Exclusiva. Germán Delfino: "Boca - River no deja de ser un partido de fútbol, un 11 contra 11"
Foto: VAVEL.com

Si les digo el nombre de Germán Delfino la mayoría de ustedes lo asociarán al árbitro internacional argentino que ha sido designado para dirigir el Boca Juniors - River Plate. Sin embargo, lo que muy poca gente conoce es que cursó Periodismo deportivo al mismo tiempo que se preparaba para ser árbitro. Recibido en 1997, logró afiliarse a la AFA cuatro años más tarde, debutando en la Primera División del fútbol argentino justamente nueve años después de lograr su titulación. Tras vivir uno de los momentos más duros en su carrera como árbitro, supo encajar el golpe, reponerse y llegar a lo más alto sin soltar el silbato ni un solo día. El duelo entre Huracán y All Boys tuvo como invitado a un joven que, dos años más tarde, lograría subir el escalón necesario para ser árbitro internacional.

¿Qué le lleva a Germán Delfino a convertirse en árbitro?

Fue siempre por la pasión del fútbol. Me gustaba jugarlo, pero como jugador no tenía grandes condiciones. Entonces tomé otro camino. Estudié periodismo deportivo y al mismo tiempo arbitraje, pero la verdad es que agarré la pasión por estar dentro de un campo de juego dirigiendo. No me arrepiento de haber elegido este lindo camino.

¿Existe algún tipo de influencia en su entorno para decantarse por el arbitraje?

Cuando comencé no tenía a nadie cercano. Era solo porque me gustaba el fútbol. Luego, a través de mi cuñado, que era compañero de curso, conocí a la que hoy es mi esposa. Mi suegro fue también árbitro asistente de hace veinte años y ahora tengo la posibilidad de estar rodeado de gente del mismo mundo: mi suegro, mi cuñado y muchos profesores que me impartieron clase. Me dan su opinión y su aliento y siempre me dan buena onda.

"No me arrepiento de haber elegido este lindo camino"

¿Qué reacciones hubo en la familia cuando decidió ser árbitro?

No hubo una reacción rara. Era algo nuevo y mi mamá me averiguó por el curso. Ella estaba trabajando junto a los árbitros que hacían lo que seria la jubilación, una jubilación privada. Así fue como surgió y ella fue el medio para que llegase al arbitraje. Me dijo: ‘Hay un curso de arbitro. Apúntate’.

¿Cómo fueron sus primeros pasos con el silbato?

El camino es largo. Uno arranca haciendo un curso en nuestro sindicato. Luego tiene un año más de pasantía y un cuarto año de homologación para la AFA. Recién comenzado mi carrera ingresé a la AFA en 2001, cuatro años más tarde de comenzar a arbitrar en el 97. Hay muchísimas categorías. Desde infantiles, asistente de partidos del ascenso…un montón de escalones que hay que superar. Árbitros de la D, de la C, de la B Metropolitana, del Nacional B…hasta que el 9 de octubre de 2010 llegó mi debut en Primera. Nueve años exactamente desde que ingresé.

Foto: Sin Mordaza

¿Qué sensaciones tiene Germán Delfino antes de saltar a un terreno de juego?

En el túnel se vive una sensación muy linda. Es un orgullo haber llegado ahí y poder dirigir un partido de la Primera División del futbol argentino. Uno se siente un privilegiado y guarda un recuerdo de todas las canchas a las que le ha tocado ir, grandes y chicas. Sentir por lo que uno ha pasado y por suerte dónde ha llegado y está hoy. Tengo la suerte de disfrutar esto que es tan lindo.

Esas sensaciones de las que habla, ¿serán las mismas para el Superclásico o pueden variar por la trascendencia del duelo?

Creo que se van a mantener. Cuando finalice, si sale todo bien, uno sabrá lo que acaba de dirigir. Lo tomo con mucha tranquilidad, sin apuros, esperando a que llegue el partido y disfrutando como siempre. Yendo con tiempo, temprano, haciendo la previa, tomando unos mates y cuando salga a la cancha sé que va a ser distinto pero no deja de ser un partido de fútbol, un once contra once.

"Lo tomo con mucha tranquilidad, sin apuros, esperando a que llegue el partido y disfrutando como siempre"

¿Qué reacciones tuvo al conocer la designación?

No fue tan de sorpresa. Se venía hablando en la prensa y uno sabía que era candidato aunque faltaba la asignación oficial. Es una inmensa alegría que me hayan elegido, que me hayan dado la responsabilidad de este partido y ojalá que salga todo bien mañana. Recibí muchos mensajes de compañeros y amigos felicitándome por este nuevo logro.

¿Afecta todo lo que se lee y se escucha de un Boca Juniors - River Plate en la figura del árbitro?

Yo lo vivo con mucha tranquilidad. No estoy para nada ansioso ni mucho menos. Sabes la responsabilidad que es y por ahí hay árbitros que pasan por Primera y no llegan a dirigir un Superclásico. Es un escalón más como cuando dirigí la Copa Libertadores o la Sudamericana. Son metas que se van dando y por suerte las tomo con tranquilidad.

¿Qué diferencias aporta un Superclásico en la semana previa al partido?

La repercusión mediática que sientes. Desde el martes que salió la designación no han parado de pedirme entrevistas, tanto televisivas como radiales. Como nunca. Nunca tuve un partido así, con tanta repercusión.

¿Y en cuanto a la forma de dirigir?

No voy a cambiar mi estilo porque sea este partido. Tomaré algunas precauciones obvias, hablaré más con mis asistentes y mi cuarto árbitro, pero si mi estilo me hizo llegar hasta acá no voy a traicionar mis convicciones. Prefiero seguir con mi manera de dirigir y tratar de que el partido sea dinámico, cobrar lo que crea que son faltas. Soy un árbitro que deja jugar. Espero que los jugadores colaboren para que sea un gran espectáculo.

"Espero que los jugadores colaboren para que sea un gran espectáculo"

¿Cómo es la preparación para un partido de estas características?

Sí, el entrenamiento es habitual, semana a semana. Uno sabe qué equipo le toca, trata de ver imágenes y si tiene la suerte de haberle dirigido en más ocasiones lo conoce. Uno espera el domingo para llegar a dirigir sabiendo que le toca dirigir la Primera División del fútbol argentino con la misma responsabilidad que mañana.

¿El hecho de que Boca Juniors no tenga opciones de pelear el campeonato le resta trascendencia al partido?

No, no creo que le reste nada. Un Superclásico es un Superclásico y se ve en el mundo entero. Si uno se equivoca y tiene una mala tarde, va a tener repercusiones. Ambos van a querer salir a ganar por su hinchada, por su gente y por la historia. No creo que influya que Boca no esté peleando el campeonato.

¿Cómo será el previo del partido?

Saldremos temprano, con mucha anticipación de casa. Saldremos unas cuatro horas antes para no tener complicación con el tránsito. Entraremos al vestuario, trataremos de ver la cancha y su estado y sacaremos alguna foto de recuerdo. Entraremos al vestuario, tomaremos unos mates, que es el ritual y hablaremos del partido. Esa va a ser la planificación.

¿Cómo se define Germán Delfino a sí mismo como árbitro?

Soy un árbitro que cobra lo que ve, trato de verlo todo, de estar en todos los detalles, de sancionar a los jugadores que juegan brusco o violento y de sancionar lo que vea sea el equipo que sea. Eso me ha hecho ganar una credibilidad y la voy a seguir manteniendo. Tengo una libertad absoluta para dirigir y mientras uno sienta que hace lo correcto y tiene el respaldo lo va a seguir haciendo. Voy a seguir mis convicciones y no voy a perdonarle la vida a nadie en sanciones cuando corresponda, mas allá de la camiseta o equipo que haya en frente.

"Un Superclásico se ve en el mundo entero. Si uno se equivoca, va a tener repercusiones"

¿Cuál fue su espejo donde mirarse como árbitro?

No tenía un referente o alguien a quien querer parecerme. Me gustaba ver varios estilos de árbitros y aprender de todos ellos. Lo que más me agradaba era tener mi propio perfil. No era fanático de uno en especial.

¿Cuál es el partido más importante que ha dirigido?

No tengo uno puntual. Tengo varios. Alguno por el descenso o por el ascenso. Hace poco debuté como árbitro principal en la Copa Libertadores. Fue un Fluminense - Huachipato y dirigir esa copa fue algo muy lindo, un lindo premio. Te da la oportunidad de estar dentro de los más importantes. Mañana entrará en esa lista el Boca - River, seguro.

Lunati reconocía en una entrevista que había sufrido el enfado de los hinchas a modo de insulto algún que otro lunes. ¿Ha vivido usted alguna situación similar?

La verdad que no. Por suerte tengo más de sesenta partidos en Primera y no he tenido grandes conflictos. Quizás sea porque no soy tan reconocido. Nunca he tenido un episodio desagradable y esperemos que siga asi un largo tiempo.

Los delanteros festejan goles y los porteros paradas. ¿Qué festeja un árbitro?

En mi caso me encanta dar la ley de la ventaja bien otorgada y que termine en gol. Es una de las mejores cosas que pueden pasarle a un árbitro.

¿Qué consejo le daría a aquellos que están empezando en el mundo del arbitraje?

Que realmente no piensen tan a lo futuro. Cuando arranqué no pensaba llegar a tanto, sino en ir partido a partido, disfrutar cada partido en cada categoría y sea en la cancha que sea. Preparar el bolso y poner arbitrar con la mejor predisposición. Dependiendo de su esfuerzo y de la suerte,porque el arbitraje es muy subjetivo, puede estar dirigiendo en o más alto sin esperarlo. Si le apasiona y lo toma con ilusión, puede llegar. No todo es bueno pero dirigir un partido es un privilegio.

"Dar la ley de la ventaja bien otorgada y que termine en gol es una de las mejores cosas que pueden pasarle a un árbitro"

¿Cuál es su momento más feliz como colegiado?

Creo que cuando me nombraron árbitro internacional en 2011. Fue uno de los momentos más lindos.

¿Cuál es su momento más duro como árbitro?

Cuando estaba en la B Metropolitana me habían bajado del lugar de entrenamiento, del Predio Ezeiza, y fue un retroceso. Fue un momento muy duro, pero fue negativo para acabar siendo positivo. Gracias a eso estoy hoy acá.

¿Qué partido le gustaría dirigir?

La verdad que el de mañana. El Boca - River es el que me gustaría dirigir.

VAVEL Logo