Esta vez, la alegría fue Argentina
Correa y su desequilibrio fueron claves (Foto: @Argentina)

Alegría, es la expresión de todos los que integran el plantel albiceleste del Sudamericano Sub-20. Un partido esperado por todos, donde los dos gigantes del continente, se disputarían uno de los clásicos más importantes del mundo.

No importa la categoría, ni la calidad de los jugadores, lo único que todos recordaran, es el resultado que tenga a los triunfadores separados de los derrotados.

En este partido, apasionante desde lo táctico, y aburrido en cuanto a ocasiones manifiestas de gol, Argentina supo sobreponerse al clásico rival Brasil por el marcador de 2-0, y de esta manera el seleccionado de nuestro país se posiciona en el primer lugar del hexagonal final del Sudamericano. En estos momentos, están jugando Uruguay-Paraguay, el único que puede alcanzar al equipo de Grondona, es el local Uruguay.

Un primer tiempo friccionado, donde las dos selecciones no querían regalar ni una oportunidad para el rival, terminó con pocos amonestados y con un par de chances más para el elenco nacional. Un remate de Correa, y un cabezazo mal efectuado por Simeone, dejaron al equipo albiceleste, un poco disgustado con el marcador.

Ya en el segundo tiempo, se vio una Argentina que trató de buscar el resultado, ante un Brasil que era oportunista de contras. El partido, parecía culminar con los dos equipos empatando y sin regalarse nada. Hasta que apareció el capitán, aquel que todos buscan en la cancha para poder avanzar concretamente al arco rival.

En el minuto 86, cuando moría el partido, Correa habilita de manera extraordinaria al recientemente ingresado Maximiliano Rolón quien se tomó su tiempo para definir y lo hace con la cara interna del pie derecho colando el balón al costado izquierdo del arquero Marcos.

Con un Brasil resignado, y yendo todo al ataque, Argentina encontró los espacios necesarios y consiguió tras una gran corrida por derecha, tirar un centro a la cabeza de Contreras (ingresó por Simeone) y él jugador de San Lorenzo, logró convertir el segundo gol que dejaría a un Brasil preocupado y a una Argentina alegre.

Los objetivos se van cumpliendo paso a paso, y el más alto, el que más sacrificio requiere es clasificar a los JJ.OO de Brasil. ¿Argentina, lo logrará?

Los goles:

VAVEL Logo