Independiente: B Nacional 2013/2014
(Foto: Prensa Independiente)

Aún con la espina de vivir el peor momento de la historia del club (ver : “El diablo por primera vez vivió el infierno”), los hinchas de Independiente terminaron el 2013 un poco más aliviados viendo a su equipo entre los tres primeros de la B Nacional.

El equipo comenzó siendo dirigido por Miguel Brindisi, quien a falta de buenos resultados dejó su cargo en la cuarta fecha tras una dura derrota en Tucumán, ante Atlético, por 2-1. La escasez de respuestas anímicas y futbolísticas fueron irreversibles para el técnico que sacó al Rojo campeón del Clausura 1994. Su saldo como entrenador de Independiente en la B Nacional fue negativo, con dos partidos perdidos y dos empatados.

Omar De Felippe, con dos ascensos en su historial personal (con Olimpo y Quilmes), fue el elegido para tomar el cargo en un momento de extremo nerviosismo, tanto dentro como fuera de la cancha. El nuevo técnico fue una bocanada de aire fresco en el infierno que se vivía en Avellaneda y con ingenio, mano dura y tranquilidad hacia sus dirigidos, poco a poco le fue encontrando la vuelta a un equipo que parecía no funcionar.

Tras un empate en cero como local ante su homónimo mendocino, llegaría la primera victoria de Independiente en la segunda categoría, 1-0 frente a Huracán en el Tomás A. Ducó. A partir de allí, el Rojo hilvanaría una serie de triunfos y empates que lo acercarían a los primeros puestos. Con De Felippe, los Diablos ganaron diez, empataron seis y perdieron tan sólo un encuentro (0-1 ante Almirante Brown, en la fecha 12) culminando el año en puestos de ascenso, detrás de Banfield y Defensa y Justicia.

Tras un buen fin de año, el Rojo comenzó el 2014 con muchas expectativas pero en la pretemporada los resultados no fueron los esperados. En el Torneo de Verano disputado en Mar del Plata sufrió un duro traspié ante su clásico rival, Racing Club, y sus hinchas no sólo tuvieron que tragarse un 0-3, sino también las cargadas que sus vecinos le habían preparado para disfrutar su paso por la segunda división. Al siguiente partido empató 0-0 frente a un Newell´s bastante diferente al de los últimos tiempos.

Días más tarde viajó a Córdoba para disputar la copa de esa provincia frente a Rosario Central y Belgrano, cayendo en dos oportunidades (0-1 y 0-2) y mostrando falencias en todas las líneas, aunque las más notorias fueron en defensa y definición.

Con el crédito de fin de año desteñido, como la camiseta amarilla estrenada por Puma, por las malas actuaciones en los amistosos de verano, Independiente regresó a los entrenamientos en Villa Domínico y a sus hinchas sólo les quedaba una ilusión, que se concretara el regreso de Federico Insúa. Después de idas y vueltas, de retrasos en la lectura y firma del contrato, números que no cerraban, el Pocho finalmente selló su vuelta al conjunto de Avellaneda, en lo que será su tercera etapa en el club.

Con la vuelta del mediocampista la parcialidad roja recuperó su entusiasmo y espera un buen arranque de estos seis meses, esos que esperan sean los últimos de su historia en una categoría que no le pertenece. Será responsabilidad de Omar De Felippe y sus dirigidos devolver al Rey de Copas a su lugar en el fútbol argentino.

Altas y Bajas

Altas:

Federico Insúa: el volante llega de Vélez para reforzar la zona se generación de juego. Es su tercera etapa en el club, donde jugó entre 2002 / 2003 y luego en la temporada 2004/ 2005. En Independiente jugó 91 partidos y anotó 23 goles, además de ser parte del plantel que obtuvo el Apertura 2002. Como en esa oportunidad, jugará al lado de Daniel Montenegro y los hinchas se ilusionan con el tridente que los dos experimentados formen con el joven Matías Pisano.

Bajas:

Christian Núñez a Independiente del Valle (Ecuador). Aún se esperan sondeos por Hilario Navarro y Franco Razzotti, quien no sería tenido en cuenta. Se les rescindió contrato a los juveniles Alejandro Muñoz, Ignacio Barcia, Lucas Roqué, Brian Nieva y Nicolás Delmonte. La Comisión Directiva busca rescindirles también a Nicolás Villagra, Alexis Blanco y Franco Franzino.

El regreso:

Hernán Fredes: Cuando ya estaba su concretado su pase a Tigres de México, el mediocampista se rompió los ligamentos cruzados en el último partido del Rojo en primera, frente a San Lorenzo, por lo que el club debió hacerse cargo de su recuperación. De Felippe se mostró interesado en contar con sus servicios y los dirigentes le renovaron por seis meses, tras los cuales continuaría su carrera en el club mexicano.

Plantilla

Arqueros:

Diego Rodríguez, Fabián Assmann, Hilario Navarro, Facundo Daffonchio.

Defensores:

Claudio Morel Rodríguez, Cristian Tula, Julián Velázquez, Sergio Ojeda, Lucas Villalba, Alexis Zárate, Gabriel Valles, Samuel Cáceres, Jorge Figal, Alejandro Gómez.

Mediocampistas:

Leonel Miranda, Daniel Gastón Montenegro, Federico Insúa, Federico Mancuello, Martin Zapata, Reinaldo Alderete, Hernán Fredes, Franco Razzotti, Fabián Monserrat, Juan Manuel Trejo, Franco Bellocq, Marcelo Vidal, Matías Pisano, Francisco Pizzini, Guillermo Pereira.

Delanteros:

Facundo Parra, Adrian Fernández, Sebastián Penco, Cristian Menéndez, Martin Benítez.

Cuerpo técnico

Entrenador: Omar De Felippe

Ayudante de Campo: Walter De Felippe y Ariel Wiktor

Preparador físico: Fernando Gómez y Fabián Arangio

Entrenador de arqueros: Alfredo Rodríguez

Doctores: Dr. Luis Chiaradía y Dr. Sergio Mauro

Kinesiólogos: Gabriel De Brasi y Julio Zunino

Utileros: Emiliano Sánchez y Mariano Bagnato

Masajista: Ángel Venturini.

Seguridad: Hugo Starvaggi

Jefe de Prensa: Darío Eichenblat.

Club

Fundación: 4 de agosto de 1904

Presidente: Javier Cantero

Estadio: Libertadores de América (capacidad 35mil espectadores). Reinaugurado el 28 de octubre de 2009.

Títulos: 2 amateurs. 14 profesionales. 16 internacionales. 10 copas nacionales.

Sistema de juego

En un inicio la idea de Omar De Felippe fue la de un sistema táctico que le otorgara al Rojo mayor solidez en el fondo. Por eso en sus primeros encuentros al frente del equipo paró un 4-4-2 con Daniel Montenegro y Facundo Parra como los solitarios delanteros.

Con el correr de la fechas y la obtención de resultados, el entrenador comenzó a meter mano en su pizarrón y sus ideas comenzaron a verse plasmadas con un 4-3-2-1. Colocando a Parra como único punta y juntando al Rolfi con Matías Pisano unos metros por detrás.

Por delante a Independiente lo espera un semestre decisivo en su objetivo por volver a la máxima categoría, con la llegada de Federico Insúa el técnico de los Diablos Rojos se vio obligado a redibujar una nueva táctica.

Arquero: En el arco Diego Rodríguez aún mantiene su invicto con la valla sin ser vencida durante más de 700 minutos y su puesto defendiendo los 3 palos es indiscutido.

Defensa: En el fondo, Gabriel Vallés cada día se encuentra más afirmado como lateral por la derecha, la dupla central estaría conformada por Cristian Tula y Julian Velázquez, aunque también podría jugar Claudio Morel Rodríguez en lugar del juvenil. Por último, el lateral por izquierda sera el puesto a disputarse entre el guaraní ex Boca y el juvenil Federico Mancuello, aunque este último correría en desventaja al menos en el inicio.

Mediocampo: El mediocampo necesitará estar bien aceitado, Martin Zapata y Marcelo Vidal sería los encargados de las tareas defensivas y de recuperación del balón. Mientras tanto, Pisano, el Rolfi y el Pocho buscarán asociarse de cara al ataque en busca de rememorar el distinguido Paladar Negro de Independiente.

Delantera: Por último, como único delantero pero se vislumbra que mejor asistido, se encontrará Facundo Parra, quien convirtió 5 goles en el semestre pasado.

Once tipo

Así jugó el Rojo en la B Nacional

Escrito por: Juan Manuel Di Iorio y Sabrina Gjinovich

VAVEL Logo