Estudiantes venció por la mínima a All Boys
Carrillo lucha por la pelota. El delantero fue el autor del único gol del partido (Foto: ole.com)

Estudiantes está logrando algo que le viene costando y mucho desde la ida de Sabella. La regularidad. Hoy tenía una parada complicada en una cancha que siempre es difícil, como es la del Albo. La vuelta de Verón era el condimento especial del partido. El equipo del Negro Rodríguez está necesitado de puntos y está cada vez más complicado con el promedio, es por esto que necesitaba una victoria de local para afianzarse en el campeonato.

El partido comenzó trabado, con poco juego y mucho pelotazo. Un Estudiantes comandado por el capitán Verón buscaba y buscaba, pero la buena defensa del equipo de Floresta no lo dejaba obtener situaciones claras. Algún pelotazo de afuera del área de Desábato y un tiro aislado de Jara fue lo máximo en emociones que aportó el primer tiempo.

Ya en el segundo tiempo, al León se lo vio más seguro en la cancha y más conciso. Gracias a esta precisión, los dirigidos por Pellegrino pudieron llegar al gol. Un centro cayó al área del Aurinegro, una serie de rebotes dieron paso a que Cambiasso rechazara hacia el medio y Carrillo sólo tuvo que empujarla contra la red. Gol trabajado por parte de Estudiantes.

A los 22 del segundo tiempo, Auzqui vio la segunda amarilla y se fue a las duchas antes de tiempo. Gracias a esto, All Boys se encontró más con la pelota y pudo generar juego y situaciones. Aquí el que se lució fue Rulli, arquero del Pincha, que sacó todo lo que remató el equipo de Floresta. Ya en el tiempo recuperado, un cabezazo a quemarropa de Calleri obliga al juvenil arquero de Estudiantes a pegar un manotazo monumental, seguido de una tapada baja ante un remate de Espinoza.

A Estudiantes sólo le quedó aguantar el resultado hasta el final, y así, a pura garra y entrega, el Pincha se llevó los tres puntos a La Plata. Estudiantes obtuvo una victoria de gran valor y queda como único puntero del torneo. Por el otro lado, All Boys sólo sumó un punto de seis jugados, y los promedios empiezan a preocupar a todo Floresta.

VAVEL Logo