La lluvia venció al fútbol de Boca, pero no a sus ganas de jugar
Foto: Canchallena

Las buenas intenciones a veces no son suficientes. Cuando estas buenas intenciones son llevadas a cabo correctamente, tampoco alcanzan si tienen factores externos como obstáculos. La lluvia torrencial que azotó La Bombonera impidió que el dueño de casa pudiera desplegar su fútbol y también que el partido siguiera su rumbo, porque el árbitro, Federico Beligoy, lo suspendió a los 12 minutos del segundo tiempo.

Los pases cortos y las triangulaciones no fueron posibles, las gambetas y arremetidas individuales tampoco -salvo en una ocasión que terminó con un feliz desenlace para los dirigidos por Rodolfo Arruabarrena-, pero sí tuvo lugar la lucha y el coraje de los once jugadores xeneizes.

Si bien eligieron mal la estrategia ante un escenario más parecido a un océano que a una cancha de fútbol, Boca supo embarrarse -literalmente- las manos para sacar adelante, al menos por ahora, un partido complicado. Porque no se puede jugar a los pases si la pelota se frena en mitad de camino, es mejor esperar el error del rival para sorprenderlo como hizo Racing, más aún cuando las circunstancias propician las equivocaciones.

La Academia sí eligió el camino correcto para ser superior al rival, pero se encontró con un Boca que luchó cada pelota dividida como si fuera la última, ya que cada vez que había que poner la pierna fuerte, el jugador de azul y oro demostró más determinación y capacidad de natación para imponerse en las lagunas del césped. Una clara prueba de esto es el gol:

Con mucha voluntad, el conjunto local emparejó un partido que tácticamente fue mal jugado. Y también con una dosis de suerte -porque Gustavo Bou y Facundo Castillón se encontraron con el travesaño y con un charco respectivamente, mientras que el remate de Jonathan Calleri se encontró con la red-, Boca tiene este triunfo parcial sobre Racing por 1-0.

En condiciones normales, no se sabe que hubiera ocurrido, porque quizás la estrategia xeneize hubiera sido correcta y habría brindado iguales o mejores resultados, o quizás no. Pero a pesar de tomar el camino equivocado, no está mal que Boca gane un partido equilibrado, que lo compensó con la determinación de sus futbolistas.

VAVEL Logo