A buen fútbol y corazón
Lucas Favalli con la pelota, jugador clave en Instituto. (Foto: Día a Día).

En la foto (Día a Día): Lucas Favalli con la pelota, jugador clave en Instituto.

En una noche que comenzó bajo la lluvia en un Monumental de Alta Córdoba que lució casi repleto a pesar del clima, Instituto y Patronato se enfrentaron por la fecha 23 de la B Nacional, en un partido memorable. Es que ambos salieron a buscarlo desde el arranque y no pararon de hacerlo hasta el final.

Lo que se vio

El transcurso del partido fue interesante. El primer tiempo mostró una mayor tenencia de la pelota por parte del local, que supo dominarla a través de los protagonistas de siempre: Vismara y Favalli. Ellos acompañados de la velocidad constante de López Macri y Burzio que corrieron incansablemente por el ataque glorioso. Por su parte, el Patrón no se quedó atrás y con Carignano al ataque, sumado al buen pie de Brum y Machín, complicó bastante a la Gloria. La defensa albirroja estuvo precisa, salvo en algunos fasajes del cotejo donde Masuero se mostró inseguro. Un claro ejemplo fue el gol visitante, donde el marcador central perdió la marca (tras un centro proveniente de un córner) y Bogino aprovecha para poner arriba a los de Paraná. Si hay algo que quedó demostrado a lo largo de este torneo, donde todavía quedan 19 fechas por jugarse, es que a Instituto le cuesta defender las pelotas paradas y es uno de los aspectos a mejorar. Sin embargo siguió insistiendo, y tras un buen centro de Damiani (vital en el juego, salvó un gol sobre la línea al comenzar la segunda mitad, pero tuvo que retirarse lesionado después) Burzio conectaría de cabeza a la red, y el empate parcial provocaba delirio en los hinchas y socios que se ilusionaban con ganarlo.

En el segundo tiempo, la calidad de juego de los dirigidos por Agüero disminuyó, no así sus intenciones de dar vuelta el marcador y el corazón de los jugadores para recuperar y buscar el arco rival. A los 12' López Macri metió un centro para que Juan Martín entre por el segundo palo y, casi arrastrándose por el césped, empujó de "palomita" la pelota para poner el 2-1 y que explote de alegría el corazón y la garganta de todos los que se acercaron al Juan D. Perón para disfrutar de una noche gloriosa. Después quedaría aguantar el resultado, pero siempre yendo al frente, aunque Patronato buscó empatarlo en todo momento y tuvo posibilidades de hacerlo de no ser por Julio Chiarini.

No hay dudas que en la noche cordobesa de sábado, Instituto y Patronato, nos dieron un espectáculo A BUEN FÚTBOL Y CORAZÓN.

Preocupación primero, alivio después

En una de las últimas jugadas, el arquero albirrojo Julio Chiarini salió a despejar un balón complicado y recibió un golpe en el maxilar inferior. Al terminar el partido preguntó "¿Cómo salimos?", desorientado, no recordaba nada de lo sucedido. Se comentó que hubo un desvanecimiento en los vestuarios y debió ser trasladado a un centro de asistencia médica, para realizarle una tomografía. Por suerte, el análisis arrojó resultados positivos para el nacido en Oliva.

Los goles de Instituto 2 Patronato 1

VAVEL Logo