¡Feliz Navidad!
Diego celebrando (Fuente: Tremendamente motivados)

No digan que el 25 de diciembre es navidad, para todos los fieles que tienen a la pelota como religión y credo esta fecha se pasa para el 30 de octubre.

Ese día en Villa Fiorito un rayo de luz abrió paso por entremedio de las nubes. Los vecinos de la villa pensaron que estaban ante la presencia de un ovni o de un meteorito. Fue mucho más espectacular y trascendental para la condición humana que un contacto directo con los marcianos. Ese día nació un marciano en el planeta tierra, un hecho único e irrepetible.

No tenía fisonomía de extraterrestre, si no más bien era parecido a todos los bebes. Pero apenas la madre pujó para que saliese al mundo exterior, movió la pierna izquierda. Un símbolo que lo acompañaría por los siglos de los siglos.

Los médicos se pensaron que estaban ante un niño con problemas motrices, pero el tiempo daría a entender todo lo contrario.

Pasaban los años y él seguía moviendo su zurda. Lo llamaban por su nombre y él asentía con su pierna. No hablaba con su voz, si no con su extremidad.

Se le agregó una extensión con una forma redonda a su pie. Él caminaba y la bola lo acompañaba. A cada paso, un toque. A cada toque, una sonrisa.

Su sonrisa picarona se les contagió a todos los que lo veían con una pelota. Primero, en los potreros de la villa y luego en las canchas.

Con el correr del tiempo, su magia y su clase lo llevaron a ganar un Mundial, el súmmum de todo futbolista.

Se desprendió de muchas cosas en su vida, pero de lo que nunca quiso ni pudo despegarse es de su pierna zurda inmortal. Esa que sembró alegría en el pueblo.

¡Feliz navidad para todos!

VAVEL Logo