Un mar de dudas
¿Ramón insistirá con el mismo esquema de juego? (Foto: www.minutouno.com)

River volvió a ser más de lo mismo. El equipo dirigido por Ramón Díaz nuevamente dejó más dudas que certezas en su juego. El conjunto de Núñez que venía de perder ante Godoy Cruz en su estadio volvió a ser una réplica del equipo del semestre pasado. La falta de actitud por parte de algunos jugadores es uno de los temas principales a tener en cuenta de cara a los próximos partidos si es que no se quiere repetir lo hecho en el semestre anterior. Por otra parte, Ramón Díaz deberá tomar una decisión importante respecto de la defensa, ya que quedó demostrado que la línea de tres, sin sus habituales jugadores titulares, no funciona y presenta muchas falencias.

Colón, con muy poco, y con ratos de presión y empuje, pudo complicar a un River, que en cuanto a lo defensivo se lo vio muy pobre, y que de mitad de cancha para adelante no estuvo preciso, ni en los pases, ni en la definición. El equipo de Santa Fe le cedió la pelota a su rival en gran parte del juego y lo esperó en su campo para luego resolver las situaciones que tuvo. Los goles de Graciani y Luque para los locales, dejaron a River muy expuesto en cuanto a lo defensivo, ya que los tantos llegaron debido a serias desatenciones del fondo Millonario. Está claro que la línea de tres defensores integrada por Ramiro Funes Mori, Germán Pezzella y Víctor Cabrera, no funcionó en toda la noche y en ningún momento cumplió con las expectativas de su técnico, que confió nuevamente en el esquema pero que quedó demostrado que no da resultados y que debe cambiarlo lo antes posible.

De todas maneras, lo más preocupante del equipo de Ramón Díaz, y algo por resaltar, es la falta de actitud con la que se vio a varios jugadores, desentendiéndose de jugadas o teniendo muy poca participación en gran parte del encuentro, casi caminando la cancha. Este es un aspecto fundamental, ya que si no se quiere repetir la mala imagen del semestre anterior, es necesario mayor compromiso con el equipo por parte de jugadores, que desde su llegada a River, no han estado a la altura de las circunstancias.

En cuanto a lo futbolístico, River es un equipo que sabe manejar la pelota por momentos, pero que no genera mayor peligro al arco contrario, es decir, domina la posesión del balón pero sin ser tener profundidad en sus ataques. Para esto, es necesario que jugadores como Carbonero y Ponzio tengan mayor participación y se involucren más con el juego y de esta manera la pelota pueda llegar más fácil a los delanteros. En el ataque, Fernando Cavenaghi convirtió nuevamente pero quedó demostrado que no tiene un acompañante que pueda asistirlo o con el que pueda asociarse. El caso de Teófilo Gutiérrez es preocupante, ya que el colombiano está en un bajísimo rendimiento, tiene poca participación en las jugadas de ataque y en cada ocasión que dispone parece querer jugar su propio partido. Tal vez la solución sea la inclusión de Giovanni Simeone o Juan Carlos Menseguez en lugar del ex Racing, quien hasta ahora y desde su llegada al club de Núñez no ha tenido un rendimiento acorde a lo que se esperaba de él.

Ramón Díaz sabe que atraviesa horas decisivas en el club, ya que el crédito que tiene es cada vez menor. Si bien las buenas actuaciones del equipo en el verano y el buen desempeño en las dos primeras fechas esperanzaron en que la situación respecto del torneo pasado se podía revertir, el equipo sigue demostrando las mismas falencias en el juego. Está claro que ya no basta con horas de trabajo y entrenamiento. Para revertir la situación y no quedar fuera de la pelea tan rápidamente es necesario un cambio de actitud lo más urgente posible.

VAVEL Logo