La pizarra de Gallardo: solidez y compromiso
La pizarra de Gallardo: solidez y compromiso

River tuvo un gran año, en el que ganó dos títulos con dos técnicos distintos. Primero el Torneo Final 2014 de la mano del histórico Ramón Díaz, que decidió irse campeón, y después en el otro semestre salió campeón de la Copa Sudamericana con el Muñeco Gallardo sentado en el banco de suplentes. El equipo varió mucho en los apellidos y para la segunda parte del año logró perfeccionar su juego de tal manera que fue el mejor equipo del año para muchos.

● Arco

Marcelo Barovero fue el dueño del arco más grande del mundo durante todo el año, salvo por pequeños periodos en los que perteneció a Leandro Chichizola y Julio Chiarini. A base de buenas atajadas, seguridad bajo los palos y salidas medidas Trapito se aseguró la titularidad indiscutible durante todo el 2014. El arquero tuvo momentos muy importantes como el penal que le atajó a Gigliotti en el Monumental por la Semi de la Copa Sudamericana.

En algunas oportunidades del primer semestre el arco quedó en las manos de Chichizola. El ex arquero de River tuvo muy buenas actuaciones en el Final, sobre todo en los penales atajados claves ante Estudiantes (0-0) y Racing (3-2), que generaron que en algún momento se dividan las opiniones sobre si tenía que quedarse él o debía volver Barovero al arco. A lo largo del año al Millo le convirtieron tan solo 35 goles, entre Copa Argentina, Copa Sudamericana y torneos locales.

Por su parte, Chiarini tuvo poco rodaje pero respondió, en la serie ante Colón por Copa ARgentina donde contuvo dos remates y Rver accedió a los cuartos de final.

● Defensa

Los laterales de la defensa fueron los mismos durante todo el año: Gabriel Mercado por la derecha y Leonel Vangioni por la banda izquierda. Cada uno de estos jugadores tuvo su semestre, el primero fue para Vangioni, ya que fue fundamental para la obtención del Transición 2014 y el segundo fue para Mercado por sus importantes actuaciones en la Copa Sudamericana.

En lo que respecta a la zaga central hubo varios cambios durante los distintos semestres. En el equipo de Ramón los centrales eran Maidana y Balanta. Los jugadores se entendían de maravilla, por momentos parecían una muralla frente al arquero Millonario, sus buenas actuaciones y la capacidad tanto defensiva como de juego le fueron de mucha ayuda a River para poder gritar campeón.

En la segunda parte del año la defensa titular fue, en un principio, Maidana-Funes Mori, ya que el colombiano Éder Álvarez Balanta tuvo algunas dificultades físicas. La zaga nuevamente rindió muy bien tanto en lo que respecta a la defensa como en la capacidad de juego por abajo. En la recta final del año Maidana sufrió una lesión que lo alejó de las canchas por unos cuantos partidos y entonces fue el turno de Germán Pezzella, el de los goles importantes ante Boca y Atlético Nacional.

● Mediocampo

Esta fue la zona con más cambios durante el año. En la era Ramón Díaz el mediocampo ideal era: Carbonero, Ledesma, Rojas y Lanzini. Los cuatro jugadores tenían un gran nivel individual y se entendían bien dentro del campo de juego. Carbonero y Ledesma fueron sin duda los mejores del semestre de la obtención del Torneo Final 2014.

En la segunda etapa ya con Ledesma en Argentinos, Carbonero en el exterior y Lanzini en el Al-Jazira, River tuvo que recurrir al juvenil, que ya había demostrado una gran calidad, Matías Kranevitter para ocupar el puesto del Lobo, al repatriado Carlos Sánchez para jugar por la banda derecha y a la Joyita del año Leonardo Pisculichi. Por lo tanto la mitad de la cancha ideal del Muñeco fue: Sánchez, Kranevitter, Rojas y Pisculichi.

El mediocampo de Gallardo demostró ser mucho más preciso que el primero, pero sufrió la baja del Colo Kranevitter, que fue sustituido por Leonardo Ponzio. En un principio el ex Zaragoza no lograba conectarse con el equipo y tenía muy malos rendimientos, pero con el pasar del tiempo y la confianza del DT se afirmó en el primer equipo y terminó siendo vital para los partidos finales del año.

● Delantera

En la primera etapa la delantera estuvo compuesta por el Torito Cavenaghi y Teófilo Gutiérrez. La dupla ofensiva fue muy efectiva, logró convertir 14 goles en el torneo, ocho para el Cavegol y seis para Teo. En algunas oportunidades el Keko Villalva ocupó el lugar del colombiano en el torneo local.

En la era Gallardo hubo dos delanteros que fueron claves para la obtención de la Copa Sudamericana. Los titulares a lo largo de torneo y copa fueron Teo y Mora, ya que Cavenaghi había sido operado de la bursitis en su pie derecho y no podía jugar.

Por el trajín de los partidos, el Muñe necesitó tener a tres delanteros suplentes para hacer recambio en el torneo local: Giovanni Simeone, Lucas Boyé y Sebastián Driussi. Los juveniles tuvieron un buen desempeño y fueron aceptados por el hincha Millonario, por más de no haber hecho muchos goles.

En conclusión fue un gran año para el club de Nuñez que no venía teniendo buenas actuaciones. Todas las líneas del equipo estuvieron bien cubiertas con jugadores de gran rendimiento, lo cual hizo que River pueda campeonar en el frente nacional e internacional.

Además te puede interesar:

+ River Plate 2014: la metamorfosis riverplatense

+ Torneo Final 2014: la ansiada vuelta que se hizo esperar

+ Copa Sudamericana: Más que solo un título

+ A seguir por la misma senda

VAVEL Logo