Racing le mete presión a River
El goleador menos esperado, Bou se ganó un lugar a fuerza de goles. (Foto: Olé).

Racing sigue pisando fuerte en el Torneo Transición. Tras un comienzo sumamente irregular, el conjunto de Avellaneda se amoldó al ritmo del torneo y se suma a la pelea en lo más alto. A la espera de que Vélez gane y le saque puntos a este River que parece prácticamente invencible, la Academia hizo su parte. Los dirigidos por Diego Cocca vencieron, en el Cilindro, a Banfield por la mínima diferencia, en un partido en el que el local no pudo ejercer su juego, fue dominado por el Taladro, pero tuvo la efectividad que el visitante no consiguió.

El conjunto de Matías Almeyda fue el dominador del encuentro, era el que tenía la pelota y manejaba los hilos del partido. Sin embargo, fue Racing el que golpeó y el partido se le hizo cuesta arriba al Taladro. A los siete minutos de la primera etapa, una buena triangulación de la Academia llegó a los pies de Gustavo Bou. Cuando todos pensaban que tiraría el centro para Gabriel Hauche, que esperaba solo en el centro del área, el ex Gimnasia y Esgrima La Plata, sacó un potente zurdazo al primer palo de Gaspar Servio y aventajó a los de Cocca. A partir de ahí, Banfield tenía que remar para llevarse, al menos, un punto de su visita a Avellaneda.

Situaciones no le faltaron al Taladro, que fue en busca del empate después de la apertura del marcador, pero nuevamente pecó de ineficaz. El conjunto visitante se adueñó del balón, el campo de juego y del partido en sí. Racing no supo cómo contrarrestar las constantes arremetidas del rival y se refugió en su campo, intentando recuperar la pelota para salir rápido y contragolpear, sacando provecho de la velocidad de Hauche y Ricardo Centurión. Sin embargo, esa estrategia quedó en eso, un mero intento. Walter Erviti y Nicolás Domingo fueron las ruedas de auxilio del equipo del Pelado Almeyda.

En un partido como este, no podían faltar las polémicas. Nahuel Yeri intentó conectar un buen centro de Santiago Salcedo al corazón del área. En su afán por evitar la llegada del volante banfileño, Centurión golpea con su pierna la cara del jugador del Taladro. ¿Fue penal?. Al menos para el árbitro, Fernando Echenique, no lo fue y el partido continuó normalmente. Sobre el final del primer tiempo, Nicolás Tagliafico fue a buscar un tiro libre ejecutado por Erviti y cayó en el área, tras un agarrón de Hauche. El lateral le recriminó al juez del encuentro que dijo "siga, siga". El segundo error del árbitro que pudo haber modificado el resultado.

Ya el complemento fue todo de Banfield. Aunque Racing contó con alguna chance aislada, Servio respondió bien en esas acciones y evitó una nueva caída de su valla. Sin embargo, la gran figura del complemento fue Sebastián Saja. El arquero salvó en varias ocasiones a la Academia, estuvo muy atento a cualquier disparo que le llegaba.

Racing no jugó mejor que Banfield, pero sí fue efectivo y luego pudo sostener el resultado a través de las manos del Chino Saja. El arquero fue la gran figura del partido y, en gran medida, fue responsabilidad suya que hoy la Academia se haya quedado con tres puntos de oro. No se puede decir lo mismo del lado del Taladro. Pese a que respondió en la mayoría de las ocasiones creadas por el conjunto local, Servio falló en el gol, dejó al descubierto el primer palo y Bou facturó. La defensa tampoco brindó seguridad. Son las dos caras de este Banfield, que juega y gusta, pero la ineficacia en sus líneas lo mantiene lejos de los puestos de arriba.

Bou la clavó en el primer palo y le dio la victoria a Racing que empieza a soñar

VAVEL Logo