Errores máximos
foto: infobae.com

Los equipos no pueden justificar sus rendimientos en torno a las actuaciones arbitrales. Pero no podemos negar que las decisiones de los jueces, así sean acertadas o no, siempre influyen en el desarrollo de un partido. Arsenal llegó esta noche al Monumental tras sufrir el pésimo arbitraje de Luís Álvarez. Con errores para los dos bandos, el juez no sancionó dos penales a favor de los del Viaducto. Uno porque Lematomó a Furch dentro del area. El otro por una mano en el segundo tiempo. Además el tiro libre del primer gol cervecero llegó por una falta de Marcone sujetando a un jugador deQuilmes y la misma situación en el area no fue sancionada.

Esta noche eso volvió a ocurrir pero con Pablo Lunati. El partido no venía teniendo acciones de peligro pero la pifia de la autoridad modificó todo. Sobre el final del primer tiempo el juez no cobró una clara falta de Éder Álvarez Balanta sobreIván Marcone. El colombiano, tras una jugada a balón parado, fue con los dos pies sobre la pelota cuando el mediocampista se encontraba en la línea del area. Como establece el reglamento, en ese punto del campo una falta es penal. Pero la autoridad del encuentro, que estaba cerca de donde se cometió la infracción, no sancionó la falta.

En el complemento, para completar la mala noche, el juez tuvo otro error garrafal. Vangioni encaró por la izquierda yFausto Montero lo detuvo fuera del area agarrandoló. PeroLunati fue el único que vio, y no consultó con sus asistentes, que la falta fue dentro del area. Así sancionó el penal que luegoFernando Cavenaghi pateó al medio del arco para el gol que dictaminó el 1-0 a favor del millonario. Así los locales se llevaron, sin merecerlo, tres puntos que lo dejan a tan solo dos unidades del líder Colón de Santa Fe.

Alfaro y Campestrini seguramente se van a tener que presentar este martes ante el Tribunal de Disciplina para dar explicaciones de sus quejas contra Luís Álvarez. Esperemos que los jueces tengan también que hacerlo, y que sean parados por incumplimiento del reglamento si es necesario. Porque estas situaciones máximas terminan determinando quién gana y quién no.