Una noche para el recuerdo
Diego Latorre realiza una pirueta épica; era el 4 a 3. Foto: imborrableboca

Noche calurosa de febrero y los equipos se iban al vestuarios finalizada la primera mitad. River Plate se encontraba 3 a 1 arriba en el marcador ante un deslucido local. Navarro Montoya; Stafuza, Simón, Marchesini, Hrabina; Villarreal, Giunta, Tapia, Latorre; Graciani y Batistuta eran los once que iban a las duchas con el deseo de dar vuelta el resultado adverso.

Parecía imposible, pero de la mano de un Diego Latorreinspirado - autor de dos anotaciones -, el xeneize culminaría una noche mágica que es y será recordada por todos los hinchas a lo largo del tiempo.

Volvían ambos conjuntos a la cancha, listos para arrancar el segundo tiempo. Boca Juniors salía decidido a descontar, y con más garra que fútbol lograría su primer cometido. Centro de de Carlos Tapia que Blas Giunta cabecearía a la red en apenas 11 minutos. Era el 2-3 y el comienzo de un nuevo partido.

River Plate padecía ese hombre de menos en el terreno de juego, a raíz de la expulsión de Astrada sobre el final de los primeros 45´. Tabárez, por aquel momento entrenador xeneize, daba indicaciones de que todos sus futbolistas se lanzen al ataque.

Y así fue como Marchesini, de características defensivas, marcaría el empate. Una igualdad que haría delirar al público local. Pero todavía había lugar para una emoción más.

El partido parecía sentenciado, ya que Boca Juniors había conseguido un empate importante en lo anímico y sobre todas las cosas, impensado. La igualdad le sentaba bien a ambos planteles, pero el local con picardía lo fue a buscar. A los golpes, con sacrificio, pero también con esa cuota necesaria de talento. Gabriel Batistuta lo tuvo ante Passet, pero el portero lo atoró de manera impecable. No obstante, el rebote le quedó a Latorre, autor del primer gol que, con una tijera inolvidable, pondría el 4 a 3 definitivo.

Esa noche explotó La Bombonera en un triunfo que perdurará en la memoria de ambos clubes. Una historia amplia, llena de curiosidades, de anécdotas y sobre todo de pasión. Las revivís en la semana del superclásico en VAVEL.com.

VAVEL Logo