Boca, se inauguró el estadio que se pensaba como definitivo. Allí recaló también la sede social, una austera caseta de madera en la que se guardaban los palos de los arcos, las pelotas, las camisetas y la papelería administrativa. Hasta ese momento, la burocracia auriazul había mutado de esa casa, e incluso en los altos de varios almacenes y en la sede de la sociedad recreativa Los Farristas.

Ese rincón de la barriada parecía destinado para ser el campeonato propio hasta la eternidad, pero diferencias irreconciliables con el propietario de la parcela derivó en seguir sin cancha.

En 1923, se alquiló en Brandsen y Del Crucero para construir las tribunas de madera que precederían a las colosales gradas de cemento de La Bombonera.

Boca conquistó sus dos primeras estrellas en 1919 y 1920. Fueron dos equipos de utilería austera (camisetas diferentes entre sí, pelotas con costuras desmesuradas), pero desbordantes de fútbol. En ese entonces, tres jugadores se convirtieron en el símbolo de lo que luego sería la gran estirpe Xeneize, a saber: el arquero Americo Tesorieri, quien defendió el arco de la Selección Nacional, y se mantuvo invicto en dos Sudamericanos (1921 y 1924); y Pedro Calomino, reconocido como el inventor de “la bicicleta”. Se cambió el apellido (el verdadero era Fourmol) para honrar a la familia que lo crio de pequeño. Estaba acostumbrado a jugar descalzo y odiaba a los botines, motivo por el cual los dirigentes hicieron una gestión ante la Asociación para que, en su carácter de jugador “no educado”, pudiera valerse de “zapatos de lona”, tal como se denominaba a las alpargatas de campo.

La estrella de 1919, la conquistó a dos fechas del final, cuando el campeonato fue suspendido por una de las tantas discrepancias internas de la organización. Boca fue proclamado campeón porque le llevaba 9 puntos de ventajas a Estudiantes de La Plata. Al año siguiente, el logro fue más amplio todavía, ya que les saco 12 unidades a los escoltas, Banfield y Huracán.

Foto: Archivo de Boca Juniors
Foto: Archivo de Boca Juniors

En la década del 20’, catalogada como la Primer Época Dorada, Boca Juniors consiguió 5 títulos oficiales, y además la “Copa de Honor” por su exitosa gira por Europa. La mítica excursión Xeneize insertó al fútbol argentino en el primer nivel internacional.

Al año siguiente de ser campeón por primera vez, Boca se consagraría bicampeón del fútbol argentino ganando el título de 1920, en el cual se consagró con amplia ventaja sobre sus rivales: de 24 partidos jugados ganó 20 y solo perdió 1, aventajando por 12 puntos a su escolta. En este año consiguió su segundo título internacional del amateurismo al ganar la Copa de Honor Cousenier ante Universal de Uruguay.

Si bien los simpatizantes boquenses quedaron conformes con el tercer puesto logrado en el campeonato de 1922, todos anhelaban el retorno de la institución al primer puesto en la tabla de posiciones.

El título de 1923 se dirimió de una manera muy particular. Una vez más el torneo se suspendió en la fecha 29. Finalizó con la misma cantidad de puntos que Huracán; por ello debieron disputarse dos partidos de desempate. Ganó uno cada uno y fueron a un tercer encuentro que terminó igualado. Para el cuarto y decisivo encuentro Boca sufrió la baja de Domingo Tarasconi, goleador absoluto de Boca y del torneo con 40 tantos, que no podía participar del encuentro por haberse lesionado en el partido anterior. Al cabo de los noventa minutos el resultado fue 0-0, por lo que fue necesaria la realización de un tiempo suplementario de 30 minutos, dividido en dos períodos de 15 minutos. Fue entonces cuando Boca logró imponerse en el marcador por 2-0 con goles de Alfredo Garasini y consagrarse campeón.

En 1924, Boca volvió a conseguir un nuevo bicampeonato. El desempeño del equipo fue tal que, con un invicto de 18 triunfos y un empate, la Asociación Argentina de Football dio por concluido el campeonato varias fechas antes porque Boca se tornó inalcanzable en puntos. Además, su ídolo Domingo Tarasconi, volvió a terminar como goleador del torneo con 16 tantos.

En la Asociación Argentina surgió la idea de enviar un representativo nacional a Europa, luego de la gran sensación que habían causado los uruguayos en los Juegos Olímpicos de 1924. Al no lograr un acuerdo, los dirigentes de Boca ofrecen mandar a su plantel a dicho emprendimiento. De esta manera, la Asociación autoriza al club a postergar sus partidos por el campeonato, para emprender su gira europea, un año después, en 1925. Los buenos resultados obtenidos en Europa, le valieron a los Xeneizes el apodo de los “Malabaristas del fútbol”.


Primer partido de la Gira Europea, en el que Boca venció a Celta de Vigo por 3 a 1.

El 4 de febrero de 1925, un grupo de jugadores abordaron el buque Formosa para cruzar el Atlántico. Impulsados por el ideal del periodista deportivo Hugo Marini, quien soñaba con ver un equipo criollo midiendo fuerzas con un team europeo.

Las canchas de España, Alemania y Francia se asombraron con el nivel técnico y la entrega solidaria de Boca Juniors, un nombre que comenzó a sonar fuerte en el Viejo Continente, como sinónimo del mejor futbol que podía jugarse. Con un balance numérico espectacular (quince triunfos, un empate y tres derrotas) e individualidades superlativas, colocó al club en los primeros planos de los periódicos.

El 12 de julio, cuando el buque Marsella llego al puerto de Buenos Aires luego de 30 días de viaje, aguardaba una multitud rugiente, hubo fiesta durante varias jornadas, el empedrado del barrio parecía más lustroso que de costumbre, había aroma a gloria en las plazas y la Asociación Argentina de Football, en atención a la hazaña del primer equipo argentino en incursionar por Europa designó a Boca Juniors como Campeón de Honor de la temporada 1925, con derecho a sumarle otra estrella a su escudo. La popularidad crecía.

Boca se convirtió en el primer equipo argentino en competir en Europa, jugando en España (13 partidos), Alemania (5 partidos) y Francia (1 partido). Ganó 15 encuentros, perdió 3 y empató el restante, convirtiendo 40 goles a favor y recibiendo 16 en contra, obteniendo una efectividad del 78,95%. Los partidos más importantes de la gira fueron los dos triunfos contra el Atlético Madrid y el Real Madrid, este último ante la presencia del Rey de España Alfonso XII. Por este largo viaje, no disputó el torneo 1925 y este fue ganado por el clásico de la era amateur, Huracán.

Foto: Archivo Atlético Madrid.
Foto: Archivo Atlético Madrid.

 

En 1926 la institución volvió a cambiar de estadio, esta vez en las calles Brandsen, Del Crucero, Aristóbulo del Valle y las vías del Ferrocarril Sud. Este terreno sería el mismo donde se construiría el actual estadio Alberto J. Armando. En este certamen (el último, dividido en dos asociaciones), volvió a salir campeón invicto (15 triunfos y 2 empates), convirtiendo 70 goles y recibiendo sólo 4. Además, Roberto Cherro fue el goleador del campeonato con 22 tantos, con cuatro puntos de luz sobre Argentinos Juniors.

En este mismo año, se jugó la Copa Estímulo en reemplazo de la Copa Competencia. En la final, Boca derrotó a Sportivo Balcarce por 4-1, para quedarse con el torneo.

En los años 1927, 1928 y 1929, el club terminó las tres veces como subcampeón, realizando excelentes campañas, pero sin quedarse con el título. Uno los hechos más destacados fue la goleada conseguida ante River Plate por 6-0 en 1928. Siendo esta, la máxima goleada alcanzada por cualquiera de los dos equipos, en la historia del Superclásico del Fútbol Argentino.

En 1930, se transformó no solo en el último campeón de la era amateur, sino el ganador del torneo más extenso de la historia del futbol argentino, ya que lo jugaron 36 equipos. Boca cosechó 61 puntos, cinco más que Estudiantes de La Plata.

Se jugó el último torneo de la era Amateur. Boca Juniors, que cumplía 25 años de existencia, tuvo una serie de 16 éxitos consecutivos que lo llevaron a coronarse campeón en la penúltima fecha. El equipo convirtió 113 goles y ganó 29 de los 35 partidos. Roberto Cherro finalizó nuevamente como goleador del torneo, esta vez con 37 tantos. Con este campeonato, Boca logró su sexto título local y consiguió ser el tercer equipo con mayor cantidad de torneos ganados, detrás de Alumni y Racing Club, con 10 y 9 respectivamente.

 

Durante esta década, muchos jugadores se destacaron en el primer equipo:

  • Ludovico Bidoglio, un zaguero de técnica pulida, talentoso del tiempismo, que se quedó en el umbral del profesionalismo por una por una lesión en los meniscos, pero que dejó su sello personal durante años.
  • Segundo Medice, apodado Gomita por su facilidad para estirarse y llegar a cortar pelotas extremadamente difíciles. Un volante derecho con sangre, sudor y juego.
  • Ramon Muttis, más conocido como El Fuerte, un complemento apropiado para Bidoglio, ya que su fuerza y temperamento se balanceaba adecuadamente con la suficiencia técnica del gran Ludovico.
  • Esteban Kuko, risueñamente bautizado Hormiguita por su estructura física algo endeble. Un flaquito infatigable, que aparecía por derecha o izquierda enarbolando una sutil inteligencia para descargar la pelota al pie y al vacío.
  • Domingo Tarascone, Mingo para todos, un delantero letal, que desequilibraba tanto por potencia como por destreza técnica.
  • Roberto Cherro, alias Cabecita de Oro, un volante ofensivo retacón, de aspecto poco atlético, pero tutor de una gran habilidad.

PROFESIONALISMO

El año 1931 fue el momento en el cual el fútbol en argentino se profesionalizó. Luego de varios años de amateurismo, Boca se convirtió en uno de los mejores clubes de esta era y comenzó la nueva etapa del profesionalismo de muy buena manera, debido a que se adjudicó el primer campeonato profesional de nuestro fútbol luego de haber disputado 34 cotejos, ganar 22, empatar 6 y perder 6.

Foto: Historia de Boca.
Foto: Historia de Boca.

Tiempo después, las buenas seguían, ya que en los torneos de 1934 y 1935 Boca fue el mejor, y de esta forma se adjudicó su primer bicampeonato. En el torneo del 34 se quedó con el título después de superar por solo un punto a Independiente, y en el campeonato posterior le sacó tres unidades, también al Rojo de Avellaneda. Sus máximas figuras en este torneo fueron el paraguayo Delfín Benítez Cáceres, quien convirtió 24 goles, y Francisco Varallo, quien se adjudicó 23 tantos.

En 1940 el Xeneize volvió a gritar campeón, justo el mismo año en el cual se inauguró La Bombonera. En el Campeonato de Primera de 1940 Boca nuevamente tuvo como rival directo a Independiente, pero esta vez la ventaja final fue de ocho unidades. La gran figura del torneo fue Delfín Benítez Cáceres, quien terminó como goleador del torneo junto a Isidro Lángara con 33 goles. El dato que falta es que el paraguayo ya no estaba en las filas del Xeneize, sino que para ese año estaba jugando con la camiseta de Racing Club.

Para llegar al segundo bicampeonato del conjunto de la Ribera tuvieron que pasar ocho años. En 1943 Boca gritó nuevamente campeón cuando en la última fecha superó a Ferro Carril Oeste por 2-0 con dos tantos de Jaime Sarlanga. El Xeneize se llevaba el trofeo con solo un punto de diferencia sobre el segundo, que era River.

  1. Foto: CABJ Oficial.
    Foto: CABJ Oficial.

 

Al año siguiente se repetiría la historia. Boca llegó a la última jornada con dos puntos de diferencia sobre su máximo perseguidor, River. Tenía que enfrentar a Racing, en el estadio de River, debido a un escándalo en un partido frente a Platense que finalizó con la clausura de La Bombonera; en dicho encuentro Boca se impuso ante la Academia por 3-0 y de esta forma consiguió el segundo bicampeonato en su historia.

Luego de esto, Boca siguió cosechando títulos. En 1944 ganó la Copa Dr. Carlos Ibarguen, trofeo que había conseguido en 1940. Al año siguiente se quedó con la Copa Fraternidad al superar a Nacional de Uruguay gracias al gol de visitante, debido a que el global finalizó 4-4. En 1946 nuevamente se iba a quedar con este trofeo, pero esta vez ante Peñarol en un aplastante global de 9-4. Ese mismo año el conjunto Boquense se adjudicó la Copa de Competencia Británica al imponerse a San Lorenzo por 3-1. El Xeneize había disputado anteriormente dos finales de este torneo, pero ambas las perdió.

Después de una época llena de éxitos, Boca pasó su primera crisis: 15 años y solo cosechó un título. Buenas y malas pasó el conjunto de Xeneize durante estos años, ya que en el año 1949 estuvo a muy poco de bajar a la segunda división, pero se terminó salvando en la última fecha. Al año siguiente obtendría un segundo lugar y vería a Racing obtener el primer tricampeonato en la historia del fútbol argentino en 1951.

La racha de nueve años sin títulos se cortó en 1954 durante la última fecha del Campeonato de Primera División; aquí Boca se impuso ante Tigre por 1-0. Durante ese torneo, José Borello fue una de las grandes figuras del campeón, siendo el máximo goleador de la liga junto a Ángel Berni y Norberto Conde.

Ya en la década del 60, Boca logró su primera alegría en 1962, cortando una racha negativa de ocho años sin festejos. En este torneo Boca le sacó dos unidades de ventaja a River y se consagró en la última fecha en su la victoria ante Estudiantes por 4-0. La particularidad de este campeonato fue que Boca y River se enfrentaron entre sí en la penúltima fecha, y el Xeneize logró imponerse al Millonario por 1-0. Dicho encuentro tuvo un final para el infarto: faltando minutos para el final River tuvo un penal a su favor, pero Antonio Roma se hizo gigante y se lo detuvo a Delém. En ese Boca jugaban figuras como Paulo Valentim (goleador del Xeneize en el torneo con 19 tantos), Silvio Marzolini, Antonio Ubaldo Rattín, Norberto Menéndez, entre otros.

Este título le dio la posibilidad a Boca de disputar un torneo que tiempo después le iba a dar las mayores de las alegrías a sus hinchas: la Copa Libertadores. Dicha copa terminó perdiéndola ante el Santos de Pelé por un global de 5-3.

En 1964 el Xeneize volvió a coronarse campeón. Esta vez lo hizo al empatar ante River 1-1. Al año siguiente volvería a coronarse campeón tras superar al Millonario en la tabla de posiciones por solo una unidad, hecho que se repitió varias veces durante la década del 60. Alfredo Rojas fue una de las grandes figuras de ese equipo, quien tuvo la oportunidad de marcar 17 goles y guiar a Boca a su tercer bicampeonato y su décimo Torneo Argentino de Primera División. Este año también marcó la partida de Paulo Valentim, quien dejó una gran huella goleadora en Superclásicos, debido a que le convirtió a River la cantidad de 19 goles en solo 10 encuentros.

Ya en los años 1967 y 1968, la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) modificó la organización de los torneos, debido a que se comenzó a jugar dos campeonatos por año: por un lado, estaba el Torneo Metropolitano, que se jugaba en la primera parte del año, y luego se disputaban el Torneo Nacional, en el segundo semestre.

Tragedia de la puerta 12

La Tragedia de la puerta 12 se dio el 23 de junio de 1968 en el Estadio de River Plate. En este encuentro entre Boca y River murieron aplastadas 71 personas. Todos los fallecidos eran hinchas del Xeneize.

La tragedia se dio durante el segundo tiempo entre River y Boca en la puerta 12. Las escaleras de este sector no se encontraban liberadas, y la presión de la gente al tratar de salir derivó en la muerte de 71 víctimas, los cuales en su mayoría eran menores de edad.

Este hecho nunca se esclareció y nunca fue recordado por ninguno de los dos clubes.

Durante el Torneo Metropolitano de 1969 Boca cayó eliminado ante River en semifinales, aun así, lo que más se destacó del torneo fue la gran defensa del Xeneize, ya que Roma logró un récord hasta ese momento: permaneció 782 minutos sin recibir un tanto. Además, el goleador de Boca en ese torneo fue el defensor Rubén Suñé, con seis tantos.

Ese mismo año, Boca llegó a conquistar el Torneo Nacional, de la mano de Alfredo Di Stéfano, quien asumió al equipo y le dio lo que le faltaba: poderío ofensivo. Una de sus decisiones más recordadas fue sacar del arco del conjunto Xeneize al ídolo indiscutido del club, Antonio Roma, y poner en su lugar a Rubén Sánchez, surgido en las inferiores de la institución. Fue titular indiscutido del club hasta el año 1975 y logró la cantidad de tres títulos en Boca. Es el cuarto arquero que más partidos jugó con la camiseta azul y oro con 321 participaciones.

Ese torneo tuvo un desenlace histórico para la institución, ya que Boca dio la vuelta en el Estadio Monumental luego de haber empatado durante los 90 minutos por 2-2. Norberto Madurga fue la gran figura de ese partido, puesto que convirtió los dos goles para el conjunto de Di Stéfano.

Durante el año 1969 se disputó la primera edición de la Copa Argentina, torneo el cual se adjudicó Boca Juniors imponiéndose a Atlético Tucumán, Sarmiento de Santiago del Estero, en cuartos de final ante Chacarita, en semis eliminó a Colón de Santa Fe y en el partido final se impuso a Atlanta en un global de 3-2. La ida fue a favor del Xeneize por 3-1 con goles de Ramón Héctor Ponce, Norberto Madurga e Ignacio Ramón Peña, mientras que la vuelta se la quedó Atlanta por la mínima con el tanto de Eduardo Collado.

Ya en la década del 70, Boca pasó por la primera gran década en su historia. En primer lugar, se hizo dueño del Torneo Nacional de 1970 luego de imponerse en la final ante Rosario Central por 2-1 en cancha de River Plate. Ángel Landucci abrió el marcador para el Canalla, pero a 10 del final el gran Ángel Clemente Rojas puso el empate para llevar el partido a alargue, donde el Xeneize se llevó el título luego del gol de Jorge Antonio Coch.

Ese mismo año, el Xeneize cayó eliminado en Copa Libertadores en manos de su clásico rival, River.

Al año siguiente Boca no logró conquistar ningún título. Lo único por lo que fue relevante ese año el conjunto Xeneize fue por la batalla campal en plena Copa Libertadores ante Sporting Cristal. Boca llegaba a este encuentro con la necesidad de conseguir los tres puntos, y a pocos minutos del final con el marcador igualado en dos, comenzó una pelea entre ambos equipos, lo cual llevó a que el árbitro del encuentro Alejandro Otero expulse a 19 jugadores, lo cual llevó a la suspensión del partido y a la posterior eliminación del Xeneize de la Copa Libertadores.

Pasaron varios años para que Boca vuelva a coronarse. En el año 1976 llegó al banco de suplentes del conjunto de la Ribera Juan Carlos El Toto Lorenzo. De la mano de Lorenzo llegaron figuras que iban a quedar en el recuerdo del hincha: Carlos Veglio, Hugo Gatti, Jorge Ribolzi, Ernesto Mastrángelo, Juan Alberto Taverna, la vuelta de Rubén Suñé, entre otros.

A pesar de tener grandes jugadores, Boca no encontraba su juego y terminó clasificando con lo justo a la fase final. A pesar de esto, en la siguiente etapa el equipo de El Toto comenzó a encontrar su rumbo y se consagró campeón del Torneo Metropolitano en la fecha 10 tras ganarle a Unión en El Monumental por 2-0 con gol de Jorge Benítez y Carlos Veglio. Este fue el único Metropolitano conquistado por Boca.

Ese mismo año, pero en el Toreno Nacional, el Xeneize clasificó primero en su zona tras ganarle el desempate por la primera posición a Quilmes. Luego de esto, dejó en el camino a Banfiel y Huracán para llegar a la gran final el 22 de diciembre frente a River Plate. Este año Boca logró el primer bicampeonato en su historia, ya que se impuso en el Cilindro de Avellaneda ante su clásico rival por 1-0 con el histórico gol de Rubén Suñé, que luego de un foul de Daniel Passarella acomodó la pelota rápidamente y sorprendió a un Ubaldo Fillol que nada pudo hacer.

Copa Libertadores 1977

 

Luego del bicampeonato del año 1976 Boca iría en busca de la copa que le faltaba: la Libertadores. Con jugadores de la talla de Roberto Mouzo, Ernesto Mastrángelo, Mario Zanabria, Vicente Pernía, Gatti, Suñé, Alberto Tarantini, entre otros, el Xeneize comenzó a afrontar un sueño, que al tiempo se hizo realidad.

Pertenecía al grupo 1, zona que compartía con River Plate, Defensor Sporting y Peñarol. En su primera actuación logró imponerse a River por 1-0 con gol de Roberto Mouzo a los 89 del complemento. El Xeneize le ganó a Peñarol en Uruguay y en Bs As, empató ante Defensor Sporting de visitante, pero en La Bombonera pudo imponerse por 2-0, y en la última fecha llegó al Monumental clasificado para enfrentar a River, finalizando el cotejo en empate 0-0.

En la segunda fase, compartió grupo con Deportivo Cali y Libertad. Logró la victoria en ambos partidos contra Libertad y ante Deportivo Cali empató los dos encuentros. Estos resultados le bastaron al conjunto de Lorenzo para llegar al partido decisivo frente a Cruzeiro, campeón defensor de la Copa Libertadores.

Boca llegó a su segunda final de Libertadores luego de 14 años, frente a un Cruzeiro que iba a disputar la segunda consecutiva. El primer partido se disputó en La Bombonera, aquí el conjunto argentino se hizo fuerte y despachó al conjunto de Belo Horizonte por 1-0 con el tanto de Carlos Veglio en el amanecer del encuentro.

La revancha fue cinco días más tarde en el Estadio Mineirao. El partido se estaba terminando y Boca aguantaba el empate parcial, que le estaba dando su primera Libertadores. A 16 minutos del final llegó el gol de Nelinho, que le daba mucho aire a Cruzeiro. El partido finalizó con este resultado, y debido a esto definieron el título continental en un tercer partido.

El partido extra entre ambos conjuntos se jugó el 14 de septiembre de 1977 en el Estadio Centenario de Uruguay. Luego de no sacarse ventaja durante el tiempo reglamentario, el partido se definió desde la tanda de penales. Aquí Gatti se hizo gigante y le atajó el último penal a Leandro Vanderley, dándole así a Boca Juniors la primera Copa Libertadores en su historia.

Este título le dio a Boca la posibilidad de disputar la Copa Intercontinental frente a Borussia Mönchengladbach, la Copa Interamericana 1978 frente a América de México, y le dio el pase libre para participar en la próxima edición de Copa Libertadores.

Copa Intercontinental 1977

 

Luego del logro a nivel internacional, al conjunto del Toto Lorenzo le tocaba enfrentar al campeón de la Champions League 1977, Liverpool. El conjunto inglés no pudo viajar a dicho torneo, debido a que en esa fecha tenía partidos de Premier League. Es por esto que el Xeneize tuvo que enfrentar al subcampeón, Borussia Mönchengladbach.

El primer encuentro entre ambos se disputó el 21 de marzo de 1978 en La Bombonera. Aquí Boca se puso en ventaja a los 16 de la primera parte mediante Ernesto Mastrángelo, pero ocho minutos más tarde Wilfried Hannes empató y cinco más tarde el conjunto alemán iba a dar vuelta el resultado. En el complemento el equipo de Juan Carlos Lorenzo logró reponerse con gol de Jorge Ribolzi y el partido finalizó en empate.

La vuelta se jugó poco más de cuatro meses después en Alemania. Aquí el Xeneize se impuso categóricamente 3-0 ante la presencia de 38.000 espectadores. Darío Felman, Ernestro Mastrángelo y Carlos Salinas marcaron los goles para que Boca gritara campeón y se sitúe en lo más alto del fútbol mundial por primera vez en su historia.

Copa Libertadores 1978

Durante el año 1978, Boca no logró conseguir ningún título a nivel local, pero lo que si pudo alcanzar por primera vez en su historia fue el bicampeonato a nivel internacional. El Xeneize al ganar la Copa Libertadores del año anterior clasificó automáticamente a la de este año, y de esta forma llegó a su segunda CL en forma consecutiva.

Jugadores como Mastrángelo, Mouzo, Pernía, Gatti, Francisco Sá, Suñé, Zanabria, Benítez, volvieron a repetir la historia de 1977. Otros como Carlos Salinas, Miguel Ángel Bordón y Hugo Perotti se sumaron al barco de El Toto para volver a llevar a Boca a lo más alto del mundo. Este año sumó su sexta Copa Libertadores, debido a que además de haberla ganado con Boca en 1977, hizo lo propio con Independiente en 1972, 1973, 1974 y 1975.

Como Boca era el campeón defensor, pasó a la segunda ronda de forma directa. Allí se vio las caras nuevamente con River Plate y tuvo que enfrentar a Atlético Mineiro. El primer encuentro contra el Millonario en La Bombonera no pasó del empate en cero. Cinco días después logró imponerse al conjunto brasileño en Belo Horizonte con dos tantos de Bordón de tiro libre.

En Buenos Aires se impuso nuevamente el conjunto de Lorenzo ante Atlético Mineiro por 3-1 con tantos de Toninho Cerezo en contra, Mastrángelo y Salinas. Con este resultado el Xeneize llegó al partido definitorio ante River con dos puntos de diferencia sobre el Millonario.

Boca nuevamente fue a El Monumental y logró hacerse fuerte e imponerse ante un River desmantelado, debido a que la mayoría de sus figuras estaba disputando el Mundial 1978. El resultado del conjunto de Lorenzo fue 2-0. Los autores de dichos tantos fueron Mastrángelo y Salinas. El local finalizó con nueve hombres en cancha debido a las expulsiones de Eduardo Saporiti y Reinaldo Mostaza Merlo.

El Xeneize logró el pase a la final por segundo año consecutivo y debió enfrentar a Deportivo Cali de Colombia, dirigido técnicamente por un conocido de la casa en años posteriores: Carlos Salvador Bilardo. La ida entre ambos se disputó en el Estadio Olímpico Pascual Guerrero y finalizó con empate en cero.

La vuelta se realizó el 28 de noviembre de 1978 en La Bombonera con la presencia de 50.000 almas. Boca logró imponerse categóricamente ante su rival y lo despachó 4-0. La figura de esa noche fue Hugo Perotti, quien convirtió dos goles para conquistar la segunda Copa Libertadores del club. Los dos tantos restantes fueron convertidos por Salinas y Mastángelo, estos últimos llegando a la cifra de tres conquistas cada uno y convirtiéndose en los goleadores del Xeneize en el torneo.

Dado que Boca se consagró campeón de la Copa Libertadores 1978, poseía el derecho de participar en la Copa Intercontinental de ese mismo año, nuevamente ante Liverpool, pero el conjunto inglés no pudo viajar debido a los mismos problemas del año anterior y la final no se disputó.

Ese mismo año, Boca enfrentó a América de México por la Copa Interamericana. Debido a que la ida en La Bombonera finalizó 3-0 (Salinas x2 y Mastrángelo) y la vuelta en el Estadio Azteca se impuso el equipo mexicano por 1-0, se jugó un tercer juego entre ambos, que finalizó con la victoria de América por 2-1 con gol de Carlos Reinoso a solo un minuto de finalizar el tiempo extra. Severiano Pavón abrió el marcador para el Xeneize. Boca jugó toda la segunda etapa con diez hombres debido a la expulsión de Carlos Salinas.

Durante el año 1979 Boca logró llegar nuevamente a un final de Copa Libertadores eliminando a equipos fuertes como Independiente y Peñarol. El partido definitorio fue frente a Olimpia, pero de visitante cayó 2-0 y de local no pasó del empate en cero. De esta forma, el Xeneize perdió la oportunidad de salir tricampeón continental por primera vez en su historia.

Al finalizar el 1979 y luego de varios resultados irregulares, Juan Carlos El Toto Lorenzo dejó de ser el técnico de Boca Juniors. Luego de la obtención de un Torneo Metropolitano, un Torneo Nacional, dos Copa Libertadores y una Copa Intercontinental, partía del club uno de los técnicos más influyentes en la historia del club. Su lugar fue ocupado por Antonio Rattín.

Con la presencia de Rattín en el banco de los suplentes, Boca tuvo un mal 1980 con varias goleadas en contra y un rendimiento bastante irregular.

Ese mismo finalizó Alberto J. Armando finalizó su segundo mandato como presidente de Boca. Este duró más de 20 años, y si se cuenta los años de su primera presidencia, estuvo en el club alrededor de 31 años. Su lugar fue ocupado por Martín Benito Noel.

Con el arribo del nuevo presidente, Antonio Rattín fue despedido de su cargo como director técnico por Silvio Marzolini, ídolo histórico del club. Junto a él llegaron grandes jugadores como Miguel Ángel Brindisi, Osvaldo Escudero, Roberto Passucci, y la gran incorporación que hizo un gran ruido en el mercado argentino: Diego Armando Maradona, proveniente de Argentinos Juniors.

Metropolitano 1981

Luego de la incorporación de Diego Armando Maradona, el club tenía como primer objetivo conquistar el Torneo Metropolitano 1981. Pocos minutos le costaron a Diego para llegar a su primer gol con la camiseta de la institución, debido a que a los 19 de la primera etapa logró llegar a su primera conquista mediante un gol de penal. A dos del final llegó a su segundo gol en el encuentro mediante la misma vía.

Maradona, a pesar de haberse lesionado y quedar afuera por varios encuentros, supo adaptarse de muy buena manera al club y encaminó a Boca junto a Miguel Ángel Brindisi a la coronación frente a Racing en La Bombonera, en lo que fue empate 1-1 con gol de Maradona de penal.

Luego de un gran rendimiento de un juvenil Maradona, en 1982 fue vendido al Barcelona de España. Luego del Torneo Metropolitano conseguido en 1981, Boca pasó por una gran crisis donde pasaron varios técnicos en pocos años, clausura del estadio debido al asesinato sobre un hincha de Racing producto de una bengala lanzada desde la tribuna de Boca, huelgas debido a deudas con los jugadores.

En 1985 la crisis seguía. Luego de la asunción de Antonio Alegre como presidente y la contratación de Alfredo Di Stéfano como director técnico, se creía que Boca salía de la crisis, pero no fue así. El club llegó al colapso económico y estuvo a punto de llegar a la quiebra. El Xeneize no pasaba por sus mejores momentos y luego de varios años de gloria parecía que el club se desmoronaba.

Luego de un frio paso de César Luis Menotti llegó el turno de Carlos Aimar en la dirección técnica de Boca. Junto a él, el club volvió a conseguir un título luego de casi diez años sin vueltas olímpicas. Dicho torneo fue la Supercopa Sudamericana de 1989, conquistado frente a Independiente en la final, luego de haber empatado en cero ambos partidos y definiéndose desde la tanda de penales (5-3). Carlos Fernando Navarro Montoya, quien ese mismo año reemplazó al Loco Gatti, atajó el penal decisivo que le dio el título al Xeneize.

Durante esta época, Boca se destacó por un poco juego ofensivo, pero con una defensa y un medio campo muy aguerrido. Entre los nombres más destacados se resaltan la presencia de José Luis Cucciuffo, Claudio Marangoni, Blas Armando Giunta, entre otros.

Al año siguiente, Boca volvió a conquistar un título internacional al ganar la Recopa Sudamericana 1990. En ese único encuentro disputado en Miami frente a Atlético Nacional, el conjunto dirigido por Cai Aimar se impuso por 1-0 con gol de Diego Fernando Latorre.

En la Copa Libertadores de 1991, ya con Óscar Washington Tabárez en el banco de suplentes, Boca llegó a semifinales y cayó derrotado frente a Colo Colo en un global de 3-2. El Xeneize había compartido el grupo 1 junto a River, y logró imponerse a su clásico rival en las dos ocasiones (4-3 y 0-2).

El primer título de Tabárez con Boca fue la Copa Máster de Supercopa 1992 frente a Cruzeiro. En este torneo eliminó a Olimpia en semifinales por 1-0 con gol de Roberto Cabañas. La final ante el conjunto brasileño en el Estadio José Amalfitani. Boca abrió el marcador con el gol de Diego Soñora, posteriormente empató Édson, pero a 15 minutos del final Alejandro Giuntini sacó la diferencia final de 2-1.

La consagración de este título derivó en la participación del club en la Copa de Oro Nicolás Leoz 1993. Dicho título lo consiguió frente a Atlético Mineiro luego de empatar en la ida 0-0 e imponerse en La Bombonera por 1-0 con tanto de Carlos Mac Allister. En ese torneo el banco de Boca estaba ocupado por Jorge Habegger.

Antes de su partido al Cagliari de Italia, el Maestro Tabárez conquistó el Torneo Apertura 1992. Luego de 11 años sin torneos locales, Boca volvió a conquistarlo con un Carlos Fernando Navarro Montoya implacable logrando el récord de 824 minutos sin recibir goles.

Mac Allister, Carlos Tapia, Carranza, Sergio Martínez, Alberto Márcico, Alejandro Giuntini, el Mono Navarro Montoya, Roberto Cabañas, Diego Luis Soñora, entre otros, fueron los más destacados para la esperada consagración del Xeneize a nivel local.

Luego de varios títulos, Boca volvió a decaer y pasó cinco años sin festejos oficiales. En este lapso nunca pudo ser protagonista y sufrió demasiadas derrotas. Este lapso se destacó por la vuelta del ya consagrado Diego Armando Maradona, quien volvió a vestir la azul y oro luego de 13 años.

 

Durante los años posteriores, en Boca comenzaron a aparecer figuras que iban a llevar al club a sus años de gloria: Martín Palermo, Juan Román Riquelme, Guillermo y Gustavo Barros Schelotto, Óscar Córdoba, Walter Samuel, Jorge Bermúdez, entre otros.

La era Bianchi

 

Boca pasaba por un momento lleno de dudas y las críticas crecían a medida que pasaban los partidos. Carlos Bilardo y Héctor Veira pasaron por el club sin dejar una gran huella. Mauricio Macri ya estaba en la dirigencia del club, y el 26 de mayo de 1998 hizo la contratación que cambió el rumbo histórico de Boca: Carlos Bianchi, multicampeón con Vélez, se transformó en el director técnico del club.

 

Su primer título no tardó en llegar. Luego de una gran actuación en el Torneo Apertura 1998, Boca se llevó el título sacándole nueve unidades a su máximo perseguidor, Gimnasia La Plata. El conjunto de Bianchi logró un gran ganando el torneo de manera invicta, consiguiendo un gran funcionamiento marcando 45 goles y recibiendo solo 18, y teniendo entre sus filas al goleador histórico Martín Palermo, quien convirtió 20 tantos en 19 encuentros, algo inédito en torneos cortos, un Juan Román Riquelme, quien empezó a hacer sus primeras herramientas en el fútbol y un Guillermo Barros Schelotto imparable que alimentaba de asistencias al goleador del Xeneize. El recordado equipo campeón estaba conformado por: Óscar Córdoba; Hugo Ibarra, Jorge Bermúdez, Walter Samuel, Rodolfo Arruabarrena; Diego Cagna, Mauricio Serna, José Basualdo, Juan Román Riquelme, Guillermo Barros Schelotto y Martín Palermo.

El siguiente año, el equipo volvía a conseguir un título local, esta vez fue el Torneo Clausura 1999. Aquí logró sacarle siete unidades a su perseguidor River y marcó el récord histórico de partidos invictos con 40 encuentros. Dicha marca fue quitada por Independiente en el encuentro siguiente cuando Boca cayó derrotado por 4-0. A pesar de la derrota, el conjunto de Bianchi terminó dando la vuelta olímpica en el estadio del Rojo. En este torneo Martín Palermo finalizó tercero en la tabla de goleadores con 12 tantos, detrás de José Luis Calderón con 17 y Bernardo Romeo 13.

El glorioso año 2000

 

Luego de un buen 1999, el Xeneize logró a conquistar luego de 22 años la Copa Libertadores. Los dirigidos por Carlos Bianchi volvieron a esta competencia luego de seis años sin participaciones.

El equipo de La Boca comenzó con el pie izquierdo. En su primer partido obtuvo una derrota frente a Blooming de Bolivia por 1-0. El comienzo no fue el mejor, pero pudo reponerse una semana después frente a Universidad Católica con una victoria por 2-1 con goles de Antonio Barijho y Guillermo Barros Schelotto.

Recordemos que el Xeneize no contaba con Martín Palermo, una de sus grandes figuras, debido a que el 14 de noviembre de 1999 sufrió la rotura del ligamento cruzado anterior de su rodilla derecha. Su lugar durante gran parte del torneo fue ocupado por Barijho, quien comenzó a pagar la confianza de su técnico con goles.

En su visita a Uruguay para enfrentar a Peñarol, Boca empató 0-0 en lo que fue un partido trabado para ambos. En tres encuentros solo pudo sacar cuatro unidades y se encontraba tercero, un panorama regular hasta el momento.

El 22 de marzo en La Bombonera fue el despegue del equipo. Boca aplastó a Blooming por 6-1 con una soberbia actuación de Alfredo Moreno, quien jugó en lugar del Chipi Barijho y convirtió la cifra exorbitante de cinco goles. El tanto restante fue de Cristian Traverso.

Tres semanas después, Boca se hizo fuerte en Chile y se impuso ante la Universidad Católica por 3-1 con doblete de Barijho, quien volvió a la titularidad, y el restante de Jorge Bermúdez.

En la última fecha selló su clasificación frente a Peñarol en La Bombonera por 3-1 con goles de Rodolfo Arruabarrena, Julio Marchant y Barijho, quien ya llevaba cuatro tantos en el torneo. Boca finalizó la etapa de grupos con 13 unidades, superando a Peñarol, que fue el segundo con 9 puntos.

En octavos de final tuvo que enfrentar a El Nacional, equipo el cual salió segundo en su grupo detrás de Palmeiras. La cita en Ecuador finalizó con empate en cero, pero en Buenos Aires Boca supo sobrellevar el encuentro, y a los 42 minutos de la primera parte ya estaba ganando 5-1. El resultado final fue de 5-3 a favor de los de Bianchi, con goles de Riquelme, Moreno, Gustavo Barros Schelotto, Arruabarrena y Bermúdez. Con este resultado Boca accedió a cuartos de final, donde debería enfrentar nada más y nada menos que al River de Gallego.

Las expectativas para el clásico de cuartos de final eran muy altas para ambos equipos. En el encuentro de ida disputado en El Monumental Boca cayó derrotado 2-1. El gol para el Xeneize fue obra de Riquelme, mientras que para River abrió el marcador Juan Pablo Ángel y lo cerró Javier Saviola.

La vuelta se disputó una semana después, y no fue un partido más, fue la noche perfecta para todos los boquenses. Martín Palermo volvió luego de seis meses de inactividad a causa de la rotura de ligamentos, entró en el minuto 77 y liquidó el encuentro a los 90. El delirio de los hinchas se hizo escuchar, Palermo marcó el 3-0 final que le dio el pase a Boca para disputar las semifinales del torneo de clubes más importante de América.

Una semana luego de eliminar al clásico rival, Boca recibió a América de México, y logró imponerse por 4-1 con goles de Arruabarrena, Barijho en dos ocasiones y Marchant. El Xeneize pisaba fuerte en Bs As y fue a México con media clasificación en el bolsillo. Esto último quizás le jugó en contra al equipo de Carlos Bianchi, ya que visitó el Estadio Azteca y cayó derrotado 3-1. Este resultado no afectó su clasificación a la final, debido a que se impuso en global por 5-4

La gran final tenía a Boca y Palmeiras. En Brasil se creía que el conjunto paulista iba a quedarse con el trofeo, la confianza era muy grande, más sabiendo que años atrás, por el mismo torneo, ya se habían enfrentado, y la victoria fue aplastante para los brasileños por 6-1.

La ida se jugó en Buenos Aires el 14 de junio del 2000 y finalizó 2-2. Arruabarrena marcó ambos goles para Boca. Con esas dos anotaciones, el Vasco llegó a la cifra de cinco tantos en el torneo y se convertía en el tercer goleador del equipo detrás e Barijho y Moreno.

La vuelta se disputó en el Estadio Morumbí con la presencia de casi 70000 espectadores. Boca le arruinó la noche al Palmeiras desde los penales, ya que durante el tiempo reglamentario no se sacaron ventaja. Óscar Córdoba atajó dos disparos y Bermúdez fue el encargado del último penal, que le dio la ventaja de 4-2 al conjunto argentino y a su vez la tercera Copa Libertadores en su historia. Boca conquistaba Brasil, pero no iba a ser la única vez.

La Copa Libertadores no fue el único título conseguido por el equipo de Carlos Bianchi en el 2000. El Torneo Apertura de ese año también fue del Xeneize, sacándole cuatro puntos de ventaja a River y gritando campeón en la última fecha frente a Estudiantes. Para ese tiempo, Boca ya no contaba con la presencia de Arruabarrena y Walter Samuel en sus filas, quienes habían emigrado a Villareal y Roma, respectivamente.

La cita final que coronó el gran año 2000 fue la Copa Intercontinental en Tokio. Boca, como campeón de América, enfrentó al campeón de la Uefa Champions League de ese entonces, Real Madrid. El equipo español poseía grandes figuras como Roberto Carlos, Luis Figo, Fernando Hierro, Raúl, entre otros; a pesar de esto, en ningún momento Boca se dejó intimidar y salió a la cancha con los dientes apretados y a dejar todos para llevarse el título.

Tal es así esto último, que, apenas pasado los primeros seis minutos de juego, Boca iba ganando 2-0. Palermo, el héroe de la noche marcó ambos goles para la conquista del Xeneize. El primero por una gran asistencia de Marcelo Delgado, y el segundo luego de un exquisito pase de más de 40 metros por parte de Juan Román Riquelme (gran figura de esa noche) que lo dejó a Martín en carrera mano a mano contra Geremi Njitap, y el nueve boquense logró desenfundar un zurdazo que dejó sin chances a Iker Casillas.

Minutos más tarde, Roberto Carlos descontó para los Merengues, pero de nada sirvió, ya que Boca se llevó la victoria por 2-1 y conquistó el mundo por segunda vez en su historia.

Martín Palermo fue premiado como el mejor jugador del encuentro, pero Juan Román Riquelme jugó uno de los mejores encuentros de su carrera, por no decir el mejor. El Torero fue dueño y señor de los tiempos del cotejo e hizo lo que quiso con varios jugadores del Madrid. Jugó cuando tuvo que jugar, dominó el balón cuando tuvo que hacerlo, fue el mejor durante los 90 minutos.

El segundo bicampeonato continental

Durante el año 2001 Boca tenía la obligación de defender lo conseguido durante el año anterior. Ya sin Martín Palermo, quien partió a Europa para jugar en Villareal.

Boca comenzó la competencia quedándose con el grupo 8 luego de conquistar 15 puntos sobre 18, con solo siete goles a favor y cinco en contra. Se impuso a Oriente Petrolero en La Bombonera por 2-1, luego visitó Chile para quedarse con el encuentro ante Cobreloa por 1-0, posteriormente completó su tercer partido ante Deportivo Cali, en lo que fue victoria boquense por 2-1, con doblete de Delgado.

La segunda parte de esta zona comenzó con la victoria frente a Cobreloa, otra vez por 1-0 con gol de Gustavo Pinto. Guillermo Barros Schelotto desperdició un penal cuando Boca se imponía por 1-0. Después, Boca viajó a Santa Cruz de la Sierra para enfrentar a Oriente Petrolero y se impuso por 1-0 con gol de Fernando Pandolfi, después de una excelsa jugada de Walter Gaitán apilando a una gran cantidad de jugadores del club boliviano. En ese encuentro Roberto Abbondanzieri le atajó un penal a Milton Coimbra. El último encuentro de la zona fue derrota contra Deportivo Cali en Colombia por 3-0

En octavos de final tuvo como rival a Junior de Colombia. El Xeneize despachó de visitante en el primer encuentro al conjunto colombiano por 3-2 con dos goles de Delgado y el restante de Riquelme. La vuelta fue empate en uno.

En cuartos de final Boca se deshizo de Vasco da Gama por 1-0 en Brasil con el tanto de Guillermo Barros Schelotto. La vuelta fue goleada del conjunto de Bianchi por 3-0 con tantos de Aníbal Matellán y Guillermo Barros Schelotto en dos ocasiones.

Ya en semifinales, Boca se volvió a enfrentar a un viejo conocido: Palmeiras. El primer partido se disputó en La Bombonera, y como el año anterior, el resultado fue 2-2. El conjunto argentino comenzó en desventaja, pero antes del final de la primera etapa Guillermo Barros Schelotto empató de penal. En el segundo tiempo, un minuto después de que Fabio Junior pusiera a Palmeiras en ventaja, Barijho marcó el 2-2 final. El Chipi se fue expulsado a 15 minutos del final.

Una semana después, la cita fue en Brasil. El resultado se volvió a repetir y el partido se definió desde la tanda de penales, exactamente igual que el año anterior. Aquí, Boca se impuso por 3-2, y la gran figura, como en el 2000, fue Óscar Córdoba, quien atajó dos penales y llevó al club a disputar su segunda final de Libertadores de forma consecutiva. En este encuentro, Román fue una de las figuras, marcando un hermoso gol y haciéndose dueño del fútbol Xeneize.

En la otra llave Cruz Azul se impuso sobre River y llegó a su primera y única final de Libertadores hasta la fecha, nada más y nada menos que contra Boca. El conjunto argentino logró imponerse en el primer encuentro de visitante por 1-0 con gol de Marcelo Delgado, pero en la vuelta los mexicanos lograron la victoria por la mínima, y el encuentro finalizó en penales. Durante los 90 minutos, el partido pudo haber sido para cualquiera, ambos equipos tuvieron chances muy claras para llegar a convertir un tanto.

Luego, en los penales, Boca ganó 3-1. Córdoba detuvo un penal y Bermúdez tiró uno por arriba del travesaño. Boca Juniors nuevamente se convertía en bicampeón de américa, como lo supo hacer en el año 1978 luego de quedarse la Copa Libertadores del 77’ y 78’.

Tras haber ganado la Copa Libertadores 2001, Boca debió enfrentar a Bayern Múnich en la Copa Intercontinental. Dicho torneo lo tuvo que afrontar con las salidas del club de dos titulares como Hugo Ibarra y Jorge Bermúdez. El Xeneize cayó derrotado ante el conjunto alemán en tiempo suplementario luego del gol de Samuel Kuffour a los 109 minutos. Sobre el final de la primera mitad había sido expulsado en Boca Marcelo Delgado, luego de simular un penal y recibir la segunda amarilla, lo que fue una polémica expulsión del Chelo.

Luego de la derrota ante Bayer Múnich, Carlos Bianchi dejó de ser el director técnico de Boca. La primera etapa del Virrey en el club finalizó con la obtención de tres títulos locales, dos Libertadores y una Intercontinental. Su lugar fue ocupado por Óscar Washington Tabárez, que había sido DT del club y esta iba a ser su segunda etapa como técnico de la institución.

Boca sobrellevó un 2002 irregular, quedando relegado en las copas internacionales y también en los torneos locales. Durante este tiempo, Juan Román Riquelme ya no era parte del plantel de primera división, debido a que partió a España para jugar en Barcelona. Aun así, surgía del semillero del club Carlos Tévez, ídolo de Boca en los años venideros.

Debido a los malos resultados de Boca durante todo el 2002, Tabárez dejó la dirección técnica, y en su lugar volvió Carlos Bianchi, en busca de más gloria.

Durante el 2003 Boca logró conquistar nuevamente la Copa Libertadores, la quinta en su historia y la cuarta de Carlos Bianchi como director técnico.

La travesía del Xeneize en el plano internacional comenzó ante Independiente Medellín en condición de local. El arranque fue de buena forma, debido a que se impuso al conjunto colombiano por 2-0 con tantos de Ezequiel González y Delgado. Guillermo había visto la roja en ese encuentro y el Pato Abbondanzieri, dueño del arco de Boca luego de la partida de Córdoba, le detuvo un penal a Tressor Moreno.

El partido siguiente fue victoria en Chile ante Colo Colo por 2-1, con doblete de Alfredo Moreno. Después, Boca recibió en La Bombonera a Barcelona de Ecuador y se impuso por 2-1 con tantos de Guillermo Barros Schelotto y Delgado. Hasta el momento los de Bianchi habían ganado todos los puntos en juego.

La segunda etapa del grupo no fue la mejor. Boca cosechó solo dos unidades, en los empates 2-2 ante Colo Colo y Barcelona. Cayó derrotado en Colombia frente a Independiente Medellín.

En los octavos de final se cruzó nuevamente a otro equipo brasileño. En la ida cayó derrotado por 1-0 en Brasil, pero en la vuelta Boca supo dar vuelta la historia con una victoria 4-2. Los tantos que le dieron la posibilidad al conjunto argentino de acceder a la siguiente fase fueron anotados por Barros Schelotto en tres ocasiones y Delgado. La dupla estaba en su mejor momento.

Ya en cuartos de final, el Xeneize enfrentó a Cobreloa de Chile, que venía de eliminar a Pumas. El primer encuentro se disputó en el Estadio Municipal de Calama y fue victoria de la visita por 2-1 con tantos de Guillermo Barros Schelotto. El partido de vuelta se disputó en tierras argentinas y se volvió a repetir el mismo marcador, pero esta vez con goles de Matías Donnet y un joven Carlos Tevez, que convirtió su primer gol en el plano internacional.

Boca ya estaba en semifinales, y el sueño de la quinta Copa Libertadores estaba muy cerca. El rival del Xeneize en esta etapa fue América de Cali. La ida en La Bombonera fue a favor de Boca por 2-0 con goles de Rolando Schiavi, refuerzo del club en esta temporada, y Tévez. La vuelta se disputó una semana después y fue un trámite para Boca, debido a que antes del final del primer tiempo ya ganaba 3-0, con tantos de Tévez en dos ocasiones y Schiavi de penal. El cuarto lo hizo Delgado, también de penal.

 

La historia estaba escrita y Boca debería ganar nuevamente la Copa Libertadores en tierras brasileñas, un suelo que le sienta bien el Xeneize.

El primer encuentro se disputó en una Bombonera repleta. Boca comenzó ganando desde los 32 del primer tiempo luego de un tanto de Delgado. Todo era fiesta, pero a ocho del final llegó el empate de Santos por parte de Reginaldo Araujo, pero un minuto después el Chelo apareció nuevamente con un tiro libre para sellar el resultado en 2-1. Boca fue a Brasil con una diferencia, no muy grande, pero diferencia al fin.

El 2 de julio de 2003 el equipo dirigido técnicamente por Carlos Bianchi se presentó en el Estadio Morumbí ante la presencia de 73000 espectadores. Esto no le pesó el equipo para nada, ya estaba acostumbrado al público de Brasil.

Poco tardó Boca en marcar el primero. A los 21 minutos, luego de una estupenda pared entre Tévez y Battaglia, el Apache definió abriendo el pie y colocó la pelota sobre el palo izquierdo del arquero Fabio Costa.

A 15 del final Santos llegó a la igualdad a través de un gran remate de Alex, y se ponía a solo un tanto de llevar el partido a los penales. Cuando todo parecía oscurecerse para Boca, Delgado apareció a seis del final y marcó un golazo desde la mitad de la cancha; con este gol se transformó en el goleador de la copa junto a Ricardo Oliveira de Santos, ambos con nueve tantos. Schiavi le puso la frutilla al postre en el último minuto con un tanto de penal.

Boca otra vez se consagró campeón de la Libertadores, otra vez lo hizo en Brasil, con un gran líder como lo fue Carlos Bianchi, quien con esa copa llegó a la cuarta en su carrera, una con Vélez en 1994 y las restantes con Boca en 2000, 2001 y 2003. El Xeneize no dejó dudas en la final y se impuso ampliamente a su rival, y, además, se llevó la victoria en los últimos siete encuentros de dicho torneo.

En el plano local también iba a triunfar el Xeneize, ya que se adjudicó el Torneo Apertura 2003 con una diferencia de tres unidades sobre San Lorenzo, equipo al cual le ganó en la última fecha 1-0 con gol del brasileño Pedro Iarley, que llegó a mitad de año para disputar el torneo y la Copa Intercontinental.

Luego de ganar el torneo local, quedaba la cita más importante de todas: la Copa Intercontinental frente al Milan. Dida; Alessandro Costacurta, Paolo Maldini, Cafú, Giuseppe Pancaro; Andrea Pirlo, Gennaro Gattuso, Clarence Seedorf; Kaká, John Dahl Tomasson y Andriy Shevchenko fue el 11 con el que salió a la cancha un 14 de diciembre de 2003 para enfrente al Boca de Bianchi. El Estadio Internacional de Yokohama estaba repleto de hinchas boquenses, que esperaban ver a su equipo nuevamente en lo más alto del fútbol mundial.

Con la presencia de más de 66000 espectadores, Boca salió a la cancha con Abbondanzieri en el arco, línea de cuatro conformada por el colombiano Luis Perea, quien arribó al club en mitad del 2003; junto a él conformaban la defensa Rolando Schiavi, Nicolás Burdisso y Clemente Rodríguez. El mediocampo se conformó con Diego Cagna, Raúl Cascini, Sebastián Battaglia y Matías Donnet, mientras que arriba jugaron Guillermo Barros Schelotto y Pedro Iarley.

El pleito para Boca arrancó cruzado. A los 23 del primer tiempo, luego de una perfecta pelota de Pirlo entre los centrales del equipo argentino, llegó Tomasson para definir entre las piernas de Abbondanzieri. Poco le duró la alegría al equipo italiano, debido a que cinco minutos más tarde llegó Donnet para marcar el empate, que llevaría el partido a alargue y a los penales.

Lo que todos creían que era imposible, se volvió a repetir. Boca a través de los penales volvió a subirse a lo más alto del mundo. El Pato, figura del Xeneize, atajó dos penales, y Cascini, figura del conjunto de la Ribera, definió el último penal a la izquierda de un gigante Dida, que voló a su derecha. Boca lo hizo de nuevo, Bianchi lo hizo de nuevo, tercer Copa Intercontinental para el club en su historia, y tercer Intercontinental para el Virrey en su carrera como DT.

El año 2004 fue otro en el cual Boca apuntó, nuevamente, y como todos los años a la Copa Libertadores. La base del equipo era prácticamente la misma que en el 2003. El Xeneize superó la fase de grupos con 12 unidades, llegó a octavos donde tuvo que enfrentar a Sporting Cristal y lo superó ampliamente con un global de 5-3.

En cuartos en enfrentó al equipo brasileño São Caetano. En Brasil empataron en cero y en la vuelta, que se jugó en la cancha de Racing, empataron 1-1. El tanto del Xeneize fue de Barijho, quien había entrado minutos antes. En los penales apareció nuevamente la gran figura de Abbondanzieri, quien atajó dos remates y le dio a Boca el pase a las semifinales para jugar ante River.

Luego de cuatro años se volvió a disputar un Superclásico en la Copa Libertadores. Boca ganó en La Bombonera por 1-0, luego de un encuentro bastante áspero y con varias incidencias, entre ellas las expulsiones de Raúl Cascini y Marcelo Gallardo, este último rasguñó de manera cobarde al arquero de Boca Abbondanzieri. En El Monumental cayó por 2-1. La historia se definió nuevamente en los penales, y aquí el Pato le atajó el último penal a Maximiliano López, y Javier Villareal definió el pase a la final ante Once Caldas.

Boca llegó a esta final como el claro favorito. Debía enfrentar a un sorpresivo Once Caldas, que venía de eliminar a equipos fuertes como Barcelona, São Paulo y Santos. La ida se disputó en Buenos Aires el 23 de junio de 2004, con La Bombonera totalmente repleta.

El Xeneize soñaba con conquistar la sexta Libertadores, y Carlos Bianchi la quinta en su carrera. El cotejo de ida fue muy friccionado, y sorpresivamente para los locales, finalizó 0-0.

La vuelta se disputó en el Estadio Palogrande, en Manizales. Comenzó con el rápido gol de Jhon Viáfara a los siete del primer tiempo. Boca no reaccionó hasta los siete del complemento, donde Burdisso marcó el empate que llevó el partido a los penales.

Parecía que se daba todo para que Boca se consagre. El Pato atajó el primero para Once Caldas, pero Schiavi desperdició el suyo y todo seguía igual. El arquero de Boca no pudo detener el segundo para el conjunto colombiano. El siguiente penal para el Xeneize lo pateó Cascini, pero lo atajó Juan Carlos Henao. De ahí en más, todo fue oscuro para los de Bianchi: erraron Burdisso y Cángele, y a pesar de que Abbondanzieri haya atajado dos penales, Henao se lució y Once Caldas se coronó campeón de América tras imponerse a Boca 2-0 por penales.

Con esta derrota se terminó un ciclo en Boca y consigo la tercera etapa de Bianchi en el club. En su segundo mandato en la dirección técnica, el Virrey sumó una Libertadores, una Intercontinental y un torneo local. Estos tres torneos se sumaron a los anteriores, que fueron los tres torneos a nivel nacional, dos Copa Libertadores y una Copa Intercontinental frente al Real Madrid.

Con la renuncia de Bianchi se terminó la era del técnico más ganador de la historia del club. Luego de la ida del Virrey, Miguel Ángel Brindisi tomó las riendas del club. Con él en la conducción técnica, el Xeneize perdió la Recopa Sudamericana ante Cienciano de Perú mediante los penales. Luego de tres meses con malos resultados, y después de perder contra River 2-0, Brindisi presentó su renuncia.

Jorge Chino Benítez asumió al caliente puesto de DT de Boca. Para sorpresa de muchos, el Xeneize logró quedarse con la Copa Sudamericana 2004, y así Benítez sumó su primer y único título en el club. Para ese torneo, Palermo estaba nuevamente en el plantel, y Tévez había disputado su último encuentro.

Al año siguiente, Boca quedó eliminado de la Copa Libertadores 2005 ante Chivas de Guadalajara, y Jorge Benítez protagonizó uno de los hechos más bochornosos en la historia del club: Martín Palermo y Adolfo Bautista se fueron expulsados, y cuando el jugador de Chivas se estaba retirando, el Chino le propinó un escupitajo. Luego del encuentro, la dirigencia de Boca lo echó.

La era Basile

Luego del paso de Jorge Benítez por el banco de Boca llegó la hora de Alfio Coco Basile. Junto a él llegaron jugadores como Rodrigo Palacio, Daniel Díaz, Federico Insúa, Daniel Bilos, y se dio la aparición del juvenil Fernando Gago. El Coco tardó un mes en conquistar su primer título: la Recopa Sudamericana 2005.

En esta final se enfrentó a Once Caldas, verdugo de Boca en la Libertadores 2004. El Xeneize supo imponerse como local por 3-1, y en la vuelta, a pesar de haber caído derrotado por 2-1, logró dar la vuelta por el global a favor de 4-3.

El Torneo Apertura 2005 fue el segundo título conseguido por el club bajo las órdenes técnicas de Basile. Boca logró el título luego de 19 fechas, sacándole tres unidades al segundo, Gimnasia La Plata. En este campeonato se vio la explosión del ex Banfield, Rodrigo Palacio, quien convirtió 10 goles, y se ubicó a solo tres tantos del goleador de ese entonces, Javier Cámpora.

Pocos días después de la obtención de este título, Boca debía jugar la final de la Copa Sudamericana frente a Pumas. La ida en México finalizó igualada en 1-1, mientras que en La Bombonera se vio el mismo resultado. El cotejo se definió desde los tiros desde el punto penal, y como era costumbre, Abbondanzieri se convirtió nuevamente en héroe y llevó a Boca a la consagración.

Al siguiente año, el invencible equipo de Boca logró conquistar el Torneo Clausura 2006. Basile disputaba su cuarto torneo oficial, y lograba su cuarta coronación. Martín Palermo volvió a aparecer entre los máximos goleadores del fútbol nacional con 11 tantos y el Xeneize consiguió su bicampeonato.

A todo esto, mientras Boca lograba todo título que jugara, la Selección Argentina quedó eliminada en cuartos de final del Mundial de Fútbol ante Alemania. José Pékerman dejó de ser el director técnico, y un nombre que sonaba para reemplazarlo era el del Coco. La dirigencia, junto a Basile, acordó su desvinculación, pero antes debía dirigir la final de la Recopa Sudamericana 2006 ante São Paulo. En dicha serie, Boca se impuso en La Bombonera por 2-1 con tantos de Rodrigo Palacio, mientras que en la vuelta el marcador terminó en empate a dos (Palacio y Palermo los goles para el Xeneize) y los de Basile terminaron dando la vuelta en el Morumbí. El Coco se fue invicto de Boca: disputó cinco torneos y los ganó a todos.

Ricardo La Volpe fue quien reemplazó a Basile en el banco de Boca. El objetivo del club al finalizar el año 2006 era conseguir el primer tricampeonato en su historia. Todo parecía indicar que lo iba a lograr. El equipo de La Volpe no jugaba un juego muy vistoso, pero de igual manera se imponía a sus rivales.

Las alarmas se encendieron en las últimas fechas: Boca debía sacar un punto de los últimos seis que tenía en juego para conseguir el ansiado tricampeonato, pero esto no fue así. Perdió ante Belgrano por 1-0 y ante Lanús en La Bombonera por 2-1. Esto llevó a que Estudiantes igualara a Boca en puntos (44) y el título se definiera en una final a estadio neutral.

El encuentro final se disputó en el Estadio José Amalfitani. El Xeneize comenzó de buena forma el encuentro, debido a que a los cinco minutos ya estaba ganando 1-0 con gol de Palermo. La alegría boquense duró hasta los 20 del complemento, ya que apareció José Sosa para poner el empate y a nueve minutos del final Mariano Pavone puso cifras definitivas para que el Pincha le arruine la fiesta a Boca. Luego de la gran decepción, La Volpe dejó la conducción técnica del club.

La sexta Libertadores

Luego de la renuncia de Ricardo La Volpe, su lugar fue ocupado por Miguel Ángel Russo. Con él, Juan Román Riquelme volvió al club para afrontar su segunda etapa y conseguir la tan anhelada sexta Copa Libertadores.

El Xeneize ocupó el grupo 7 y comenzó su participación con un empata en La Paz ante Bolívar por 0-0. Luego recibió a Cienciano y se impuso 1-0 con gol de Hugo Ibarra a cuatro del final. El tercer encuentro fue derrota en México ante Toluca por 2-0, y aquí se empezaron a encender las alarmas.

Boca recibió al conjunto mexicano en La Bombonera y se impuso por 3-0. Mismo resultado fue en su visita a Perú frente a Cienciano, pero la goleada fue en contra. El Xeneize llegó a la última fecha con un solo resultado en mente: ganar. El 26 de abril frente a Bolívar logró la máxima goleada de Boca en un torneo internacional, fue 7-0 ante el conjunto boliviano. Palacio en dos oportunidades, Palermo, Jesús Dátolo y Bruno Marioni en dos ocasiones, fueron los siete tantos del conjunto boquense.

En octavos de final enfrentó a un duro Vélez Sarsfield. De local fue victoria 3-0 con goles de Román, Palermo y Clemente Rodríguez. La vuelta se tornó un poco dura para los de Russo, a pesar de la ventaja obtenida en el primer encuentro. Boca tuvo que afrontar 60 minutos con un jugador menos debido a la expulsión de Pablo Ledesma. El Fortín comenzó ganando con gol de Mauro Zárate, pero a los 30 de la primera parte Riquelme empató el pleito con un golazo olímpico. Cuatro minutos después Zarate apareció nuevamente para que su equipo se lleve la ventaja de 2-1 al entretiempo.

En el segundo tiempo, el conjunto dirigido por Ricardo La Volpe volvieron a golpear a diez del final por medio de Darío Ocampo. De igual forma, no le alcanzó el resultado de 3-1 a Vélez debido a lo sucedido en La Bombonera. Boca estaba en cuartos y debí enfrentar a Libertad de Paraguay.

Ya en cuartos, el conjunto dirigido por Miguel Ángel Russo empató de local ante Libertad, y en la vuelta se impuso por 2-0 con una sublime actuación de Juan Román Riquelme, figura y pieza clave del conjunto argentino.

En semifinales el rival era Cúcuta, que venía de eliminar a Nacional de Uruguay. En su visita al país colombiano, Boca perdió 3-1. En La Bombonera supo reponerse y ganar 3-0, con nuevamente un gran partido de Román, quien marcó el primero de tiro libre. Los restantes tantos fueron de Palermo y Battaglia.

La gran final fue ante Gremio. El conjunto brasileño venía de eliminar a Caracas, América y Santos. El primer encuentro se jugó en Argentina, y Boca pudo superar ampliamente a su rival por 3-0. Otra vez Riquelme tenía una de esas noches iluminadas. El Torero marcó el segundo de tiro libre, dejando sin chances de llegar al balón a Sebastián Saja. El primero había sido de Palacio, y el tercero fue a través del defensor Patricio en contra.

El 20 de junio de 2007 Boca gritó campeón en Brasil. Como lo había hecho en 2000 y 2003. El equipo Xeneize se impuso por 2-0 en Porto Alegre. Riquelme jugó el partido perfecto, la copa perfecta. El 10 marcó los dos goles de esa noche mágica en tierras brasileñas. Boca otra vez era el rey de América y llegaba a su sexta Copa Libertadores en su historia.

Al ganar la Libertadores, Boca fue a disputar la Copa Mundial de Clubes de la FIFA. En ese momento, Juan Román Riquelme ya no formaba parte del plantel profesional, debido a que el 30 de junio de 2007 venció el préstamo, Boca no pudo extenderlo, y por ende, volvió a Villareal.

En su primer encuentro, Boca se impuso a Étoile du Sahel de Túnez por 1-0 con tanto de Neri Cardozo a los 36 del primer tiempo. Con este resultado, el Xeneize debía enfrentar a Milan, remorando la final de hace cuatro años donde el conjunto argentino se impuso a través de los penales.

Boca cayó derrotado ante Milan por 4-2. El conjunto milanés se impuso ante un conjunto argentino que nunca tuvo posibilidades. Filippo Inzaghi, Alessandro Nesta, Kaká e Inzaghi nuevamente, marcaron los tantos para los italianos. Palacio y Massimo Ambrosini marcaron para el Xeneize.

Luego de este encuentro, Miguel Ángel Russo renunció y dejó la dirección técnica de Boca. En su lugar llegó un conocido de la casa: Carlos Ischia.

Con Ischia como comandante, el club en el 2008 conquistó su último título internacional. Este torneo fue la Recopa Sudamericana. Riquelme retornó al club y en la presidencia estaba Pedro Pompilio.

La Recopa Sudamericana la disputó frente a Arsenal, campeón de la Sudamericana 2007. En el primer encuentro disputado en el Cilindro de Avellaneda, el Xeneize se impuso por 3-1 con tantos de Palermo, Palacio y Battaglia. La vuelta fue 2-2. Palacio y Riquelme convirtieron los tantos para los de La Boca.

Por el lado del plano local, el Xeneize conquistó el Torneo Apertura 2008 de manera inédita. Con Riquelme como estandarte y un joven Lucas Viatri que ocupó el puesto de Palermo, debido a una lesión del Titán, Boca definió el título en un triangular final frente a Tigre y San Lorenzo, debido a que los tres equipos finalizaron con 39 unidades después de 19 fechas. Cabe destacar, que, a mitad de torneo, falleció Pedro Pompilio, presidente del club debido a un paro cardíaco. Su puesto fue ocupado temporalmente por Mauricio Macri.

El primer partido de dicho triangular lo disputaron Tigre y San Lorenzo, y fue victoria para los de Boedo por 2-1. El 20 de diciembre en el Estadio Juan Domingo Perón, Boca enfrentó a el Ciclón, que si ganaban de se coronaban campeones. Dicho encuentro finalizó 3-1 a favor del Xeneize. Viatri, Palacio y Cristian Chávez marcaron los tres tantos para los de Ischia.

Con San Lorenzo fuera de carrera, la gran final se disputó el 20 de diciembre a las 18:30 horas nuevamente en el Juan Domingo Perón, estadio de Racing Club. Aquí Tigre necesitaba la victoria por dos tantos de diferencia. Los de Victoria se impusieron por 1-0, pero este resultado no les alcanzó para llegar al título. Boca logró otro título, y fue el segundo para Carlos Ischia.

Ya en el año 2009, con los regresos de Abbondanzieri y de Bianchi, pero esta vez como mánager del club, Boca pasó por un momento el cual quedó eliminado de forma temprana en la Copa Libertadores y se ubicó en los últimos puestos del Torneo Clausura.

Los más resonante de ese año fue que Martín Palermo logró transformarse en el goleador histórico del club a nivel profesional, ya que el 1 de marzo le convirtió su gol número 195 a Huracán y superó a Roberto Cherro (194 goles). De esta forma, quedó a solo 23 tantos de superar al mismo Cherro, que posee la cantidad de 218 tantos en la historia del club (jugó entre los años 1926 y 1938).

Debido a los malos resultados deportivos, Carlos Ischia fue despedido de su cargo, y en su lugar retornó al club Alfio Basile. El Coco no pudo repetir lo hecho en su primera etapa en el club, debido a que quedó eliminado de la Sudamericana ante Vélez, finalizó en el puesto 11 del Torneo Apertura 2009, y por ende no consiguió la clasificación a la Copa Libertadores del siguiente año.

Luego de obtener malos resultado durante el verano, Basile renunció a la dirección técnica del club. Días después, Bianchi hace lo propio y también renuncia a su cargo en el club.

Abel Alves tomaría las riendas del club a principios de 2010, que posteriormente renunció debido a malos resultados. El 12 de abril Roberto Pompei asumió como DT interino en un encuentro donde Boca se goleó a Arsenal por 4-0. En dicho encuentro, Palermo se convirtió en el máximo goleador histórico del club al llegar a la cifra de 219 tantos.

El 20 de mayo de 2018 Claudio Borghi, que venía de consagrarse campeón con Argentinos Juniors, asumió al cargo de la dirección técnica. Su paso por el club fue fugaz, debido a que luego de un mal rendimiento en el Torneo Apertura 2010, Boca finalizó en el puesto doce y Borghi terminó renunciando a su puesto luego de la derrota ante River por 1-0. Pompei nuevamente asumió al cargo de forma interina y finalizó un torneo bastante pobre par los de La Boca.

Julio César Falcioni y su arribo a La Boca

A principios del 2011, Julio César Falcioni se convirtió en director técnico de Boca. El primer campeonato que afrontó el ex DT de Banfield, fue el Torneo Clausura 2011, en donde Boca finalizó en el puesto siete, una ubicación la cual no conseguía desde hace varios torneos. Durante este campeonato, Martín Palermo disputó su último partido como jugador profesional, debido a que colgó los botines.

Junto a la llegada del Emperador, el Xeneize conquistó el Torneo Apertura luego de tres años sin festejar un título local. El rendimiento del conjunto boquense fue de punta a punta, ya que terminó invicto, con 12 victorias y siete empates, sacándole 12 unidades a sus más inmediatos perseguidores. Además, Agustín Orión fue el arquero que menos goles recibió a lo largo de las 19 fechas, debido a que solo le convirtieron seis tantos, récord en torneos cortos.

Al año siguiente, con la vuelta de Pablo Ledesma y la gran incorporación de Santiago Silva, Boca tenía como objetivo principal la Copa Libertadores. El club llegó a la final de dicho torneo, luego de cinco años, pero la perdió frente a Corinthians. Luego del encuentro de vuelta en Brasil, Juan Román Riquelme anunció que dejaría el club.

En la segunda parte del año Boca conquistó la Copa Argentina frente a Racing con goles de Silva y Lucas Viatri. En las fases anteriores había eliminado a Santamarina de Tandil, Central Córdoba, Olimpo, Rosario Central y Deportivo Merlo.

Gracias a este logró, se ganó la oportunidad de jugar la Supercopa Argentina, que lo enfrentó ante Arsenal, campeón del Torneo Clausura. Durante los 90 minutos no se sacaron ventaja, y en los penales el Xeneize cayó derrotado.

A finales del 2012, Daniel Angelici, presidente de la institución en ese entonces, decidió no renovarle el contrato a Falcioni. Luego de su partida, Carlos Bianchi se hizo cargo nuevamente del banco de Boca, y de esta forma asumió su tercer ciclo con el club de la Ribera.

Tercera etapa de Bianchi

La tercera vez de Bianchi a cargo del plantel de primera de Boca no fue la mejor. Junto a él, Riquelme hizo su regreso al club, luego de estar seis meses sin jugar. Como tantas veces fue artífice de las mejores rachas del club en su historia, en el Torneo Final 2013 Bianchi dirigió un equipo el cual terminó en el penúltimo puesto de la tabla de posiciones, a solo un punto de Unión, último con 17 unidades. Además, enfiló la cantidad de 12 encuentros sin conseguir los tres puntos.

A su vez el Xeneize competía en la Copa Libertadores, pero quedaría eliminado en manos del Newell’s de Gerardo Martino en una tanda de penales que finalizó 10-9 a favor de la Lepra.

Los malos resultados del club seguían, no podía encontrar un juego regular, y además, todos los partidos las lesiones acechaban al conjunto de Bianchi, impidiendo encontrar el 11 ideal.

Luego de la Copa del Mundo 2014, Boca afrontó el Torneo de Transición con muchas salidas, y a su vez varias incorporaciones. Antes del arranque de este torneo, Juan Román Riquelme dejó definitivamente la camiseta del Xeneize y pasó a jugar a Argentinos Juniors.

Debido a los malos resultados obtenidos y la eliminación en Copa Argentina ante All Boys, Daniel Angelici decidió despedir al técnico más ganador de la historia del club. El lugar del Virrey fue ocupado por un viejo conocido: Rodolfo el Vasco Arruabarrena.

Rodolfo Arruabarrena asumió al mando frente a Vélez en la victoria del Xeneize por 3-1. El mayor logro de ese 2014 para los del Vasco fue haber llegado a semifinales de la Copa Sudamericana. En esta instancia Boca quedó eliminado en manos de River, quien se consagró campeón en la final ante Atlético Nacional. Con esta eliminación del Xeneize, comenzó una seguidilla de varios años donde el Millonario se impuso a Boca en varios partidos a nivel internacional.

Ya en el año 2015, Boca comenzó de la mejor forma, ya que se impuso a River en un amistoso de verano por 5-0. Esto le comenzó a dar confianza al club para afrontar la Copa Libertadores de ese año.

Para este torneo, llegaron varios refuerzos, entre los que se destacan Daniel Osvaldo, Marco Torsiglieri, Nicolás Lodeiro y Pablo Pérez.

Boca se impuso en su grupo con puntaje perfecto. Enfrentó a River en octavos de final. La ida se disputó en El Monumental, donde River se impuso por 1-0 con gol del uruguayo Carlos Sánchez de penal, luego de una infantil infracción de Leandro Marín. La vuelta se disputó en La Bombonera, pero no pudo completarse debido a que un ‘hincha’ de Boca lanzó gas pimienta sobre los jugadores del Millonario. Debido a esto, los dirigidos por Marcelo Gallardo, sufrieron daños, impidiendo que el juego continúe.

Luego de esto, la Conmebol sancionó al Xeneize y dio por finalizada la serie. River accedió a cuartos de final, y se terminaría consagrando campeón de América luego de derrotar en el partido definitorio a Tigres de México.

La vuelta del último ídolo

Un día se tenía que hacer realidad. Carlos Tévez, luego de 11 años volvió al club que lo vio nacer. En su mejor momento en el fútbol europeo, donde venía de disputar la final de la Champions League con Juventus frente a Barcelona, el Apache retornó al país para vestir la camiseta del equipo que es hincha. Con la 10 en la espalda, agarró las riendas de un equipo dolido, golpeado, el cual necesitaba un conductor que lo guíe nuevamente a la gloria.

La vuelta de Carlitos no fue como cualquier otra. Más de 60.000 personas se hicieron presente en La Bombonera para recibirlo, en lo que fue la presentación con más personas en la historia del fútbol argentino, y la tercera en la historia del fútbol mundial.

Durante la segunda parte del campeonato del 2015, el Apache disputó 12 encuentros y convirtió cinco tantos. Esto ayudó a que Boca conquistara el campeonato local, una fecha antes de su finalización, al imponerse a Tigre por 1-0.

Durante la semana siguiente, Boca tuvo que enfrentar a Rosario Central en la final de la Copa Argentina. Aquí el conjunto dirigido por Arruabarrena se impuso al Canalla por 2-0, con un flojo arbitraje de Diego Ceballos, quien favoreció al conjunto boquense mediante fallos arbitrales.

El comienzo del 2016 para Boca no fue el esperado. Enfrentó a San Lorenzo en la final de la Supercopa Argentina, y fue aplastado por el conjunto de Boedo por 4-0. A esto se le sumó la derrota ante Racing por el torneo local, y el Vasco Arruabarrena fue despedido de su cargo.

 

Su lugar fue ocupado por otro ídolo del club, Guillermo Barros Schelotto. El Mellizo llegó a un club donde las cosas estaban muy complicadas.

Ese año, Boca afrontó la Copa Libertadores 2016, la cual terminó siendo eliminado en semifinales sorpresivamente por Independiente del Valle. El Xeneize había caído en Ecuador por 2-1, mientras que en la revancha perdió por 3-2. Los de Guillermo desperdiciaron una chance importante de poder conquistar la séptima Libertadores.

A pesar de esto, en su primer año como DT del club, pudo conquistar el Campeonato de Primera División 2016/17 con 63 unidades, sacándole siete a River, segundo del torneo. En este torneo se destacó la gran actuación de Darío Benedetto, quien llegó al club el 6 de junio del 2016 y convirtió 21 goles durante todo ese torneo. Además de la gran actuación del Pipa, Ricardo Centurión y Cristian Pavón fueron claves en la obtención del nuevo título nacional para la institución xeneize.

A principios del 2017, Carlos Tévez dejó el club y se marchó al fútbol chino para jugar en Shanghai Shenhua. Dicha decisión del Apache fue fuertemente criticada por la afición del club.

Durante ese año, Boca no disputó la Copa Libertadores debido a que no pudo alcanzar la clasificación a dicho torneo. En el 2017 volvió a quedar eliminado de la Copa Argentina a manos de Rosario Central, por segundo año consecutivo.

La participación del club en la Superliga 2017/2018 fue muy buena, debido a que luego de transcurrido 12 fechas, el Xeneize llegó al receso como puntero del torneo con 30 puntos ganados 36 jugados.

 

El 2018 de Boca fue uno los más tristes en su historia. La primera gran cita de ese año llegó el 14 de marzo, debido a que tenía que enfrentar a River en la final correspondiente a la Supercopa Argentina. El Xeneize, ganador del Campeonato de Primera División 2016/2017, y el Millonario último campeón de la Copa Argentina.

En esta final, River venció nuevamente a Boca y se consagró campeón, de esa forma quedándose con la tercera final en la historia del Superclásico.

Gonzalo Pity Martínez e Ignacio Scocco fueron los autores que le dieron un nuevo título al conjunto dirigido por Marcelo Gallardo.

Luego de la dura caída en Mendoza ante el clásico rival, Boca se quedó con la Superliga y logró el bicampeonato tras obtener la cantidad de 58 unidades en 27 juegos disputados. Godoy Cruz fue el único escolta con 56 puntos.

A todo esto, Boca estaba disputando la Copa Libertadores, la primera que se disputó durante todo el año. El Xeneize superó el grupo H con un juego bastante irregular. Logró nueve unidades y se colocó segundo en la zona al imponerse en la última fecha a Alianza Lima por 5-0, y gracias a la victoria de Palmeiras ante Junior por 3-1, el equipo de Barros Schelotto llegó a octavos de final. Fue difícil, pero la clasificación se hizo realidad.

Los octavos de final se disputaron luego del Mundial de Rusia 2018. Boca enfrentó a Libertad de Paraguay de local, y fue victoria por 2-0 con tantos de Ramón Ábila y Mauro Zárate. La vuelta fue amplia victoria del equipo del Mellizo por 4-2. Cristian Pavón, Zárate, Tévez (que volvió al club el 27 de enero de ese año) y Edwin Cardona. Boca ya estaba en cuartos y debía visitar Brasil.

Cruzeiro fue la cita en esta fase. En La Bombonera se impuso por 2-0, con una gran actuación de Pablo Pérez, quien convirtió el segundo gol. El primero fue de Zárate. Dos semanas después el Xeneize visitó el Estadio Mineirao, y a pesar de empezar perdiendo con gol de Sassá a los 57, Pavón liquidó la historia a los 92.

Boca estaba en una nueva semifinal, y tenía que enfrentar a un viejo conocido, Palmeiras. La ida se disputó en Argentina, y tuvo a ganador a Boca con un partido sensacional de Darío Benedetto, quien volvió de una lesión en su rodilla y convirtió los dos tantos para el Xeneize.

La vuelta se disputó el 31 de octubre en el Estadio Allianz Parque. Boca se hizo fuerte y logró un gran empate 2-2. Ábila y Benedetto entrando nuevamente desde el banco, marcaron para el club argentino. Con este resultado, Boca llegó a la final de la Libertadores luego de seis años.

Luego de imponerse a Gremio, River esperaba al Xeneize en lo que iba a ser la primera final de Copa Libertadores disputada entre ambos.

Esta definición fue la primera entre ambos equipos en la historia de la Libertadores. La final de ida se iba a disputar el miércoles 7 de noviembre, pero debido a las condiciones meteorológicas, se jugó tres días después, el 10 del mismo mes.

Boca recibió a River en un estadio colmado con más de 50000 personas. El Xeneize comenzó ganando a los 33 minutos del primer tiempo con gol de Ramón Ábila, pero poco le duró la alegría al conjunto azul y oro, ya que 120 segundos más tarde, Lucas Pratto marcó el empate. El primer tiempo estaba desapareciendo, pero antes apareció nuevamente Darío Benedetto, quien con un cabezazo le dio la victoria parcial a Boca por 2-1.

El equipo del Mellizo no pudo mantener este resultado, debido a que, a los 15 minutos del complemento, Carlos Izquierdoz en contra selló el empate final. Benedetto tuvo la última ocasión en sus pies, pero Franco Armani detuvo su remate de forma fenomenal.

La vuelta se iba a disputar el 24 de noviembre a las 17 horas en El Monumental, pero debido a que el micro de Boca fue agredido por la afición de River mediante piedras y proyectiles, se pospuso para el 9 de diciembre. Esta final tuvo la particularidad de que se disputó en continente europeo por primera vez en la historia, debido a que se jugó en el Santiago Bernabeu, estadio del Real Madrid.

Dicho encuentro comenzó de buena forma para Boca. Benedetto, otra vez, marcó para el Xeneize poco antes que finalice la primera mitad. A los 67 Lucas Pratto apareció nuevamente y puso en tablas el encuentro.

Los 90 minutos finalizaron y el alargue se comenzó a jugar. Juan Fernando Quintero le dio la ventaja a River a los 108 minutos, y en tiempo de descuento, Gonzalo Martínez puso el 3-1 definitivo que le dio su tercera Copa Libertadores al conjunto de Núñez.

Luego de la definición ante River, Guillermo Barros Schelotto renunció a la dirección técnica del club, y en su lugar entró Gustavo Alfaro. El primer título con el ex DT de Arsenal llegó el 2 de mayo en la final de la Supercopa Argentina 2019 frente a Rosario Central. Dicho encuentro finalizó en los penales, donde Izquierdoz le dio la presea a Boca.

Para mitad del 2019, el club incorporó varios refuerzos, entre ellos se destacaron Jan Hurtado, Franco Soldano, Alexis Mac Allister, Eduardo Salvio, y el campeón mundial con Italia, Daniele De Rossi. Este último debutó con el Xeneize frente a Almagro en un encuentro correspondiente a los dieciseisavos de la Copa Argentina. El Tano convirtió un tanto de cabeza, pero el equipo cayó derrotado por penales luego de que durante los 90 minutos finalicen 0-0.

En la Copa Libertadores el equipo avanzaba. Logró eliminar a Liga de Quito y Athletico Paranaense, pero en la semifinal esperaba su verdugo: River. Contra el Millonario la ida finalizó 0-2, mientras que en la vuelta Boca ganó 1-0 con gol de Hurtado, pero aun así no le alcanzó, quedando eliminado otra vez contra el rival de toda la vida.

El 8 de diciembre se llevaron a cabo las elecciones presidenciales en el club. La lista de Jorge Amor Ameal (presidente), Mario Pergolini (vicepresidente) y Juan Román Riquelme (vicepresidente segundo), resultó ganadora con el 53% de los votos, y de esta forma Daniel Angelici dejó su cargo luego de ocho años.

Ya con la nueva dirigencia, Gustavo Alfaro dejó la dirección técnica del club. La comisión directiva decidió traer a un viejo conocido de la casa para que afronte su segundo ciclo en el club: Miguel Ángel Russo.

Con la llegada de Miguel Ángel Russo, el último DT campeón con Boca de la Copa Libertadores, el Xeneize conquistó la Superliga en la última fecha. Fue una definición para el infarto. Boca enfrentaba a Gimnasia La Plata en La Bombonera, mientras que el puntero de ese momento, River, hacía lo propio visitando a Atlético Tucumán.

El Millonario era el único puntero del torneo con 46 puntos, seguido por el Xeneize con 45 unidades. Boca debía ganar y esperar que los de Gallardo no lo hagan para poder consagrarse como campeón del fútbol argentino.

Boca pudo imponerse a Gimnasia por 1-0 con gol de Carlos Tévez, en lo que fue uno de los goles más emotivos y más gritados por la fanaticada de Boca en los últimos años. River no pasó del empate 1-1 en Tucumán, y es por esto que el equipo dirigido por Russo logró quedarse con el Campeonato Argentino de Primera División.

Días mas tarde, comenzó a disputarse la Copa Superliga, pero el fútbol se paró en todo el mundo debido a la pandemia del Coronavirus.

JUGADORES

Los que tienen más goles

En la historia de Boca Juniors, por el momento, solo siete jugadores han podido superar los 100 goles. En el Torneo Clausura 2009, Martín Palermo, marcó su gol 195 en el club, superando la marca de Francisco Varallo, quien además con un 0,87 tiene el mejor promedio de gol de la historia Xeneize. Palermo siguió anotando goles y fue en el Torneo Clausura 2010 cuando llegó a su gol n°219 pasando a ser el máximo goleador de la historia del club, dejando a Roberto Cherro en segundo lugar con 218 goles en 301 partidos. El Titán terminó sus dos etapas en el club con 236 goles en 404 partidos, teniendo un promedio de 0,58. En un cuarto puesto con 191 tantos se encuentra Domingo Tarasconi, pieza clave en el club de La Ribera entre 1922-1932, fue el máximo goleador de Boca en la década del 20. El quinto lugar con la cantidad de 129 goles es ocupado por el ex delantero Jaime Sarlanga, quien tuvo 220 partidos en el club, con un promedio de 0,59. Sexto con 124 tantos está Mario Boyé, quien obtuvo 6 títulos con la camiseta de Boca. En el séptimo lugar se ubica el paraguayo Delfín Benítez Cáceres con 114 goles, quien jugó en el club desde 1932 a 1939.

A nivel internacional

En torneos internaciones, entre los máximos goleadores del Xeneize se encuentran Martín Palermo con 43 goles, seguido por Rodrigo Palacio, 28 tantos, luego aparece Juan Román Riquelme, quien posee 27, después está Guillermo Barros Schelotto con 24 y cierra la tabla de los cinco máximos goleadores de Boca a nivel internacional Carlos Tévez con 20 festejos.

Los que tienen más partidos

Roberto Mouzo es el jugador que más partidos jugó en el club con 426 participaciones. A él lo siguen, Hugo Orlando Gatti (417 partidos), Silvio Marzolini (408 partidos), Martín Palermo (404 partidos), el colombiano Carlos Navarro Montoya (400 partidos), Juan Román Riquelme (388 partidos), Antonio Rattin (sus 14 años de carrera los hizo en Boca y jugó un total de 382 partidos), entre otros. Además, Mouzo y Marzolini comparten el record y son los futbolistas de Boca con más presencias en un Superclásico, 29 partidos cada uno.

A nivel internacional

Entre los jugadores que más encuentros internacionales disputaron con el club se destacan Roberto Abbondanzieri, quien disputó 100 partidos en los que logró dos Copa Libertadores, dos Copa sudamericana, una Recopa Sudamericana y una Intercontinental. Otro que disputó varios partidos internacionales con esta camiseta es Riquelme, jugó 93 partidos, ganó tres Copa Libertadores, una Recopa Sudamericana y una Intercontinental. Además, Román es el jugador que más partidos disputó en La Bombonera con un total de 206 cotejos. En el tercer lugar hay tres jugadores que comparten la misma cantidad de partidos, 88, ellos son Guillermo Barros Schelotto, Sebastián Battaglia y Clemente Rodríguez, tienen en común que los tres ganaron la Libertadores y la Intercontinental en 2003, además también compartieron plantel en las Libertadores conseguidas en el 2001 y 2007.

Los que tienen más títulos

El jugador que más campeonatos posee en el club es Sebastián Battaglia, ya que, en sus dos etapas en el Xeneize logró 17 títulos, siete torneos locales, una Sudamericana, cuatro Libertadores, tres Recopa Sudamericana y dos Intercontinental. Por su lado, Guillermo Barros Schelotto posee la cantidad de 16 trofeos, seis torneos locales, dos Copa Sudamericana, cuatro Copa Libertadores, dos Recopa Sudamericana y dos Intercontinental. En el tercer puesto aparece Hugo Benjamín Ibarra quien tiene 15 títulos, una Intercontinental, cuatro Libertadores, una Copa Sudamericana, tres Recopa Sudamericana y seis torneos locales. Al Negro lo sigue El Pato Abbondanzieri con 14 consagraciones, dos Intercontinentales, tres Libertadores, 2 Copa Sudamericana, una Recopa Sudamericana y seis campeonatos locales. Cierra el top 5 Martín Palermo con 13 títulos, una Intercontinental, dos Libertadores, dos Copa Sudamericana, dos Recopa Sudamericana y seis Torneos de Primera División.

A nivel internacional

En el plano internacional los cinco jugadores que más títulos ganaron son los mismos que lograron la mayor cantidad de consagraciones en el club. Battaglia y Guillermo Barros Schelotto lideran con 10 consagraciones, seguidos muy de cerca por Ibarra con 9 títulos, luego aparece en la cuarta posición Abbondanzieri con 8 trofeos y cierra Palermo con 7.

EL SUPERCLÁSICO entre Boca Juniors y River Plate

C.A. Boca Juniors y C. A. River Plate: El mejor clásico del mundo.

Era amateur, primeros enfrentamientos Boca - River

En la era amateur ambos clubes de enfrentaron en un total de 15 partidos entre amistosos, Campeonatos y la denominada “Copa Competencia”.

El primer partido entre Boca Juniors y River Plate se llevó a cabo un 2 de agosto de 1908, en el cual el Xeneize se impuso por 2 a 1 al elenco de River Plate. El partido se disputó en cancha de Boca y fue en el marco de un partido amistoso entre los clubes. Pasaron cuatro años para que se vuelvan a enfrentar en 1912, en lo que fue un empate 1-1 en cancha de River.

Goleada histórica y abandono: 1928

En el ocaso del amateurismo y por el campeonato de 1928 se enfrentaban Boca y River nuevamente. El 23 de diciembre de 1928, una fecha totalmente atípica para la actualidad, se produciría la mayor goleada de la historia de los superclásicos. Boca con goles de Roberto Cherro (2), Esteban Kuko (2) y Domingo Tarasconi (2) le ganaría al Millonario por 6 a 0 en la cancha de Boca. Como si todo esto fuera poco, River, diezmado por la lesión de tres de sus jugadores en el transcurso del partido, le pediría al árbitro del encuentro través de su capitán, que el partido se diera por terminado. El partido terminó 6 a 0 y 7 minutos antes de que se completara el tiempo reglamentario de juego, luego de que el referente del Millo pidiera clemencia.

DÉCADA DEL 30: Comienzo de la era profesional

En la década del 30, y luego de aquel primer Superclásico en la era profesional, ambos equipos se enfrentaron 23 veces entre 1931 y 1939, con 12 triunfos para el equipo Xeneize, 6 para el Millonario, y 4 empates.

1931- Era profesional, primer superclásico y suspensión

En el año 1931 se hace oficial la profesionalización del futbol argentino. Precisamente es el equipo de la Ribera quien da el puntapié inicial de esta nueva etapa, pero no contra quien sería su eterno rival, sino contra Chacarita. Meses después, el 20 de Septiembre de 1931, ante la mirada de 50.000 personas se disputó el primer Superclásico oficial de la era profesional entre Boca Juniors y River Plate. El resultado parcial del partido fue 1-1, Carlos Peucelle marcó para River, mientras que Francisco Varallo igualaría para Boca de penal. Dicho penal desembocaría un enérgico reclamo de los jugadores de River, quienes luego de que “PanchoVarallo igualara el partido, agredieron al árbitro del encuentro. La tensa situación derivó en tres jugadores expulsados en el equipo Millonario y que el árbitro abandonase la cancha. También se dice que hubo jugadores de River que fueron arrestados en el lugar. Días después de los incidentes el tribunal de disciplina le dio por ganado el partido a Boca por 1-0.

DÉCADA DEL 40

Entre los años 1940 y 1949 el superclásico tuvo 31 ediciones con 13 victorias para Boca Juniors, 12 para River Plate y 6 empates.

Derrotas duras: Si bien los números acompañan al Xeneize en la cantidad de partidos ganados, en dicha década fue donde más sufrió con River si se mira la cantidad de resultados holgados en favor del equipo Millonario. Boca perdería por 5 a 1 en dos oportunidades (1941 y 1948) y por 4-0 en una oportunidad (1942), mientras que Boca solamente conseguiría golear a River por 4 a 1 en una oportunidad. (1945).

DÉCADA DEL 50

Entre los años 1950 y 1959 se jugaron algunos partidos menos que en la década anterior, con un total de 23 encuentros. Del total 12 partidos ganados para River Plate, 8 ganados para Boca Juniors y tan solo 3 empates.

Así como en los años 40 River obtuvo varios resultados holgados, la década del 50 fue favorable a Boca en este aspecto. El Xeneize le convirtió 5 goles a River en 2 oportunidades, 1955 y 1959. Así también logró una diferencia de 4-0 por el Campeonato de 1955.

DÉCADA DEL 60

Entre los años 1960 y 1969, se disputaron 34 Superclásicos en total. Fue en esta década donde se disputó el primer Boca-River a nivel internacional por Copa Libertadores. El historial de partido en esta década favorece a Boca con 12 victorias, 8 para River y 14 empates.

DECADA DEL 70

En esta década el número de enfrentamientos entre Boca y River aumentó considerablemente. Entre los años 1970 y 1979 se jugaron 56 partidos, con 20 partido ganados por el Millonario, 16 partidos ganados por el Xeneize, y 20 empates. Esta década es la que contiene la mayor cantidad de Superclásicos disputados de la historia.

El gol fantasma de Suñé en la final de 1976 ante River

El 22 de diciembre de 1976 se jugaría el Superclásico más importante del siglo XX en cancha de Racing Club de Avellaneda. El Xeneize y el Millonario se enfrentarían en la final del Torneo Metropolitano para definir el título de campeón. Boca con algunas recordadas figuras como Hugo Gatti, Roberto Mouzo, Ribolzi, Tarantini y Suñé, le ganaría por 1-0 a River con gol de RubénChapaSuñé. El gol provino de un tiro libre desde el borde del área, donde el marcado central del Xeneize apuraría la jugada y clavaría la pelota en el ángulo izquierdo, inalcanzable para el arquero de River.

Este partido fue recordado por mucho tiempo como el más importante de la historia y con una característica muy particular. El gol que le daría el título a Boca, no había sido grabado por las cámaras y por ello solamente la jugada vivía en el relato de los hinchas xeneizes. Recién en el año 2019, casi 43 años después de aquella final, gracias al trabajo de la Subcomisión de Historia del Departamento de Cultura, el gol fue presentado ante todos los hinchas de Boca.

DECADA DEL 80

Entre los años 1980 y 1989 se disputaron 48 Superclásicos entre amistosos, Campeonatos locales, Liguillas y Copa Libertadores. Del total de partidos, 16 victorias fueron conseguidas por River Plate, 12 por Boca Juniors y un total de 20 empates.

Los años 80 estarán por siempre en la memoria de los hinchas Xeneizes que vieron jugar a un joven Diego Armando Maradona y coronarse campeón con la azul y oro. Recordado también es el gol que le convirtió el astro del fútbol dejando en el piso al defensor del millonario, en lo que fue una goleada de 3-0.

DECADA DEL 90

Entre los años 1990 y 1999, mientras se cerraba el siglo XX, se disputaron 50 partidos entre el equipo Xeneize y el Millonario. Además de los amistosos, como en los 80, y 70 se volvieron a ver las caras en la Copa libertadores. Se enfrentaron en la Supercopa del año 94, como así también en el Torneo local, y la Copa Centenario. Del total de partidos, 26 triunfos fueron para Boca Jrs, tan solo 11 para River Plate, y 13 empates.

Copa Libertadores 1991

En la Copa Libertadores de 1991 fue la única vez en la historia en la que Boca Juniors y River Plate compartieron Fase de Grupo en esta competencia. El primer partido que se llevó a cabo en La Bombonera es muy recordado tanto por el hincha de Boca como el hincha del futbol en general. El partido fue una de las derrotas más duras para el club Millonario debido a como se desarrolló el partido.

River iniciaría ganando el partido casi desde el vestuario, a los 9’ minutos marcaría el 0-1 Juan José Borrelli, y dos minutos después, a los 11’ minutos del PT River marcaría el 0-2 con gol de Gustavo Zapata. Aquí aparecería el primer destello de quien fue la figura de aquel partido, Diego Latorre descontaría a los 28 del primer tiempo, pero la esperanza del empate no duraría mucho ya que Borrelli volvería a marcar (de penal) el 1-3 parcial a los 31’ PT. En la segunda mitad el Xeneize cambio de aire, y a los 56 del Blas Giunta marcó su único gol contra River para el 2-3. En el minuto 71 Boca empató el partido por medio de Victor Marchesini para el deleite de toda la cancha. Cuando moría el partido y todo parecía que terminaría en empate, apareció la volea de Diego Latorre para estampar el 4-3 final. Boca dio vuelta la historia estando 1-3 abajo en el primer tiempo, y lo ganó sobre el final, afirmando más que nunca el apodo del eterno rival, gallinas.

El segundo partido por esta fase de grupo, se disputó en cancha de River, partido en el que Boca volvería a imponerse al Millonario por 0-2.

1997- Chicana y despedida del Diego

El partido disputado en 1997 por el Torneo Apertura que terminó con victoria de Boca por 1-2 frente a River es especial para el mundo azul y oro. Ese partido, fue el último partido disputado por Diego Armando Maradona en Boca Juniors, y fiel a su estilo, generó polémica en sus festejos y despedida de la cancha de River. "River fue River, jugó un gran primer tiempo y en el segundo tiempo se le cayó la bombacha" declaró ante los medios el astro del futbol mundial, mientras se retiraba del Monumental.

Aquel día River se fue al descanso ganando por 1-0 con gol de Sergio Berti, pero en el segundo tiempo y bajo una intensa lluvia en el Estadio Monumental, Boca lo daría vuelta. Julio Toresani empató el partido al minuto 47 y a los 67 Martin Palermo convertió su primer gol en un Superclásico para estampar el 1-2 final.

SIGLO XXI, 2000-2009

Durante el primer periodo del siglo XXI, se disputaron 49 Superclásicos. AsÍ como en décadas anteriores volverían a verse las caras en el plano internacional. De los 49 partidos disputados, fueron 20 los triunfos conseguidos por Boca Jrs, 15 por River Plate y un total de 14 partidos empatados.

Cuartos de final Copa Libertadores 2000 vs River

Luego de la derrota en el Monumental en el primer partido de la serie (2-1, Gol de J.R. Riquelme de tiro libre) Boca debía ganar si o si el partido de vuelta, que se jugaría el 25 de mayo del 2000. Un joven Riquelme manejaba los hilos de un equipo con solidez pero que le faltaba el salto de calidad, y vaya si lo daría.

El partido comenzó en la semana previa, con declaraciones polémicas del confianzudo Américo ToloGallego, DT de River en ese momento, “Si Bianchi pone a Palermo, yo pongo a Enzo” dijo.

Boca ganó, gustó y goleó a River esa noche, con un Riquelme excepcional y totalmente influyente en el desarrollo del partido. La noche del muletazo como se la conoce, porque Martín Palermo entró en el ST y marcó el 3-0 definitivo para eliminar a River. Los goles los hicieron el Marcelo CheloDelgado, Riquelme de Penal, y Martin Palermo.

Esta noche también es recordada porque el Torero Juan Román paraBa la pelota, gambeteaba a uno quedándose de espaldas sobre la línea del lateral, lugar donde lo iría a marcar Mario Yepes y Román al encontrarse sin espacios y opciones de pase, decidiría ejecutar la obra maestra del caño más bello del mundo.

Semifinal Copa Libertadores 2004 vs River

En 2004 se volverían a ver las caras por la Copa Libertadores, esta vez por Semifinales. El partido de ida sería victoria de Boca por 1-0 (Rolando Schiavi) en un partido picante si los hubo. Luego de varios roces en cancha, Raúl Cascini (vio la tarjeta roja) y Marcelo Gallardo se enfrentaron cara a cara. Esto derivaría en incidentes con varios jugadores y parte del cuerpo técnico de ambos equipos. En medio de todo el barullo, Gallardo le arañaría la cara a Roberto Abbondanzieri, arquero de Boca, y se iría expulsado.

En la vuelta, la noche del de 17 de junio de 2004, en el Monumental, River le ganaría por 2-1 a Boca sobre la hora. Luis Lucho González puso el 1-0 y Carlos Tévez marcó el empate festejando eufóricamente con la “gallinita”, hecho que desencadenó la expulsión del Apache. Sin embargo, sobre la hora, River llegó al 2-1 mediante un cabezazo de Cristian Nasutti, a los 90.

En los penales, aparecería el Pato Abbondanzieri. El arquero Xeneize le atajaría el penal a Maximiliano López, y así dejaría la serie a un solo penal de la final. Javier Villarreal patearía el penal definitorio, Germán Lux nada podría hacer y Boca dejó nuevamente eliminado a River para pasar a la final de la Copa Libertadores 2004.

AÑOS 2010 – Actualidad

La última década, más allá del descenso a la 2da categoría, ha sido muy buena para el equipo Millonario. De un total de 47 partidos, River Plate consiguió 20 triunfos, Boca Jrs 13 partidos ganados, y 14 empates. Tal vez, esta sea la década de mayor decadencia del Xeneize frente a su eterno rival, que sin dudas tuvo una mano extra en cada enfrentamiento clave en el plano internacional:

Semifinal Copa Sudamericana 2014

Boca y River se volvían a ver las caras en una Copa internacional, torneo que tomo relevancia en esos últimos años. El partido de ida se jugó en La Bombonera el 20 de noviembre, una gran expectativa se producía, sobre todo en el equipo Millonario que buscaba revancha luego de jugar en la segunda categoría en los años 2011 y 2012. Así también, River tendría una nueva figura entre sus filas, la de Marcelo Gallardo como DT. Aquel partido culminó 0-0, un partido duro y trabado. Si bien Boca no fue claro en el juego, tuvo la última sobre el final con un cabezazo de Fernando Gago que lastimosamente fue al cuerpo del arquero rival.

El partido de vuelta se jugó 7 días después, River se impuso por 1-0 con gol de Leonardo Pisculichi y accedió a la final de torneo. Dicho partido también fue polémico desde el inicio, Emmanuel Gigliotti erró un penal a 3 minutos de comenzado el partido y sería clave desde lo anímico para la derrota. Si bien el Puma tuvo su oportunidad, luego convertiría un gol licito, pero que el juez de línea marcaría offside del numero de 9 de Boca.

Octavos de final Copa Libertadores de América 2015

Algunos meses después de haber jugado aquella polémica semifinal sudamericana, Boca y River volverían a verse las caras en el plano internacional. Boca que llegaba a octavos de final en la Copa Libertadores como mejor primer de fase de grupos, enfrentaría a River que venía de ser el peor segundo de dicha fase. Así el 7 de mayo de 2015 se disputó el partido de ida en el Estadio Monumental. Ese día, River ganó 1-0 con gol de Carlos Sánchez luego de un tonto penal de Leandro Marín a Gonzalo Martínez. Este encuentro fue aún más polémico que el del año anterior en cuanto a la terna arbitral ya que el árbitro del encuentro no sería totalmente imparcial ante jugadas claras de uso desmedido de la fuerza. Entre las más recordadas podemos mencionar la patada de Ramiro Funes Mori a Pablo Pérez a la altura del abdomen, un golpe de puño de Carlos Sánchez a Fernando Gago, entre otras.

La vuelta de esta definición quedaría manchada por el accionar cobarde de un “hincha” de Boca luego de arrojar gas pimienta por la manga donde los jugadores de River salían al campo de juego para jugar el ST. Ese día hasta el Presidente de River, Rodolfo D’onofrio ingresó a la cancha para pedir la suspensión del partido. Luego de idas y vueltas el encuentro se daría por suspendido y horas más tarde River iría a la sede de Conmebol a pedir los puntos. Boca fue eliminado de dicha competencia y cargaría con una pena de suspensión de público para el año siguiente.

Supercopa Argentina 2018

Boca, campeón del Torneo Local 2017/2018 jugaría ante River, campeón de la Copa Argentina, para definir al supercampeón. El encuentro se jugó en el Estadio Malvinas Argentinas de Mendoza con victoria de River 2-0 sobre el Xeneize. Gonzalo Martinez, luego de que Patricio Lousteau pitara un penal contra Nacho Fernández, marcaría el 1-0. Ya en el segundo tiempo, Ignacio Scocco estamparía el 2-0 final.

Final Copa Libertadores de América 2018

Aquella edición tendría como finalista a los dos equipos más grandes de Argentina. Boca venia de eliminar a Palmeiras en semifinales con un Darío Benedetto implacable. Por su parte River sufrió en Porto Alegre para eliminar a Gremio sobre la hora.

Partido de ida

Boca debía enfrentar a River en La Bombonera por la primera “superfinal” el 11/11/18 luego de que una semana antes se suspendiera el encuentro por la intensa lluvia. Aquel sábado de noviembre, y ante una Bombonera explotada, Boca empató 2-2 ante el Millonario en un partido muy parejo y con un buen arbitraje del chileno Roberto Tobar. Los goles los marcaron Ramón Ábila y Darío Benedetto para Boca, y Lucas Pratto y Carlos Izquierdoz en contra para River.

El partido de vuelta

Boca debía viajar hasta Núñez para disputar el segundo partido el día 24 de noviembre. El equipo Xeneize se dirigía al estadio de River luego de un frenético y apasionado banderazo de sus hinchas en las puertas del hotel, cuando en una de las esquinas aledañas al Estadio Monumental, una horda de hinchas de River apedreó el micro que trasladaba al plantel de Boca. El colectivo ingresó al estadio con las ventanillas rotas, piedras en el interior y parte del gas pimienta que utilizaron los policías para dispersar a la gente. En el momento de este incidente, el chofer del micro de Boca relató que perdió el conocimiento y el control de ómnibus por lo que pudo estrellarse si fuera por el rápido accionar de su compañero que se encontraba a su lado.

Este incidente trajo aparejada la lesión de algunos jugadores de Boca, por esquirlas de vidrio, y efectos del gas pimienta. Luego de idas y vueltas, el partido se dio por suspendido y se estableció increíblemente que se debía jugarse al otro día, domingo 25. Está de más decir que tampoco se disputó el partido al otro día. El presidente de Boca de ese momento, Daniel Angelici, cedió ante presiones de la Conmebol y la dirigencia de River para disputar el partido, por lo que se estableció que el segundo partido por la Final de la Copa Libertadores de AMÉRICA, se jugase en MADRID, ESPAÑA, el día 9 de diciembre de 2018.

Dos semanas después de aquel incidente para que se jugara el partido en la cancha de Real Madrid ante la presencia de público de ambos equipos. La final de América que fue llevada a otro continente se disputó y el resultado favoreció a River 3-1 en tiempo suplementario.

Semifinales Copa Libertadores 2019

En las semifinales de la Copa Libertadores del año 2019 Boca y River se volvieron a ver las caras, y nuevamente el Millonario se impuso ante el conjunto dirigido por Gustavo Alfaro.

En la ida el Xeneize se vio superado ampliamente por su rival, el cual se llevó un resultado de 2-0 a su favor en el Monumental. Cuyo marcador fue corto, debido a que los locales merecieron más diferencia en el marcador.

En la vuelta, Boca empujó con la presencia de su gente, y a poco del final llegó el 1-0, por parte de Jan Carlos Hurtado. El local presionó durante los últimos minutos, pero a pesar de imponerse en la vuelta, no le alcanzó, ya que el global quedó a favor de los de Núñez por 2-1.

OTROS CLÁSICOS

Historial Boca Jrs. vs Independiente de Avellaneda

Largo es el historial entre dos gigantes como Boca e Independiente. Los dos clubes que han sabido llevar al estrellato al fútbol argentino, se enfrentaron por primera vez un 14 de noviembre de 1909. El partido entre el Xeneize y los Diablos rojos se jugó en la antigua cancha de Independiente, el resultado fue 0-0, y correspondió a un simple amistoso de la era amateur. Durante el periodo no-profesional se enfrentaron un total de 24 partidos entre diferentes competencias de la época.

En la era profesional el primer partido entre ambos se jugó un 28 de junio de 1931, el resultado fue Independiente 2 Boca 3. Este encuentro se disputó en cancha del Rojo y correspondió al Campeonato local.

En la actualidad, 111 años después de aquel primer partido de la era amateur, el historial respalda al equipo Azul y Oro, por sobre los de Avellaneda. Con un total 289 partidos disputados, 110 victorias fueron para Boca Juniors, 95 para Independiente y un restante de 84 empates. Aquí los números engañan un poco ya que el clásico tuvo “Padre rojo” por casi 70 años (contando solamente Profesionalismo) y que se dio vuelta luego del año 2001.

Encuentros más recordados

El 21 de Julio 1940 Independiente goleó 7-1 al Xeneize, con dos goles de Antonio Sastre, dos del paraguayo Arsenio Erico, uno de Raúl Leguizamón, otro de Celestino Martínez, un autogol del zaguero Segundo Ibáñez y el descuento para Boca de Jaime Sarlanga. Este partido correspondió al Campeonato de ese año, si bien fue una dura derrota, el Xeneize se desquitó en el siguiente encuentro por dicho torneo, ganándole 5-2 al Rojo.


Lucas Pusineri lo grita con el alma.

Historial Boca Jrs. vs San Lorenzo de Almagro

 

Polémico historial si los hay este que tiene como figura a los clubes Boca Juniors y San Lorenzo. Mucho se habla de la paternidad de San Lorenzo sobre Boca en torneo oficiales pero lo cierto es que se jugaron 272 partidos en total, entre oficiales y no-oficiales, con 98 victorias para el Xeneize, 96 para el Ciclón y un restante de 78 partidos terminaron en empates. Sin embargo, del lado azul grana no creen tener en cuenta los partidos que respectan al amateurismo, para así tener un amplio marcador a favor en el historial con un total de 188 partidos, en donde San Lorenzo ganó 73 veces, y Boca tan solo 65 (50 empates).

El primer enfrentamiento que tuvieron estos clubes, se dio en la era amateur. El encuentro se llevó a cabo un 7 de noviembre de 1915, en donde Boca goleó por 5-0 a San Lorenzo de Almagro. Por otro lado, en el primer partido de la era profesional de futbol argentino, se vieron las caras por el Campeonato de 1931, el 16 de Agosto de 1931 en el viejo estadio de Boca Jrs. El partido tuvo como ganador a San Lorenzo, con un resultado de 0-2.

Encuentros más recordados de la historia

El partido que no fue

El encuentro correspondiente a la fecha 18 del campeonato 1990/91 iba 1-0 a favor de San Lorenzo, pero debió ser suspendido, luego de la muerte de un hincha de Boca durante el entretiempo. Un hombre joven, de 37 años, desocupado, padre de tres hijos pequeños, socio de Boca Juniors, llamado Saturnino Cabrera, falleció sobre los escalones de la tribuna baja de La Bombonera. Un trozo de cañería de hierro arrancado de los baños fue arrojado desde el piso superior (la segunda popular sur) donde se colocaba habitualmente el público visitante y que era ocupado esa noche por la barra brava y los hinchas de San Lorenzo de Almagro. El partido que ganaba San Lorenzo por 0-1 frente a Boca fue suspendido antes de que se iniciara el segundo tiempo. El encuentro se le dio por perdido a ambos clubes.

Liguilla 88/89

Se jugó la final de liguilla pre-libertadores 1990, la ida tuvo un empate 1-1 en La Bombonera. En el partido de vuelta, el Ciclón fue superior y goleo 4-0 a Boca, con Néstor Gorosito y un tal Alberto Beto Acosta (que recién comenzaba su carrera en CASLA) como figuras del partido.


Gorosito y Acosta, una dupla letal.

Triangular Torneo 2008

Este mini torneo triangular entre Boca, San Lorenzo y Tigre, se disputó luego de que los tres equipos llegaran con la misma cantidad de puntos al final de campeonato (39pts). El Campeón fue Boca luego de ganarle a CASLA por 3-1, y perder con Tigre 0-1. El ciclón venía de ganarle 2-1 a Tigre, enfrentó a Boca y cayó 3-1, por lo que se quedó sin chances de pelear el torneo. Así Boca definió el triangular con Tigre en el último partido, el Matador debía ganar por 2 o más goles, pero solo pudo lograr el 1-0 frente al Xeneize. Los 3 equipos obtuvieron una victoria y una derrota, sin embargo Boca logró la mayor diferencia en goles, lo que le otorgó el trofeo: Boca Dif:+1, Tigre Dif: +0, San Lorenzo Dif:-1.


Ibarra, Morel Rodríguez, Ameal, Cáceres y Riquelme levantando el trofeo 2008

El 7-1

El 27 de Agosto de 2006 Boca Juniors aplastó por 1-7 a San Lorenzo de Almagro, partido perteneciente al Torneo Apertura, y respecta a la mayor goleada de la historia del clásico y de la historia del club de Boedo. Esa tarde mágica en el Nuevo Gasometro, anotaron Rodrigo Palacio (2), Martín Palermo (3), Neri Cardozo y Andrés Franzoia. Descontó para el Ciclón, Santiago Hirsig.


El plantel saludando a la gente luego del 7-1. Palermo, la figura.

Supercopa Argentina 2015

En otro inédito capítulo del fútbol argentino, debía jugarse la final entre campeones. Boca era campeón del torneo local y de la Copa Argentina, ambos títulos en 2015, por lo que el cupo restante, para disputar la Supercopa Argentina 2015, debió ocuparlo San Lorenzo, subcampeón de la Copa Argentina. El encuentro se llevó a cabo el 10 de Febrero de 2016, en el estadio Mario Alberto Kempes, de Córdoba. El Ciclón goleó a Boca por 4-0 y se quedó con la Copa, los goles los marcaron Fernando Belluschi, Pablo Barrientos (2) y el ex Boca, Nicolas Blandi.


Torrico, Buffarini, Ortigoza y Romagnoli levantando la Supercopa 2015

En el año 2002 se enfrentarían por la definición del campeonato, en la 18ª fecha del Apertura en un contexto particular, los de Avellaneda lideraban el torneo y los de la Ribera eran su escolta a tan solo tres puntos de diferencia. El partido lo ganaba Boca hasta que en el minuto 86’, el recordado cabezazo de Pusineri logró el 1-1 para rescatar 1 punto vital, y así lograr el campeonato en la última fecha.

 

 

 

 

Historial vs Racing Club de Avellaneda

 

Al igual que con otros clubes grandes del país, Boca Juniors tiene un amplio historial con Racing Club de Avellaneda. El primer enfrentamiento data del año 1908. Un 6 de diciembre, en segunda división, se enfrentaban por primera vez Boca y Racing, en el viejo estadio de GELP, fue victoria de Racing 1-0. En la era profesional se enfrentaron por primera vez el 19 de julio, por el Campeonato local de 1931. El encuentro se disputó en Avellaneda, y fue victoria de Boca como visitante 1-2.

En cuanto al historial entre estos ambos equipos, se disputaron 291 partidos. Boca lidera con 126 victorias, 68 empates, mientras que Racing logró 97 triunfos.

Partidos más recordados

Boca Campeón 1981

El Xeneize que venía puntero del torneo Metropolitano 1981, de la mano de un joven Diego Armando Maradona, se enfrentaba a Racing en la última fecha. Boca controlaba las riendas del partido y a los 41 minutos del primer tiempo, Maradona de penal abrió el marcador. Ya sobre el final del partido, a los 43 del complemento, Racing empató el partido con gol de Omar Pedro Roldán. Esto último no puso en peligro el título del equipo de la ribera que se coronó campeón en La Bombonera.


Diego Armando Maradona frente al arquero de Racing, 1981.

Torneo Clausura 1991

Ese año y en ese torneo, el equipo Xeneize superó a Racing por 6-1. En una tarde de locura, la gran figura fue Gabriel Batistuta con un hat-trick. Diego Latorre también marcaría 2 goles, el restante de Alfredo Graciani.


El “Bati”, figura de aquel partido, festejando en el alambrado.

Dos años después, en 1994 (Torneo Apertura 1993), Boca volvería a golear a Racing por el torneo local, esta vez por 6 a 0. La figura del encuentro fue Sergio Manteca Martínez, el uruguayo marcó 3 goles.

En 1995 le tocaria golpear a La Academia, que visitó La Bombonera y le ganó 6 a 4 por la fecha 17 del Torneo Apertura. El equipo de Maradona, Navarro Montoya entre otros, no pudo ante un intratable Mago Capria que marcó 3 goles en el encuentro.


El “Mago” Capria, la figura de aquella goelada en la Bombonera.

Final Copa Argentina 2011

El 8 de agosto de 2011, en el Estadio Bicentenario de San Juan, se disputó la única final entre Boca y Racing por una Copa. El encuentro corresponde a la final de la Copa Argentina edición 2011. El Xeneize un poco desmejorado y sin Juan Román Riquelme, se impuso por 2-1 a La Academia con goles Santiago Silva y Lucas Viatri, descontó para Racing Valentín Viola.


Rolando Schiavi celebrando la obtención de la Copa Argentina 2011.

ENTRENADORES

A lo largo de la historia del futbol, los clubes necesitan alguien que lo guíe para llevar a cabo el objetivo de un plantel entero, para ello tiene un nombre y es Director Técnico, quien es el responsable de llevar a un equipo a un hecho de gloría como le ha pasado a Boca Juniors.

Pero no solo se reconocen los laureles a un plantel entero, sino que también se destaca la tarea personal dentro y fuera del campo de juego a los entrenadores que tienen ojos para ver que jugadores van hacer posible la tarea. Para ello se destaca en el Club Atlético Boca Juniors ciertas personas que hicieron posible más de una vez un hecho de gloría para el elenco de la ribera.

El primer entrenador en ser campeón de club fue Mario Fortunato, director técnico del Xeneize en cuatro ocasiones, en donde se destaca que ganó el último torneo amateur en 1930 y el primer campeonato profesional un año después. Precedido por Carlos Bianchi, es el segundo entrenador que se ha sentado en el banquillo varias veces, en 323 juegos. A su vez, son los que mantienen el récord durante varios días en el cargo de director técnico de Boca, con 3279 días.

Además, Fortunato tuvo la suerte no solo de ser el primero, sino que asimismo levantó cuatro títulos entre 1930 y 1937: Campeonato de Primera División de 1930, Campeonato de Primera División de 1931, Campeonato de Primera División de 1934 y Campeonato de Primera División de 1935.

Carlos Bianchi, el Virrey Xeneize

Carlos Bianchi, el entrenador más importante en la historia del club, ha ganado nueve títulos oficiales (cuatro nacionales y cinco internacionales) que han depositado a la institución en los niveles más altos del fútbol argentino y mundial, entre 1998 y 2004.

En 1998 asumió la dirección técnica de Boca Juniors hasta el final de su contrato en 2001, ganó varios torneos, tres campeonatos, dos Copas Libertadores (después de 22 años sin ganar por boca) y una Copa Intercontinental, superando al Real Madrid en la cuna del nuevo ciclo de la vida humana y del mundo del futbol.

Incorporó el Torneo de Apertura de 1998 y Clausura 1999, siendo bicampeón, y con un récord de 40 juegos sin derrotas de manera seguida. En 2001 y tras perder ante el Bayern de Múnich intercontinental, finalizó su contrato como entrenador.

Su regreso al azul y oro sería en la temporada 2003-2004. En ese momento ganó un título nacional, Copa Libertadores y la Copa Intercontinental en 2003, superando a Milán. En el año 2004, después de perder la final de la Copa Libertadores con Once Caldas, renunció a la dirigencia del plantel.

Luego de 8 años y de varios momentos donde sonó su nombre en los pasillos de la institución del Xeneize, el Virrey volvió al club que lo depositó en lo más alto del fútbol mundial como director técnico. Bianchi comenzó su tercer ciclo en Boca el 17 de diciembre de 2012 luego de que Daniel Angelici, presidente del conjunto de la Ribera en ese entonces no le renovara el contrato a Julio Cesar Falcioni.

El primer partido de manera oficial lo disputó ante Quilmes en La Bombonera, en lo que fue victoria de Boca por 3-2. Ese torneo no fue el mejor para los de Bianchi, ya que el equipo quedó penúltimo en la tabla de posiciones. Ese mismo el club quedó eliminado de la Copa Libertadores al caer derrotado por penales ante el Newell’s de Gerardo Martino.

El tercer ciclo de Bianchi no fue nada parecido a los dos anteriores, debido a que en agosto del 2014 fue despedido de su cargo luego de varios resultados negativos.

El estilo “Toto”

La llegada de Juan Carlos Lorenzo como entrenador de Boca lideró un equipo de purificación que había participado sin obtener títulos en torneos anteriores (desde 1970). Junto con jugadores experimentados como Hugo Gatti, Rubén Suñé (regresó a Boca después de su partida a principios de los 70) y Enrique Mastrángelo (proveniente de Unión de Santa Fe, donde también estuvo el Toto Lorenzo), Carlos Veglio, Pedro Manuel Francisco Sa, Juan Taverna, entre otros, que le dieron a Boca un estilo de juego mucho más en línea con su historia.

Hay que recordar que en los años anteriores a 1976, bajo la dirección técnica de Rogelio Domínguez, el Boca se llenó de goles con rivales durante el campeonato y perdió inexorablemente las finales. Su estilo de juego era a veces brillante, especialmente en los juegos de liga y contra oponentes débiles, fallando en las etapas finales. Pero a partir de la era Toto Lorenzo el azul-amárela recupero una forma de juego que había dejado al costado de la carretera de los campeonatos y más en las finales.

Los títulos de Lorenzo en Boca son: dos títulos locales y tres internacionales. Los locales fueron el Torneo Metropolitano de 1976 y el Torneo Nacional del mismo año, ganándoselo a River en la final por 1-0 con el famoso gol “Fantasma” de Rubén Chapa Suñé. En el plano internacional Lorenzo posee dos Copa Libertadores y una Intercontinental. La primera Libertadores la ganó en el año 1977 frente a Cruzeiro, luego de imponerse por penales 5-4 en lo que fue el partido desempate en el Estadio Centenario de Uruguay. Ese mismo año el Boca de Lorenzo obtuvo su primera Intercontinental al imponerse a Borussia Mönchengladbachn en el partido de vuelta por 3-0.

Su último título con el Xeneize fue la Copa Libertadores de 1978 imponiéndose a América de Cali por 4-0 en un encuentro disputado en La Bombonera con la presencia de 50.000 almas. Poco tiempo después dejó la dirección técnica de Boca, y ocho años después volvió al club nuevamente. Su segundo ciclo no fue exitoso comparado con el anterior, por lo que decidió retirarse definitivamente de la profesión.

Uno de los técnicos más influyentes en la historia de Boca falleció el 14 de noviembre de 2001 a los 79 años de edad a causa de una infección pulmonar y diabetes que lo venían acechando hacía un tiempo. Sus cenizas fueron esparcidas detrás de un arco de Boca Juniors.

Los extranjeros también triunfaron

Cuando se busca alguien que sea responsable para llevar en las largas carreteras de un campeonato a un club, también los ojos quedan puestos en las personas que cumplen las expectativas pero que no tienen una nacionalidad del país donde pertenece el club; del cual es llamado y es así como Boca también cuenta con DT´s de otros países.

En esta etapa de la historia boquense Valeré de Bevesconny, de nacionalidad francesa, fue el primer director técnico extranjero en la historia del club. Solo cuatro meses fue lo que duró en 1939 en la institución. El más destacado de los entrenadores no argentinos es Óscar El Maestro Tabárez, quien ganó dos títulos, la Supercopa Master y el Torneo Abierto, ambos en el año 1992, estando también en la nómina de los DT´s más ganadores del Xeneize.

Lista de DT´s extranjeros: Renato Cesarini (italiano), Franz Platko (húngaro), György Orth (húngaro), Vicente Feola (brasileño), Alcides Silveira (urugayo), Alfredo Di Stefano (con nacionalidad argentina, pero también con nacionalidad española), Fernado Riera (chileno) y Rino Sani (brasileño).

El último que llegó a la gloria

El 15 de diciembre de 2006, Miguel Ángel Russo firmó contrato con Boca para reemplazar a Ricardo La Volpe. Dirigió durante 56 partidos (30 ganados, 12 empatados y 14 perdidos) con un 60% de efectividad. El 10 de Febrero de 2007 debutó con una goleada 4-0 a Banfield en el Florencio Sola por el Torneo Clausura 2007, en el que salió subcampeón y debido a esto, consigue la clasificación a la Copa Sudamericana 2007 y la Copa Libertadores 2008. El 14 de ese mismo mes, hizo su presentación en la fase de grupos de la Libertadores en un 0-0 contra Bolívar en La Paz, competición en la que Boca salió campeón derrotando en la final a Gremio en un global de 5-0 (3-0 de local y 2-0 como visitante), hasta la actualidad, su único título internacional en su carrera como entrenador. De esta manera Russo fue el técnico que volvió a llevar a Boca a la gloria luego de cuatro años.

En septiembre del 2007, el Xeneize disputó octavos de la Copa Sudamericana, fase en la que fue eliminado por San Pablo. Entre agosto y diciembre se jugó el Torneo Apertura 2007, que tuvo a Lanús como campeón y al equipo de Russo en el cuarto puesto. El 16 de diciembre, Boca fue derrotado en la final del Mundial de Clubes por 4-2 por Milán. Días después, dejó de ser el director técnico del club y fue reemplazado por Carlos Ischia.

Esta no fue la única campaña de Russo en el banco del Xeneize, ya que el 30 de diciembre de 2019 regresa al club. El 16 de enero obtuvo una victoria por 2-0 contra Universitario de Perú por un Torneo de Verano a partido único. Cuatro días después jugó otro amistoso por el mismo torneo, en esta ocasión el equipo derrotó a Atlético Paranaense por 3-1, manteniendo así su racha ganadora. El 26 de ese mismo mes, regresó a La Bombonera para hacer su debut en la Superliga 2019-2020 y empató sin goles ante Independiente.

El 2 de febrero, el equipo hizo un buen partido y se llevó el triunfo 2-1 contra Talleres de Córdoba en el Mario Alberto Kempes. Los tres puntos y el nivel del equipo ilusionaban a todo el pueblo boquense y al propio plantel con la posibilidad de lograr el título. En las siguientes cuatro fechas, Boca obtiene 12 puntos de los 12 posibles por haber ganado sus partidos contra Atlético Tucumán, Central Córdoba, Godoy Cruz y Colón, lo que lo ayudó a llegar a la última fecha con la oportunidad de arrebatarle el título a River.

El 7 de marzo jugaron al mismo horario Boca-Gimnasia y Atlético Tucumán-River. El Millonario solo le llevaba un punto de diferencia al Xeneize. En caso de igualdad de puntos iba a haber un partido de desempate. River empataba 1-1 con Atlético y por la igualdad parcial de Boca, se estaba proclamando campeón. Pero a los 27 minutos del segundo tiempo, Carlos Tévez, jugador de Boca Juniors, sacó un derechazo desde afuera del área y convirtió el gol que daba vuelta vuelta la historia y puso a Boca como puntero.

En los minutos restantes de ambos partidos, se mantuvo el mismo resultado, por lo que el conjunto de Miguel Ángel Russo se consagró campeón de la Superliga 2019-2020. Russo consiguió su primer torneo local con Boca y su segundo título en la institución, ya que, en su primera etapa en el club, únicamente obtuvo la Copa Libertadores 2007. Una semana después, goleó 4-1 a Godoy Cruz por la Copa Superliga 2020.

Días después, la segunda fecha de la Copa Superliga se suspendió debido a la pandemia del Coronavirus que está azotando al mundo. Este problema no solo afectó el plano local, debido a que también postergó la participación de Boca en la Copa Libertadores 2020.

PRESIDENTES de Boca Juniors

A lo largo de su historia, Boca tuvo a día de hoy 34 presidentes. La primera autoridad máxima de este club fue Esteban Baglietto, quien también fue el fundador de Boca como institución, junto a Santiago Sana, Alfredo Scarpati y los hermanos Juan y Teodoro Farenga. Baglietto era, además, futbolista (arquero y defensor). Jugó 5 partidos amistosos con Boca además de ser la autoridad máxima del club unos pocos días, ya que pronto fue sustituido por Luis Cerezo.

Baglietto fue partícipe del primer partido amistoso del Xeneize en su historia. En ese pleito, Boca goleó 4-0 a Mariano Moreno, con Baglietto jugando de arquero. El resto de los encuentros que disputó en el cuadro de la Ribera los hizo jugando de defensa. Pronto soltó la actividad futbolística para meterse de lleno en lo administrativo, pero rápidamente dejó de ser la máxima autoridad debido a que era menor de edad (tenía 17 años y 11 meses cuando fundó el club) y no era legal que un menor tuviera semejante responsabilidad.

Luis Cerezo fue el segundo presidente en la historia de Boca. Uruguayo, asumió pocos días después de Baglietto. Su gestión se dio entre abril de 1905 y diciembre de 1905. Fue, a la vez, zaguero izquierdo del club entre 1905 y 1916, marcando un gol en 84 partidos. Fue el primer extranjero en jugar en Boca. Volvió a trabajar para el club en lo dirigencial en 1907 como secretario y en 1921 y 1924 como vocal.

Juan Brichetto fue el tercer presidente bostero. Era operador del puerto de la dársena sur. Fue él quien propuso adoptar los colores de la bandera del primer buque al que él le diera paso al día siguiente. El barco resultó ser de Suecia, y fue así que el club adoptó los colores azul y amarillo de dicha bandera. Su gestión duro poco también: se dio entre febrero de 1906 y septiembre de 1907. Falleció el 25 de mayo de 1940, curiosamente el mismo día que se inauguró el estadio de Boca Juniors, La Bombonera.

Ludovico Dollenz fue el cuarto presidente bostero. Su gestión se dio entre septiembre de 1907 y marzo de 1908. Fue socio, jugador, presidente y primer investigador oficial de la historia de Boca Juniors. Era dueño de una importante imprenta en La Boca. Bajo su gestión se produjo el debut internacional ante Universal de Montevideo, en un amistoso.

Pablo Giúdice se transformó en el quinto presidente de la institución. Su gestión se dio entre fines de marzo de 1908 y principios de noviembre de ese mismo año. Con él al mando, Boca se afilió a la Argentine Football Association (AFA), inscribiéndose a la Segunda División. Y con él como cabeza obtiene Boca su primer título: la Liga Albión.

El sexto mandamás Xeneize fue Martín Federico García. Estuvo al cargo desde fines de 1908 hasta principios de 1914. Las elecciones se hacían siempre cada un año, en enero. Como él había asumido en noviembre, en enero próximo no se hicieron y se concretaron recién en 1910. Fue reelecto 4 veces y luego de ser el mandamás ocupó la vicepresidencia 2 años más. Con él, el Boca debutó en Primera División en el año 1913.

Santiago Sana fue el séptimo y el noveno presidente de Boca. Él fue uno de los fundadores del club junto a Baglietto, los Farenga y Scarpati. Su gestión fue hecha en los inicios de 1914 y 1915. También estuvo en 1918. Se destaca por haber mudado la cancha de Boca desde La Boca hacia Wilde, hecho que le costó la pérdida del 80% de sus socios.

Emilio Meincke fue el octavo y el décimo presidente xeneize. Trabajó en ese puesto en dos lapsos, 1915-1917 y 1918-1920. Era un comerciante de La Boca. En 1916, bajo su gestión, hizo que Boca vuelva al barrio e inaugura su nueva cancha. Cumplió su promesa de campaña: devolver a Boca a La Boca. Dejan Wilde para volver a La Boca. Además, obtiene un campeonato amateur de manera invicta en 1919 y también la Copa Competencia.

Emilio Gagliolo fue el presidente número 11 de Boca. Trabajó entre enero de 1920 y noviembre de 1921, cuando renunció. Fue campeón amateur en 1920. Fue reelecto una vez.

El presidente número 12 fue Agustín Cassinelli, en 1921. Asume debido a la renuncia de Emilio Gagliolo, siendo Cassinelli vocal titular en ese momento. Tras la renuncia de la mayoría de los integrantes de la Comisión Directiva, convoca a una asamblea y conforma una Comisión de Emergencia.

El decimotercer presidente fue Juan Fernández entre 1921 y 1922. Asumió como presidente de la Comisión de Emergencia. Se encargó de acomodar al club en lo dirigencial, administrativo e institucional en general para convocar a elecciones en enero del año 1922.

Manlio Anastasi fue el decimocuarto en asumir este cargo. Ocupó la presidencia el 22 de enero de 1922. Fue campeón en 1923, 1924 y 1926 (estos dos últimos, invicto). Fue Campeón de Honor por la famosa gira a Europa de 1925. Obtuvo la Copa Competencia 1925. Además, dos Copas Ibarguren, Copa de Honor y Copa Estímulo. En 1924 fue quien inauguró la cancha de Boca con tribunas de madera en Brandsen y Del Crucero.

El 15 fue Bartolomé Gutiérrez (1927-1928). Bajo su tutela Boca salió subcampeón de Primera División. Y el 16 fue Nicolás Blahovich, quien estuvo solo durante 1928 y gracias a su gestión se estrenó la Marcha Oficial de Boca Juniors. Con él también Boca salió subcampeón amateur, quedando a solo un punto de Huracán, el campeón de 1928.

El 17 fue Ruperto Molfino (1929-1936). Fue el último campeón amateur en 1930. Gracias a su gestión Boca ganó tres títulos profesionales: Primera División 1931, 1934 y 1935 (primer bicampeonato profesional del club).

El 18 fue Camilo Cichero (1937-1938). Gracias a él comienzan las obras del nuevo estadio de Boca. ¿Qué estadio? Ni más ni menos que La Bombonera que conocemos hoy como una de las más míticas canchas del futbol internacional.

Eduardo Sánchez Terrero fue el decimonoveno (1939-1946). Con él se inauguró La Bombonera el día 25 de mayo de 1940. Obtuvo los campeonatos de 1940, 1943 y 1944 (segundo bicampeonato local de la historia de Boca). Además, ganó dos Copas Ibarguren y obtuvo dos subcampeonatos de AFA. Renunció el 11 de octubre de 1946.

José Alfredo López fue el vigésimo presidente, en el año 1947. Ex famoso jugador de billar y de futbol. Jugó en Boca entre 1918 y 1921, luego se dedicó al billar. Ganó la Copa América con Argentina en 1921. Fue también presidente de la Asociación Argentina de Billar y con él Boca salió subcampeón de la Primera División en 1947.

El 21 fue Daniel Gil (1948-1953). Lo destacado de su gestión es que en 1949 el club se salvó del descenso recién en la última fecha del campeonato oficial de AFA. En 1950 sale subcampeón. Con él se termina de construir la tercera bandeja y se inaugura el sistema de iluminación en La Bombonera en 1953.

Alberto José Armando fue el presidente número 22 y número 25 de Boca. La Bombonera lleva su nombre actualmente. Primera gestión (1954-1955): fue campeón de liga en 1954 luego de 10 años. Hizo una gira por Europa, de donde regresó invicto. Y al cumplir el club 50 años de vida, creó el Museo Histórico de Boca Juniors en la sede social.

Emilio Leveratto fue el 23º, en el año 1956. En ese año Boca salió tercero en la liga. Miguel de Riglos se transformó en el 24º (1957-1959). Con él, Boca fue subcampeón de la liga llevada a cabo por AFA en 1958.

Alberto J. Armando volvió a la presidencia en 1960 para no irse nunca más. Bueno, en realidad sí se fue, pero recién en 1980. Estuvo 20 años seguidos al mando de Boca. Tiene el récord de ser el presidente del club con más años al mando, 21 en total con su gestión pasada. Fue el primer presidente en ganar absolutamente todos los tipos de competiciones: fue campeón en 1962, 1964, 1965, 1969, 1970 y 1976 de la liga local. Ganó la primera Copa Argentina, en 1969. Salió subcampeón en 1973 y 1978. Internacionalmente ganó las dos primeras Copas Libertadores de Boca, en 1977 y 1978. Sumó ni más ni menos que la Copa Intercontinental en 1977. En 1963 y 1964 vuelve a hacer una gira por Europa y vuelve a regresar invicto. Compra La Candela, en San Justo, y recibe los terrenos donde inicia la construcción de Ciudad Deportiva. Obtiene la Copa Mohamed V en Marruecos, el Trofeo Ciudad de San Sebastián y la Copa Río de la Plata, entre otras amistosas. En total, oficiales, ganó 11 títulos entre su primera gestión y la segunda.

Martín Noel fue el presidente 26 del club (1981-1983). Ganó el Metropolitano '81 con Diego Armando Maradona como figura. Ganó un cuadrangular en Costa de Marfil, amistoso. En 1982, y con Maradona despidiéndose de Boca, realiza una gira por cinco países, incluido Japón, de la que regresa invicto. En 1983 sufre la clausura de La Bombonera por serias deficiencias estructurales. También en 1983 aparece el primer sponsor en la camiseta de Boca: Vinos Maravilla.

Domingo Corigliano fue el presidente número 27 de Boca. Estuvo desde fines de diciembre de 1983 hasta principios de noviembre de 1984. Renunció porque los jugadores profesionales estaban en huelga.

Federico Polak fue el 28º (1984-1985). Asumió el 29 de noviembre de 1984. Fue el año de la más grave crisis institucional y deportiva. A pedido de la propia institución, Boca por primera y única vez fue intervenido por el Poder Ejecutivo Nacional. Pesaba sobre La Bombonera, nuevamente cerrada por deficiencias, una orden judicial de remate en pública subasta. El Interventor acordó con los acreedores más urgentes, preparó la convocatoria, y una vez superada la situación casi terminal del club, llama a elecciones.

Antonio Alegre fue el vigesimonoveno presidente de Boca. Terminó de sacar a al club de la quiebra. Estuvo desde 1985 a 1995: una década en total. Asumió el 6 de enero de 1985 con el apoyo de todas las agrupaciones. Ganó 4 títulos internacionales: Supercopa Joao Havelange ('89), Recopa Sudamericana ('90), Copa Master ('92) y Copa de Oro Nicolás Leoz ('93). Fue campeón del Clausura 91’ y del Apertura 92’. En 1986 llamó a La Bombonera con el nombre oficial de Estadio Camilo Cichero, en homenaje al expresidente que había iniciado las obras del estadio.

 

Llegó el turno del presidente más laureado en la historia de Boca (17 títulos): el trigésimo, Mauricio Macri. Estuvo en Boca 13 años, desde 1995 hasta 2008. Lo primero que hizo por el club fue remodelar La Bombonera e inaugurarla oficialmente, con palcos VIP, en agosto de 1996. Fue subcampeón del Torneo Apertura '97, a un solo punto. Con él, Boca presentó su website oficial en Internet.

En 1998 llegó la Era Bianchi: con él se obtienen los torneos Apertura 98 (invicto por primera vez en la era profesional) y Clausura '99, siendo el mejor Boca bicampeón de la historia, en cuanto a efectividad de puntos. Además, consiguió el récord de partidos invicto de la historia del fútbol profesional argentino: 40 encuentros sin derrotas. Por primera vez en sus 95 años obtiene la "triple corona": Copa Libertadores, Copa Intercontinental de Clubes, en Japón, y Torneo Apertura, todos ellos en el 2000.

La Bombonera cambia de nombre en diciembre de 2000 por el de "Alberto J. Armando" en homenaje al expresidente que estuvo 21 años al mando del club y que ganó 11 títulos oficiales. Ganó la Copa Libertadores 2001. Se inauguró el Estadio de Básquet, llamado "Luis Conde" en homenaje al desaparecido dirigente. En 2003, con el regreso de Carlos Bianchi, Boca consiguió su segunda triple corona: Copa Libertadores, Copa Intercontinental de Clubes, en Japón y Torneo Apertura. En 2004 obtuvo su primera Copa Sudamericana y en 2005, con la conducción de Alfio Basile, llegó a una nueva triple corona: Recopa Sudamericana, Torneo Apertura y Copa Sudamericana (primer bicampeón de la Sudamericana).

Tras la falta de lugar en La Bombonera, en 2005 decidió cancelar la inscripción de socios. El próximo año traería consigo el Clausura y la Recopa Sudamericana, y hacia diciembre perdería increíblemente el tricampeonato local, en una final por torneos cortos inédita. Con Macri de presidente y Miguel Ángel Russo de DT, Boca ganó su sexta Copa Libertadores (2007).

El 4 de diciembre de 2007 debió dejar el cargo provisoriamente tras su consagración como Jefe de Gobierno porteño, dejando la presidencia provisional en manos de Pedro Pompilio. Sin embargo, tras declararse nulas las elecciones que definieron a su sucesor, debió reasumir el cargo el 27 de febrero de 2008, gracias a una cláusula que lo habilitó para asumir de forma provisional. Luego de celebrarse nuevamente las elecciones, dejó el cargo el 1º de junio de 2008, nuevamente y definitivamente en manos de Pedro Pompilio.

Pedro Pompilio fue el presidente número 31 de Boca. Estuvo desde el 4 de diciembre de 2007 al 27 de febrero de 2008 debido a que se comprobaron irregularidades en las urnas. A partir de ahí, volvió Macri de manera provisional y luego desde el 1º de junio de 2008 al 30 de octubre de 2008 fue presidente de Boca. Murió a causa de un infarto y esa fue la razón que interrumpió su mandato. Con él, Boca levantó la Recopa Sudamericana 2008 contra Arsenal de Sarandí.

Jorge Amor Ameal asumió en lugar de Pompilio en noviembre de 2008, ya que era el vicepresidente de ese momento. Acabó su mandato el 14 de diciembre de 2011. En ese lapso ganó 2 títulos: el Torneo Apertura 2008 (venciendo en un triangular de desempate a Tigre y San Lorenzo) y el Torneo Apertura 2011, torneo que ganó de manera invicta de la mano de Julio Cesar Falcioni.

Daniel Angelici se consagró en el presidente número 33 de su historia. Fue electo el 4 de diciembre de 2011 como presidente (con el apoyo de Mauricio Macri y la vuelta a los primeros planos como estandartes), día en el que Boca también se coronó como campeón del Torneo Apertura 2011. En dicha elección alcanzó el 54,82% de los votos versus el 44,81% obtenido por el trinomio oficialista conformado por Jorge Amor Ameal, José Beraldi y Roberto Digón. Asumió su cargo como presidente el 14 de diciembre de 2011.

El domingo 6 de diciembre de 2015 Angelici (acompañado en su fórmula por Royco Ferrari) fue reelecto como presidente del club, superando con el 43.78% de los votos a Jorge Amor Ameal que consiguió el 30.91% y a José Beraldi que alcanzó el 25.13%.

Angelici en su mandato ganó 5 títulos y obtuvo también dos subcampeonatos de Copa Libertadores, uno contra Corinthians y otro contra River. Ganó 2 Copas Argentinas (2012 y 2015) y 3 ligas (2015, 2016-2017 y 2017-2018, sumando así un bicampeonato local después de algunos años).

 

El 8 de diciembre de 2019, Jorge Amor Ameal ganó con un 52,84% las elecciones como presidente del Club Atlético Boca Juniors, teniendo a Mario Pergolini como vicepresidente y a Juan Román Riquelme, ídolo del club, como vicepresidente segundo.

La dirigencia como primera medida decidió no renovarle el contrato a Gustavo Alfaro como entrenador de la primera. El 30 del mismo mes asumió Miguel Ángel Russo. Boca empezó el año con las bajas de Pablo Pérez, Paolo Goltz, los hermanos Mac Allister y el italiano Daniele De Rossi. Hubo dos refuerzos, Pol Fernández quien ya había estado en el club y, por otro lado, el peruano Carlos Zambrano.

El 7 de marzo Boca se consagró campeón en La Bombonera frente a Gimnasia La Plata en una épica definición de torneo, donde llegó a la última fecha en segunda posición a una unidad de River Plate. El Millonario no pasó del empate ante Atlético Tucumán, mientras que el Xeneize se impuso al Tripero por la mínima con gol de Carlos Tévez.

FÚTBOL FEMENINO

El fútbol femenino tiene sus inicios en la década del 40’, cuando se veían a actrices del momento jugando con futbolistas profesionales. Posteriormente, la peña de Roque Pérez, mandó una foto a la revista “Esto Es Boca”, mostrando a un grupo de jugadoras.

En 1979, se dio a conocer lo que en esa época era toda una curiosidad: mujeres jugando al fútbol, cuando se las vio en la Ciudad Deportiva en la Costanera Sur. Y en los años 80’, se empezaron a hacer más frecuentes los partidos. Jugaron algunos torneos, antes de que la actividad se realice en AFA. De hecho, se las veía jugando en los entretiempos de los partidos en La Bombonera.

En 1989, se jugó el Torneo Metropolitano Femigol. Fue organizado por la Asociación Argentina de Fútbol Femenino. Boca participó y, además, algunos partidos se jugaron como preliminar del masculino cuando no había Reserva.

El momento bisagra del fútbol femenino en AFA fue en 1991, con ocho equipos. La primera fecha fue el 27 de octubre de dicho año, y Boca goleó por 11 a 0 a Sacachispas.

El primer gran logro del equipo seria en el Campeonato Femenino de 1992, en dónde Boca se consagraría campeón por primera vez en su historia dejando esta vez como subcampeón a River.

A partir del año 1993, fue el comienzo de una etapa difícil, ya que durante cinco años consecutivos (de 1993 a 1997), Boca terminaría como subcampeón detrás de River, que sería campeón en todos esos torneos dejando un historial de copas negativo para el Xeneize en ese momento (seis Campeonatos Femeninos ganados por River y uno solo por Boca).

Después cinco largos años, con tan solo subcampeonatos, Boca rompería esa mala racha en el año 1998, en dónde celebraría su campeonato por segunda vez en su historia. Desde este año al 2002, el club fue campeón durante cinco años consecutivos, contabilizando seis Campeonatos Femeninos ganados en toda su historia, y empatando la marca que había logrado River anteriormente.

Luego del Clausura 2003, comenzaría su mejor época: Las Gladiadores fueron campeonas de Primera División durante diez campeonatos (del Apertura 2003 al Clausura 2008), con un total de seis años seguidos logrando esto, teniendo en en ese momento 16 Campeonatos Femeninos.

Volverían a ganar el campeonato en el Apertura 2009, pero este iba a tener un plus diferente: gracias a este nuevo título, Boca por primera vez en su historia jugaría la segunda edición de la Copa Libertadores Femenina del año 2010, convirtiéndose en el segundo equipo argentino en disputarla después de San Lorenzo de Almagro en el año 2009.

Boca integró el grupo 2 de la copa junto a Everton de Chile, la U.A.A. de Paraguay, el Club Florida de Bolivia y en U.P. Iquitos de Perú. Su primer partido seria ante el Club Florida por 4 a 1, el segundo ante el U.P.M Iquitos con goleada a favor por 12 a 1, el tercero sería ante U.A.A. con empate 2 a 2, mientras que el último partido sería ante Everton con otro empate, esta vez por 1 a 1. Eesa fase de grupos Boca terminaría en segundo lugar con 8 puntos solo superado por Everton con 10 unidades.

En las semifinales (no había octavos de final ni cuartos de final), se cruzarían ante el poderoso Santos. El partido terminó con derrota por 2 a 0, y ahí terminaría el sueño de la Libertadores. Luego, Boca jugó un partido por el tercer puesto ante Deportivo Quito de Ecuador con victoria por 2 a 1, y terminó así en el tercer lugar de su primera edición de Copa LibertadoresAndrea Ojeda fue la goleadora del equipo con 5 tantos.

En sus 30 años de historia, Boca contó con numerosas jugadoras destacadas de Argentina, tales como: Marcela LesichFabiana VallejosCamila Gómez AresCecilia GhigoAndrea OjedaEva Nadia GonzálezMarisa GerezVanina CorreaVanesa SantanaFlorencia QuiñonesYamila RodríguezEliana StabileMaría Belén PotassaMariana LarroquetteYael Oviedo, Aldana Cometti, Ruth BravoSoledad JaimesElisabeth Minnig, entre otras.

Superclásico ante River

El primer Superclásico se jugó el 15 de diciembre de 1991 y terminó en empate 4 a 4, mientras que el primer Superclásico de la era Profesional se jugó el 24 de septiembre de 2019 con victoria de Boca por 5 a 0. Ambos son los dos clubes más ganadores de la Primera División, han participado prácticamente en todas las definiciones de los campeonatos y son los únicos dos clubes que han jugado todas las temporadas en Primera División.

ESTADIO de Boca Juniors

A lo largo de su historia, el Club Atlético Boca Juniors ha pasado por distintos escenarios como local, incluso antes de llegar donde hoy en día se encuentra el Estadio Alberto J. Armando, más conocida como La Bombonera, uno de los escenarios deportivos más emblemáticos del mundo. Es por eso que a continuación veremos cómo fue el paso del club antes y después de la creación de la mítica Bombonera.

Inicios

La primera cancha de Boca Juniors se ubicó en los terrenos de la Dársena Sud, en Juan de Garay y la Dársena Sud. En este lugar, Boca jugó sus encuentros oficiales mientras participaba en la Segunda División del futbol argentino. El primero de ellos fue frente al representativo de Bernal, más precisamente el 10 de mayo de 1908, en el cual Boca se impuso por 7 a 0. Desde el año 1908 a 1912 era local en ese predio. Pero bajo la presión y reclamo del Gobierno Nacional, Boca debió abandonar los terrenos donde estaba ubicada esa cancha (los cuales alquilaba) y allí comenzó un largo proceso de búsqueda de algún terreno útil para asentarse.

En 1913 Boca empezó a jugar en Primera División, haciendo de local en la cancha de Estudiantes de Buenos Aires (se hallaba ubicada en los terrenos que hoy corresponden a la Avenida del Libertador y la calle Fray Justo Santa María de Oro, en Palermo) En su primer encuentro en esta condición, se enfrentó al representativo de Banfield con quien empató 1 a 1. El mismo se disputó en esa cancha un 11 de mayo de 1913.

Para 1914 Boca Juniors, aún no lograba tener una localía concreta y por este motivo debió mudarse de La Boca a la localidad de Wilde. Este hecho, es decir la partida de Boca de su barrio natal, ocasionó una reducción importante de su masa societaria (de 1500 a 300 socios) lo que casi provoca su desaparición.

El primer encuentro oficial en Wilde fue el 7 de Junio de 1914, en el cual Boca venció a Quilmes Atlethic Club por 7 goles a 0, mientras que el último encuentro, realizado en ese mismo predio se disputó el 7 de noviembre de 1915 en donde también derrotó por goleada a San Lorenzo de Almagro (5 a 0). En conclusión, Boca jugó en Wilde desde 1914 a 1915. Cabe destacar que en este período tuvo una defectuosa campaña, ya que estuvo a punto de descender pero se pudo recuperar en las últimas 4 fechas.

De vuelta a La Boca

En 1916 Boca Juniors volvió al barrio de su nacimiento, más exactamente a los terrenos ubicados en Ministro Brin y Senguel. Su primer encuentro oficial fue contra el conjunto de Atlanta, con quien igualó 0 a 0 un 11 de junio. De todos modos, las instalaciones fueron inauguradas extraoficialmente el 25 de mayo de ese año y enfrentó al conjunto de Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires, donde hubo un festejo multitudinario, para celebrar el regreso a La Boca. En esta cancha Boca logró su primera estrella en 1919 venciendo a Sportivo Almagro (actual Almagro) 4 a 0. Finalmente, el último encuentro oficial en esa cancha (en los terrenos ubicados en Ministro Brin y Senguel) fue un 16 de junio de 1924 donde el Xeneize venció por 3-1 al equipo Sportivo Barracas.

Lo más interesante es, que a partir de ese año (1924) la ubicación de la cancha de Boca pasaría a ser la misma de nuestros días, en el predio comprendido por las calles Brandsen y Del Crucero (actual Del Valle Iberlucea) y los terrenos del Ferrocarril General Roca, cercanos a la Estación de Cargas “Casa Amarilla”. Teniendo en cuenta que ya en 1922 echó raíces en Brandsen, Del Valle Iberlucea, Aristóbulo Del Valle y las vías del Ferrocarril Sud y allí, en un estadio con una tribuna de madera, llegaron los primeros éxitos de una década dorada como lo fue la de del 20.

La inauguración del nuevo Estadio se produjo el 6 de junio de 1924, cuando Boca Juniors jugó un partido amistoso contra Nacional de Montevideo y ganó 2 a 1. En una emotiva ceremonia, la bandera oficial del club, fue trasladada a pie por un grupo de unos pocos socios y acompañaban a los mismos alrededor de 3000 hinchas. La peregrinación se realizó desde la vieja cancha hasta la nueva ubicación. Además de la celebración de los hinchas boquenses, fue destacable la presencia del entonces presidente de la República Marcelo Torcuato de Alvear, quien dio el inicio al encuentro.

El 3 de Agosto de 1924 Boca Juniors venció al Club Palermo por 5 goles a 2, en lo que fue el primer encuentro oficial en el nuevo estadio. En la misma cancha, concretamente el Domingo 22 de marzo de 1931, Boca se quedó con el torneo de 1930 (último del amateurismo) ganándole 4 a 1 al representativo de Atlanta. El equipo de La Boca dio la vuelta olímpica (podría haber sido la primera vez en su historia y en su cancha) y los hinchas del club fueron testigos del triunfo, que además celebraban el acontecimiento. Otro dato interesante es que, en esa cancha de madera, el 31 de mayo del mismo año, Boca jugó su primer encuentro como local en el profesionalismo enfrentándose nada más y nada menos a Chacarita. Ese partido terminó 0 a 0.

Planeando un gran estadio

Ya en el año 1937 la dirigencia de ese período, con el Dr Camilo Cichero como presidente, comenzó a evaluar la posibilidad de realizar un concurso para la construcción del estadio. El proyecto ganador obtuvo el primer premio del concurso y la apropiación de la obra para comenzar la construcción de lo que sería hoy la famosa Bombonera. Este proyecto priorizaba el uso de estructuras de hormigón armado. Fue el arquitecto esloveno Viktor Sulčič quien realizó el diseño junto con el geómetra Raúl Bes, y el ingeniero José Luis Delpini. Ellos tres formaban en ese entonces el estudio Delpini-Sulcic-Bes.

Un dato interesante y para tener en cuenta, es que el entonces presidente del Club Camilo Cichero había sacado una hipoteca sobre su casa para poder contar con los fondos y dar inicio a la obra. Sin embargo, estos fondos no alcanzaban y por ello el presidente de la Nación Roberto Marcelino Ortiz le otorgo un préstamo a Boca Juniors con la condición que su yerno, el Dr. Eduardo Sánchez Terrero, sea el nuevo presidente del Club. En este mismo lapso de tiempo, Boca jugó su último partido en su cancha de madera el domingo 10 de abril de 1938.

El Xeneize actuaba como local en la actual cancha de Ferro Carril Oeste, en el Barrio de Caballito mientras se construía La Bombonera. Partes de los tablones de la vieja cancha de madera forman hoy parte de las tribunas de la cancha de Ferro.

Se concreta un sueño: La Bombonera abre sus puertas

Este nuevo estadio (sin la tercera bandeja ni la tribuna hoy denominada Natalio Pescia) tuvo su inauguración el sábado 25 de mayo de 1940 y con la celebración, se jugó un partido amistoso en el cual Boca se impuso por 2 a 0 a San Lorenzo de Almagro.

Boca pudo completar el aspecto actual de La Bombonera gracias al apoyo económico brindado por el Estado en la década del 50 y, además, pudieron agregar la tercera bandeja a las 3 tribunas existentes. Precisamente el 12 de febrero de 1953 la iluminación artificial del estadio fue inaugurada con un encuentro amistoso nocturno disputado frente al Hajduk Split. Asistió el entonces presidente de la Nación, General Juan Domingo Perón, reconocido hincha boquense. En este momento, La Bombonera ya era un monumento del fútbol, de fama mundial y es por eso que durante la temporada de 1954 Boca Juniors llenó cada uno de los estadios en los cuales jugaba y de esa manera, ese año fue en el que tuvo más entradas vendidas en la historia del futbol argentino.

Los años pasaban y La Bombonera era uno de los más grandes escenarios en los cuales se disputaban partidos sumamente importantes, como, por ejemplo, los superclásicos con River Plate. Sin embargo, debió pasar mucho tiempo para que el Xeneize ganara títulos en su cancha, fueron tantos que recién en 1978 lo logró, derrotando a Deportivo Cali por 4-0 y de este modo se consagró campeón de América, de la mano del entrenador argentino Carlos Salvador Bilardo.

Pasaron 4 años para que un grande del futbol mundial sea parte de la gran familia boquense, estamos hablando de Diego Armando Maradona, que con su llegada en el año 1981 Boca Juniors volvió a obtener un título en su casa, después de 15 años de espera. Esta vez, fue un 16 de agosto frente a Racing Club.

El 20 de abril de 1986 recibió por primera vez un nombre oficial: Estadio Camilo Cichero en honor del presidente que comenzó con las obras. Pero su nombre cambió durante la presidencia del Ingeniero Mauricio Macri quien lo denominó Estadio Alberto J. Armando. Ya que nombramos al entonces presidente, cabe destacar que durante su mandato se realizaron remodelaciones en el estadio, como, por ejemplo, la construcción de nuevas tribunas donde antes se encontraba la famosa torre y palcos VIP. La inauguración de la misma se realizó el jueves 1 de agosto de 1996 en donde se jugó un partido amistoso entre el local y la Universidad de Chile, al cual Boca derrotó 3 a 1.

La Bombonera hoy

En la actualidad, bajo la presidencia de Jorge Amor Ameal y teniendo como vicepresidente 1ro a Mario Pergolini, vicepresidente 2do a Juan Román Riquelme y 3ro a Roberto Digón, entre otras autoridades, se realizaron algunas refacciones en La Bombonera: una de ellas fue pintar la parte de afuera de forma total y con otro diseño, y otra fue quitar los acrílicos de la tercer bandeja dejando únicamente el alambrado protector. Otro cambio que traen bajo la manga, es unificar los colores de los asientos celestes y reemplazar las mismas con otras de color azul, esto traerá una transformación en la capacidad ya que, a partir de ello se agregarían 1500 lugares más en la parte de las plateas. Hay que resaltar que esta dirigencia piensa seriamente en transformar el estadio con proyectos bastante prometedores.

El Estadio Alberto J. Armando conocido por el mundo entero como La Bombonera, tiene una capacidad cercana a las 56.000 personas. Su ubicación dentro de los barrios más populares de Buenos Aires hace que sea aún más conocida y visitada por miles de personas año a año. Reconocida no solamente por ser uno de los “templos del futbol”, sino también por sus hinchas, quienes partido tras partido llenan la misma y gracias a su aliento incansable, hacen que muchos jugadores y hasta personalidades más destacadas del fútbol mundial sueñen con conocerla o jugar un partido en esta mítica cancha.

ESCUDO de Boca

A lo largo de la historia, el Club Atlético Boca Juniors fue cambiando de escudos. Es por esto que en 115 años de vida, la institución pasó por los ocho siguientes diseños:

ESCUDO

AÑO

DETALLES

 

1911 a 1914

Es probablemente el primer escudo del club, se ha utilizado las hojas con membretes.

 

1922 a 1955

Lo presentan 8 años antes de que Boca ingrese al profesionalismo. Fue utilizado en la gira europea de 1925. Es la primera versión que presenta un fondo blanco.

 

1955

Presentado para la celebración del 50º aniversario del club. Las ramas de laureles fueron colocadas por motivo de festejo. Aparece el fondo azul.

 

1960 a 1970

Se quitan los laureles y aparece el nombre “Boca Juniors” en lugar de las siglas del club. Este escudo se utilizó en el debut de la Copa Libertadores de 1963.

 

1970 a 1996

Fue otro escudo oficial. Por una resolución del 18 de octubre de 1932, el escudo deberá llevar estrellas por cada campeonato de Primera División que haya ganado (y que gane en el futuro) el club. Desde entonces, surgen distintivos con estrellas. Este escudo contaba con 30 estrellas ya que esa era la cantidad de títulos obtenidos hasta el momento. Por otro lado, se volvió a usar la sigla del club.

 

1996 a 2006

La sigla CABJ se estableció en tipografía "College", la misma se adaptó como institucional del club. Fue diseñado durante la presidencia de Mauricio Macri en el club.

 

2007 a 2009

Se vuelve al formato con la franja horizontal, se quitan todas las estrellas pero se agregan 3 estrellas encima simbolizando los 3 títulos mundiales ganados.

 

2009 hasta la actualidad

El actual diseño del escudo remite precisamente al del año 1996. Cabe destacar que para agregar una estrella al escudo, debe ser aprobado por la Asamblea de Representantes, es por eso que en el escudo actual el escudo tiene solo 52 estrellas.

 

La camiseta de Boca Juniors

A lo largo de su historia, la camiseta de Boca ha sufrido varios cambios, ya sea de diseño o de sponsors, pero los colores azul y oro quedaron impregnados en su indumentaria. Sin embargo, en sus comienzos, la historia empezaría de otra forma, ya que la primera camiseta fue de color blanco con tres anchos bastones verticales negros.

Durante sus primeros años de vida se dieron algunas idas y vueltas, ya que no había un color establecido. Entre 1905 y 1906 se optó por el celeste, y debido a que el Nottingham de Almagro utilizaba el mismo modelo todo derivó en un partido donde se puso en juego esta camiseta. Todo culminó con la pérdida de ese modelo, el club regresó al blanco y negro, aunque esta vez con una mayor cantidad de rayas verticales y más finas, sumado a una pechera con rayas horizontales.

A dos años de su creación, Boca no tenía una camiseta establecida hasta el año 1907, donde fue en busca de un nuevo uniforme. Muy lejos de ponerse de acuerdo entre los integrantes de la institución, por decisión de Juan Brichetto, se dirigieron hacia el puerto y tomarían la elección con los colores del primer barco que llegara. Y así fue, llegó un buque que portaba la bandera sueca y a partir de ese momento, el Xeneize adoptó el azul y amarillo, que lo acompañan hasta el día de hoy.

 

Previo a su primera aparición en la máxima categoría, el club de la Ribera no tuvo el mismo diseño que lo caracteriza, sino que fue una indumentaria con un fondo azul y una banda diagonal amarilla, diseño inverso al de su clásico rival, River Plate. Luego llegó el turno del modelo que lo lleva hasta la actualidad, la famosa vestimenta azul con la franja amarilla en forma horizontal.

Con el correr de los años, el modelo fue el mismo, pero tuvo sus variaciones a lo largo del tiempo, precisamente en la tonalidad de sus colores. Desde principios de la década del ’20 hasta mediados de la ’30 se dieron unos pequeños cambios de diseño y a partir del 1936 hasta 1981 se utilizó el azul oscuro y una zona cerrada en el cuello.

En los comienzos de la década del ’80 empezaría con otra era: la aparición de una marca deportiva. A partir de ese momento, la empresa alemana Adidas fue la encargada de vestir al Xeneize y empezarían las modificaciones en todo sentido. La primera edición tuvo como destacado se presentarían cuatro estrellas amarillas en la zona izquierda, acompañado de las siglas: CABJ. Agregado a esto, se sumaron dos rayas doradas en las mangas, desde el hombro hasta el puño.

Con dos Copas Libertadores en su espalda, el mundo Boca iba a ser protagonista con la camiseta del 1981, conocida por la utilización de Diego Armando Maradona, uno de los jugadores más grandes de la historia. Hace algunos años, se realizaron varias encuestas y estudios, y los resultados arrojaron que la vestimenta boquense quedo segunda en un ranking histórico en el que se ubican “casacas” de clubes y seleccionados.

 

Dos años después el diseño continuaría con su modernización y en esa fecha, se iba a utilizar por primera vez en su historia la aparición de la publicidad, siendo Vinos Maravilla el primer sponsor del club. Desde allí hasta 1993 han pasado varias marcas como Dekalb, Fate, Fiat y Parmalat, algunas de ellas aportando en tiempos oscuros y en periodos de estabilidad. Ya, en la década del ’90, el club también tendría algunas modificaciones de sponsoreo.

Hasta el año 1997, Olan y Topper han sido las empresas encargadas de vestir al club, épocas en las que se dio el regreso de Diego Maradona. Entre el ’93 y el ’96, las dos marcas mencionadas anteriormente, no presentaron grandes cantidades de modelos, pero dejaron algunas particularidades, como una ‘casaca’ similar a la que utilizaba Parma, histórico club italiano.

Luego de estas marcas, llegaría la dinastía Nike ya que el vínculo con la marca de la pipa duró más de 20 años. Sus comienzos de daban con la dirigencia de Antonio Alegre, pero con la llegada de Mauricio Macri, se iba a dar una renegociación para finalmente, dar comienzo a la utilización tiempo después.

Para mejorar su economía y el marketing, el presidente iba a modificar un acuerdo monetario y uno de los cambios era el acuerdo con Nike, y el club de la Ribera iba a recibir un monto cercano a los 20 millones de dólares por cinco años. Los primeros modelos de la marca estadounidense comenzaban con algunas polémicas tras la aparición de algunas pequeñas rayas blancas. Luego, el camino se afirmó y se utilizarían 65 modelos durante los 23 años y medio de vínculo, pero la presencia de este sponsor se daría hasta 2019 ya que previo al final del mandato de Daniel Angelici como presidente, se confirmaría el retorno a Adidas, aquella marca que estuvo entre el ’79 y el ’93.

Sumado al arribo de Jorge Amor Ameal como mandamás del club de la Ribera se dio la primera aparición de Adidas, quién estableció una unión con el Xeneize hasta 2029. Los primeros modelos han mostrado mucha conformidad por los hinchas del club, ya que además el nuevo patrocinador ofrece indumentaria de todo tipo, incluyendo otras ramas del deporte como el fútbol femenino y el básquet.

Modelos alternativos

Fiel al estilo que se daban en sus comienzos, la camiseta suplente de Boca sería de color amarillo desde 1916 hasta 1927, siempre utilizando la franja horizontal, esta vez de color azul. A pesar de que en 1958 se utilizó un ejemplar con dos líneas azules, separadas por una pequeña franja amarilla, luego se modificó a un prototipo totalmente liso. Con la aparición de los sponsors, las camisetas iban a tener algunas modificaciones, como la aparición de franjas en la zona de los hombros y alternando entre el color blanco y el amarillo, como modelos alternativos.

La segunda indumentaria del Xeneize no iba sufrir grandes alteraciones hasta el año 1988, momento en el que se dio la aparición de la recordada camiseta blanca de Adidas, similar a la que utilizaba la selección alemana que iba a consagrarse campeona del mundo dos años después. La marca de las tres tiras buscaba una revolución en las camisetas ‘suplentes’ y pudo implementarlo en clubes como Boca y algunas selecciones como la de Dinamarca y Holanda.

Desde aquel momento hasta el fin de la era Adidas se utilizaron otras camisetas blancas pero que generaron una mayor polémica debido a la aparición de otras figuras. Sin dudas, que la más cuestionada fue aquella que se usó por 1992: una camiseta blanca, con línea amarilla en la parte superior y unos dibujos completamente incomprensibles de color azul.

Tiempo después, iba a culminar el mandato del color blanco y a partir de 1998 iba a predominar el azul. El modelo para esta modificación iba a ser con una franja bastante ancha de color blanco y años después, en el comienzo de un nuevo milenio se daba el regreso del amarillo hasta el año 2004, tiempos en donde se consagraba dos veces campeón del mundo ante el Real Madrid y el Milan de Italia.

Luego llegó el turno de una camiseta blanca con una franja amarilla y continuada a esto, dos modelos recordados. Primero, una “casaca” blanca con finas líneas azules y luego una que portaba un color crema, en el cual se podrían observar detalladamente los títulos conseguidos en una franja, ubicada en la zona media. Después, entre 2008 y 2012, el modelo se basó en lo clásico, con la franja horizontal, aunque se fue modificando el color principal, alternando entre el amarillo, el blanco y una especial que fue gris con franja azul.

Luego, desde 2012 hasta el 2019, tiempo que finalizó el vínculo con Nike, se ha utilizado el blanco y el amarillo, obviamente siendo modificados algunos detalles y planteando comparaciones con modelos más antiguos. Por último, con la llegada de Adidas, se dio la aparición de la camiseta blanca, acompañados del amarillo y el azul, justamente este último color tiene una curiosidad ya que siempre estuvo presente en el uniforme alternativo, siendo un color “principal” o figurando en los detalles.

RÉCORDS

Todo inició como una aventura de unos jóvenes Genoveses, pero lo que nadie nunca se imaginó fue que el equipo que fundaron los extranjeros zagales de la parte sureste de Europa, se transformaría en unos de los mejores equipos de Argentina, de Latinoamérica y hasta estar entre los mejores del mundo.

Como ya se sabe cómo arrancó la aventura de los fundadores ítalos, se tenía que continuar la peripecia no solo con un glamour de italiano, sino que también con un toque inglés y para navegar sobre los turbulentos mares (llamados campeonatos) con un barco de colores vivo como la bandera sueca.

Es seguro que esa aventura que continuó desde 1905, no es fácil porque en un mar abiertos donde hay otros barcos todo puede pasar, incluso te puede derribar. Pero Boca Juniors ha sabido andar por esos mares abiertos con alta y bajas, en donde ha dejado su huella que hasta hoy en día son memorables.

La primera huella que dejó el elenco del Xeneize fue enseguida en su comienzo, cuando empezó a gatear el camino hacia el mundo profesional, es decir en el amateurismo llegando a ser unos de los equipos más ganador de dicha era con 7 títulos. Uno de esos títulos lo sitúa como el primer equipo argentino en jugar en Europa en el año 1925.

En todo barco hay un capitán que conduce, y en el caso del conjunto de la ribera, en la era amateur, el conductor principal fue Pedro Calomino, goleador no solo de una época inicial en el fútbol argentino, sino también fue el jugador estrella de Boca. Además, fue en todas las oportunidades el goleador de Boca, en donde en dos ocasiones marcó 10 goles y en el año 1915 marcó una docena de tanto contra el fondo de la red en un mismo encuentro.

Ya en la era profesional, el océano que tenía que empezar a navegar Boca era mucho más grande, pero aun así supo marcar la diferencia contra la competición en donde en el comienzo mostró su nivel, para acto seguido llenarse de gloria y quedar en la memoria de todos los argentinos y del futbol mundial.

  • Hugo Orlando Gatti es el jugador con mayor cantidad de partidos en la historia de la Primera División del Fútbol Argentino (765) y el arquero con más penales atajados (26, junto con Ubaldo Fillol).
  • Fue el único club argentino en llevar en su camiseta el escudo oficial de la AFA. Ocurrió en 1955 y 1963, en una especie de reconocimiento de la Asociación del Fútbol Argentino a quien había sido campeón, respectivamente, de cada una de las temporadas anteriores (1954 y 1962).
  • El único club de Sudamérica que fue administrado por tres DT que ganaron la Copa del Mundo para las selecciones nacionales: Vicente Feola (campeón brasileño 1958), César Luis Menotti (campeón argentino 1978) y Carlos Salvador Bilardo (campeón argentino) 1986.
  • El único jugador japonés que jugó en la primera división del fútbol argentino fue Naohiro Takahara. Su paso por Boca fue durante el año 2001. En total jugó 6 partidos y marcó 1 gol.
  • Boca venció 11 a 1 a Tigre, con la victoria más grande de su historia y el récord argentino hasta 1967.Mientras que la goleada más negativa, en La Bombonera fue por 6-0 en 1996 contra la Gimnasia de La Plata en la antigua Bombonera. En La Bombonera de hoy, la mayor tormenta fue por 0:4 de la mano de Platense en 1998.
  • Además, posee el récord de mayor número de partidos invicto de manera consecutiva en el Profesionalismo del fútbol argentino con un total de 40 encuentros, que transcurrieron entre el Torneo Clausura 1998 y el Torneo Clausura 1999.
  • El elenco Xeneize es el único equipo que jugó todos los torneos de Primera División desde el comienzo del Profesionalismo en el año 1931. Asimismo, fue el primer equipo que logró salir Bicampeón en el Profesionalismo.
  • Es el equipo con más dobles en Argentina: con 7 torneos de Primera División más una copa nacional o una copa internacional en el mismo año, logrando la gloria en 1969, 1992, 2000, 2003, 2005, 2006 y 2008. Además, es el equipo argentino con más títulos oficiales ganados en la misma temporada, desde 2005/06, ha ganado 5 títulos.

A nivel internacional

  • Posee el récord de la mayor diferencia general en una final de Copa Libertadores ya que, en la final de 2007, el resultado ante Gremio fue de 5-0.
  • Es el segundo club con más Libertadores ganadas, con 6 títulos. Asimismo, es el club de América con más finales de Copa Libertadores: 11.
  • Fue el primer club en América en tener su avión privado. El mismo fue utilizado por el equipo para su viaje a Japón, para disputar la final de la Copa Intercontinental 2003 contra el AC Milan.
  • Único club argentino en salir tres veces campeón del Mundo: 1977, 2000 y 2003, luego de haber jugado 4 finales.
  • Juan Román Riquelme es el máximo goleador en Copa Libertadores del club con 25 goles; también tiene la mayor cantidad de participaciones en dicha copa con 66 partidos disputados.

El Titán que no se hundió

 

Entre tanto récord que ha cosechado Boca Juniors durante todos los años, todas las décadas, siempre hubo un hombre que se destacó y que será único para la fanaticada del mundo azul y oro y es Martin Palermo. El Titan, unos de sus apodos por lo que se lo conocía a dicho jugador, es el máximo artillero de Boca Juniors, quién superó la marca de Roberto Cherro el 12 de abril de 2010 tras conquistar dos goles frente a Arsenal de Sarandí y poner su nombre en lo más alto con 227 goles en 403 partidos disputados.

Palermo hizo su debut el 14 de septiembre contra Newell Old Boys, y anotó su primer gol después de dos semanas contra Independiente de Avellaneda. El primero de sus títulos ganó en el torneo Apertura 1998, en el que anotó 20 goles en 19 juegos, un récord de los torneos 'cortos' (dos por temporada) formato impuesto en 1990.

Entre los muchos hechos curiosos interpretados como 'heroicos' para los fanáticos, el Optimista del Gol, como lo apodó el gran Carlos Bianchi, anotó su gol número 100 en la primera división antes de Colón, en la ciudad de Santa Fe, pocos minutos después de haberse roto los ligamentos cruzados de su rodilla derecha; después de su recuperación, regresó a la actividad en mayo de 2000 para enfrentar a River Plate en los cuartos de final de la Copa Libertadores en La Bombonera, y anotó el tercer gol para su equipo, imponiéndose ante el clásico rival por 3-0 y logrando la clasificación a la final, la cual terminó ganando en Brasil ante Palmeiras.

La obra maestra de Palermo se produjo en Japón en noviembre de 2000, cuando en menos de un abrir y cerrar de ojos le anotó dos goles a Iker Casillas y le dio a Boca la victoria contra el Real Madrid por 2-1 en Tokio en la final de la Copa Intercontinental.

Hasta 2004 jugó en el Villarreal, Betis y Alavés. Regresó a Boca Juniors, y con Alfio Basile como entrenador ganó cinco títulos consecutivos. Otra hazaña clamorosa lo tuvo como protagonista en 2009, ante Vélez Sarsfield, cuando marcó un gol con un cabezazo desde 40 metros en la portería de Germán Montoya, y los boquenses ganaron por 3-2 en un partido de Liga.

Y si algo quedaba para sellar su marca boquense, en Sudáfrica 2010 marcó con la Selección Argentina un gol ante Grecia, el primero de un futbolista de Boca Juniors en un Mundial en 80 años. Cabe destacar que en dicha instancia previa fue el quien le dio la clasificación al mundial sobre el final del encuentro, marcando el gol bajo una lluvia intensa y haciendo explotar un Monumental que estaba repleto.

 

 

 

 

El Récord más fresco: Un entrenador emblema con altas y bajas

Si hablamos de historia se sabe que la misma nunca se deja de escribir porque siempre hay nuevos capítulos interesantes que leer, recordar y que siempre estará presente en las memorias del futbol argentino y del futbol mundial. Es por ello que en esta etapa del recorrido se destaca el hace poco Ex entrenador de Boca Juniors Guillermo Barros Schelotto.

Más allá de quedar como el único DT Xeneize que disputo una final de Libertadores contra el clásico antagonista de toda la vida, River, y haber perdido la misma en la última etapa de doble final en donde se tuvo que jugar en España por hechos extra futbolístico; Guillermo no solo es el DT más grande en la época moderna, sino que ha entrado en el top ten de los entrenadores del elenco de la ribera.

Guillermo, junto a su hermano Gustavo Barros Schelotto, dirigió al club del cual es emblema desde el 3 de marzo 2016 hasta el 14 de diciembre del 2018. Entre los títulos del Mellizo se encuentran los dos torneos locales (Campeonato 2016/17 y Superliga 2017/18) el cual lo llevó a ser bicampeón. También se encuentra en el puesto cinco de los DT´s Xeneize que más días estuvieron en el cargo con una totalidad de 1016 días.

Dado que los números fríos son virtualmente incuestionables; a nivel de entrenadores top en cuanto a las estadísticas: obtuvo un total de 63 victorias, más de la mitad de los juegos seleccionados, empató 31 y solo perdió 23, lo que produce un porcentaje de efectividad del 62.6%. Además, sumó a su legado 617 días ininterrumpidos como líder del certamen local, un récord que terminó en la segunda fecha de la Superliga 2018/19 contra Estudiantes.

Biografía realizada por:  Facundo Abel  (@FacuuAbel),  Tomás Cascallares  (@TomiCascallares),  Nicolás GonzálezLuciana López  (LuuLopez4),  Gastón Mazur  (@ GMaz17),  Agustín Oyene  (@ AgusOyene7)